Nordeste

Muerde el viento de la sierra
en la landa enmarañada.
Baja a los bosques —hambrienta—
la manada.

Canta el lobo con la lluvia
en la peña recortada;
canta a la noche y la luna,
y a su amada.

Corre el lobo por el valle
tras la presa acorralada,
huele y puede ver la sangre
la manada.

Duerme el lobo en un recodo
de la profunda vaguada,
cerrando un ojo y el otro
en su amada.

Vira a nordeste en la sierra;
ama el lobo —garra armada—.
Espera en silencio, inquieta,
la manada.
.


ēgm. 2011