Fernán Rodríguez de Calheiros

Trovador portugués, del que no hay datos ciertos, que habría vivido a finales del siglo XII o principios del XIII. En los manuscritos Fernan Rodriguez de Calheyros, en portugués Fernão Rodrigues de Calheiros.
.
Cantigas de amigo


I. Perdud’ ei, madre, cuid’ eu, meu amigo

Yo he perdido, madre, creo, a mi amigo:
aunque él me vio, no quiso hablar conmigo.
Y mi soberbia lo impidió,
pues hice lo que él me prohibió.

Aunque él me vio, no quiso hablar conmigo;
mi culpa es, pues sus consejos no sigo.
Y mi soberbia lo impidió,
pues hice lo que él me prohibió.

Mi culpa es, pues sus consejos no sigo,
mas, ¿de qué me sirve ahora que lo digo?
Y mi soberbia lo impidió,
pues hice lo que él me prohibió.

Tanto confié en que él bien me quería
que ya no pensé en lo que yo hacía.
Y mi soberbia lo impidió,
pues hice lo que él me prohibió.

Que ya no pensé en lo que yo hacía
e hice daño a quien nunca me lo haría.
Y mi soberbia lo impidió,
pues hice lo que él me prohibió.

E hice daño a quien nunca me lo haría
y así a mí la locura me venía.
Y mi soberbia lo impidió,
pues hice lo que él me prohibió.

II. Qué farei agor’, amigo

Qué haré yo ahora, amigo,
si ya no queréis conmigo
vivir,
pues a otro no puedo querer.

En gran pena me dejarais
si en otro lugar pensarais
vivir,
pues a otro no puedo querer.

Si que os marcháis cierto fuera,
no sé yo como pudiera
vivir,
pues a otro no puedo querer.

Me mataré si dijerais
que así vos sin mí pudierais
vivir,
pues a otro no puedo querer.

III. Agora ven o meu amigo

Hace poco ha venido mi amigo,
pero se va y no quiere conmigo
estar.
Ya siempre le habré de añorar.

Con nada le puedo convencer
que conmigo le consiga hacer
estar.
Ya siempre le habré de añorar.

Yo le ruego y no me quiere ver;
¿qué haré si aquí ya no ha de querer
estar?
Ya siempre le habré de añorar.

IV. Direivos agor’, amigo, ca manho temp’ á passado

Os diré ahora, amigo, que tanto tiempo ha pasado
que no pude tener nada en que me haya gozado
desde que de aquí partisteis
hasta ahora en que me visteis
.

Desde hoy estaré alegre, mi amigo, puesto que os veo,
y tanto estuve sin nada que me quitara el deseo
desde que de aquí partisteis
hasta ahora en que me visteis
.

Desde hoy ya no os vayáis, si queréis amor conmigo,
pues jamás ha estado alegre este corazón, mi amigo,
desde que de aquí partisteis
hasta ahora en que me visteis
.

V. Assanhei m’ eu muit’ a meu amigo

Me enfadé yo mucho con mi amigo
pues él me hace cuanto yo le digo;
porque sé que me quiere bien
me enfado yo con él también.

Si algún otro me causa despecho,
con él me enfado, y tengo derecho;
porque sé que me quiere bien
me enfado yo con él también.

Y él ya conoce muy bien mi maña
pues vuelco sobre él toda mi saña;
porque sé que me quiere bien
me enfado yo con él también.

VI. Estava meu amig’ atendend’ e chegou

Yo esperaba a mi amigo y mi madre llegó
y me obligó a irme, lo que mal me pesó
Allá me volveré
y a él lo esperaré.

Nunca madre a su hija tan mal consejo dé
cual me lo dio la mía, pero, ¿yo qué haré?
Allá me volveré
y a él lo esperaré.

Le pesaría a mi madre si mal le hiciera así
cualquiera, mas os diré que haré yo aquí:
Allá me volveré
y a él lo esperaré.

VII. Madre, passou per aquí un cavaleiro

Madre: pasó por aquí un caballero
y me dejó enamorada, y yo muero;
ay madre, sus amores tomé.
Si yo los tomé,
es que los busqué
y otros le entregué.
Ay madre, sus amores tomé.

Madre: un hidalgo por aquí pasaba
y con penar, como estoy, me dejaba;
ay madre, sus amores tomé.
Si yo los tomé,
es que los busqué
y otros le entregué.
Ay madre, sus amores tomé.

Madre: pasó, y ojalá no pasara,
quien me dejó que mejor no dejara;
ay madre, sus amores tomé.
Si yo los tomé,
es que los busqué
y otros le entregué.
Ay madre, sus amores tomé.

VIII. Disse mi a mí meu amigo, quando s’ ora foi sa vía

Me había dicho mi amigo, cuando él de aquí partía,
que no me quedara triste, porque pronto volvería.
Y estoy muy asombrada
pues tarda tal temporada.

Me había dicho mi amigo, cuando él partió de aquí,
que no me quedara triste, pero tarda y no lo vi.
Y estoy muy asombrada
pues tarda tal temporada.

Que no me quedara triste porque pronto volvería;
y me pesa lo que tarda, lo sabe santa María.
Y estoy muy asombrada
pues tarda tal temporada.

Que no me quedara triste, pero tarda y no lo vi;
sin embargo no es a causa de que él no me quiera a mí.
Y estoy muy asombrada
pues tarda tal temporada.
.


Paráfrasis
I. Perdido he, madre, pienso yo, a mi amigo:/ aunque él me vio, ni siquiera quiso hablar conmigo,/ y mi soberbia me lo impidió,/ que hice lo que él me prohibió.// Aunque él me vio, ni siquiera quiso hablar conmigo,/ y yo me lo hice, que no tomé su aviso,/ y mi soberbia me lo impidió,/ que hice lo que él me prohibió.// Y yo me lo hice, que no tomé su aviso,/ mas, ¿qué me vale ahora, cuando lo digo?/ y mi soberbia me lo impidió,/ que hice lo que él me prohibió.// Me fie yo tanto en cuán bien él me quería/ que no puse atención en lo que hacía,/ y mi soberbia me lo impidió,/ que hice lo que él me prohibió.// Que no puse atención en lo que hacía/ e hice pesar a quien no me lo haría,/ y mi soberbia me lo impidió,/ que hice lo que él me prohibió.// E hice pesar a quien no me lo haría/ y se tornó sobre mí la locura,/ y mi soberbia me lo impidió,/ que hice lo que él me prohibió.
II. ¿Qué haré ahora, amigo,/ pues que no queréis conmigo/ vivir/ pues no puedo yo otro bien querer. // En gran pena me dejáis/ si vos en otro lugar ir pensáis/ vivir,/ pues no puedo yo otro bien querer.// Si esta partida vuestra/ fuera, no sé yo como pueda/ vivir,/ pues no puedo yo otro bien querer.// Me mataré he si me lo decís/ que vos nada sin mí podéis/ vivir,/ pues no puedo yo otro bien querer.
III. Ahora viene mi amigo,/ y quiere pronto irse y no quiere conmigo/ estar;/ ya siempre habré de desearlo.// Nunca puedo tanto decirle/ que conmigo pueda hacerle/ estar;/ ya siempre habré de desearlo.// Aunque se lo ruego, no me ha menester;/ mas, ¿qué haré, pues conmigo no quiere/ estar?/ Ya siempre habré de desearlo.
IV. Os diré ahora, amigo, cuán gran tiempo ha pasado/ que no pude ver cosa donde hubiese cariño/ desde que de mí os apartasteis/ hasta esta hora que me visteis.// Desde hoy andaré alegre, mi amigo, pues os veo,/ que hace mucho que no vi cosa que me quitara deseo/ desde que de mí os apartasteis/ hasta esta hora que me visteis.// Desde hoy no os vayáis, si amor queréis conmigo,/ pues ya otra vez no fue alegre mi corazón, mi amigo,/ desde que de mí os apartasteis/ hasta esta hora que me visteis.
V. Me enojé yo mucho a mi amigo/ porque me hace él cuanto le digo;/ porque entiendo que me quiere bien/ me le enojé por ello.// Y si algún otro me hace, donde he, despecho,/ a él me enojo, y tengo derecho;/ porque entiendo que me quiere bien/ me le enojé por ello.// Y ya él me sabe muy bien mi maña/ pues sobre él echo yo toda mi saña;/ porque entiendo que me quiere bien/ me le enojé por ello.
VI. Estaba a mi amigo aguardando y llegó/ mi madre y me hizo de allá ir, tal que mal me pesó;/ allá me volveré/ y allí lo aguardaré.// Nunca madre a hija buen consejo dio/ ni a mí lo hizo la mía, mas, ¿qué haré yo?/ allá me volveré/ y allí lo aguardaré.// Pesarle iba a mi madre quienquiera que así le/ hiciera, mas os diré que haré yo en esto:/ allá me volveré/ y allí lo aguardaré.
VII. Madre, pasó por aquí un caballero/ y me dejó enamorada y con martirio,/ ay madre, sus amores tengo;/ si me los tengo,/ pues me los busqué/ otros yo le di;/ ay madre, sus amores tengo.// Madre, pasó por aquí un hidalgo/ y me dejó así penada como yo ando,/ ay madre, sus amores tengo;/ si me los tengo,/ pues me los busqué/ otros yo le di;/ ay madre, sus amores tengo.// Madre, pasó por aquí quien no pasara/ y me dejó así penada, mas dejara,/ ay madre, sus amores tengo;/ si me los tengo,/ pues me los busqué/ otros yo le di;/ ay madre, sus amores tengo.
VIII. Me dijo a mí mi amigo cuando ahora se fue su vía/ que no le estuviera yo triste, y pronto se volvería,/ y estoy asombrada/ porque fue esta tardanza.// Me dijo a mí mi amigo cuando ahora se fue de aquí,/ que no le estuviera yo triste, y tarda y no me viene,/ y estoy asombrada/ porque fue esta tardanza.// Que no le estuviera yo triste y pronto se volvería/ y me pesa de lo que tarda, lo sabe santa María,/ y estoy asombrada/ porque fue esta tardanza.// Que no le estuviera yo triste, y tarda y no me viene,/ y sin embargo no es por cosa que él no me quiera muy bien,/ y estoy asombrada/ porque fue esta tardanza.

Fernán Rodríguez de Calheiros. Cantigas
Índice Cantigas de amigo
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s