Joan Pérez de Avoín

Trovador portugués nacido en Aboim da Nóbrega, en Ponte da Barca, Entre-Douro-e-Minho, hacia 1213 y muerto en 1285, ostentó importantes cargos en la corte portuguesa. En los manuscritos Don Joham Davoym, en portugués João Peres de Aboim.
.
Cantigas de amigo


I. Quando se foi noutro día d’ aquí*

Cuando el otro día de aquí se fue
mi amigo, llorando de estos mis dos
ojos, yo le rogué mucho por Dios
que no tardara, y él me dijo, a fe,
que Dios no le dé ningún bien de mí
si no viene pronto; y no viene aquí.

Cuando el otro día se fue, pues no
lo pudo evitar, que si allí tardase
mucho, le dije que ya nunca hablase
más conmigo, y entonces afirmó
que Dios no le dé ningún bien de mí
si no viene pronto; y no viene aquí.

No sé qué es esto o qué cosa fuera,
por qué no viene, si se lo rogué,
pues él me dijo como yo os conté,
y nada mentó de que no pudiera,
que Dios no le dé ningún bien de mí
si no viene pronto; y no viene aquí.

No sé qué diga, tan grande es mi mal,
de mi amigo, y de cómo me falló,
pues él me dijo, cuando se ausentó,
y no habló de muerte ni nada igual,
que Dios no le dé ningún bien de mí
si no viene pronto; y no viene aquí.

II. Cuidades vós, meu amigo, unha ren

Vos creéis, amigo, a mi parecer,
que no me he de enojar sin razón yo
contra vos igual que vos; ¿por qué no?
Lo que creéis de mí no ha de ser,
que podré siempre enojarme yo así,
igual contra vos que vos contra mí.

Y, amigo, si acaso con vos si creéis
que no he de llegarme a enojar,
como vos conmigo, vais a pensar
mal, pues en seguida entenderéis
que podré siempre enojarme yo así,
igual contra vos que vos contra mí.

Y, si creéis que yo nunca podré
enojarme con vos cuando yo quiera,
como conmigo vos, cuando os placiera,
de todas formas yo me enojaré,
que podré siempre enojarme yo así,
igual contra vos que vos contra mí.

Mas, pues Dios a vos me dio por amigo
y a mí a vos por amiga, tiempo ha,
deberéis dejar vos de creer ya
lo que creéis, porque que yo bien os digo
que podré siempre enojarme yo así,
igual contra vos que vos contra mí.

III. Vistes, madre, quando meu amigo

Visteis, madre, cuando allí mi amigo
prometió venir a hablar conmigo;
¿creéis que en el día de hoy venga?

Visteis que juró que no obtuviera
ningún bien de mí si no viniera;
¿creéis que en el día de hoy venga?

Visteis sus juras, pues allí juró
venir, o muerto o en prisión si no;
¿creéis que en el día de hoy venga?

Visteis sus juras, pues juró allí
que vendría, y las juró por mí;
¿creéis que en el día de hoy venga?

IV. Que boas novas que oj’ oirá

Qué buenas nuevas hoy mi amigo oirá
cuando le diga que le quiero bien,
aún más que él a mí me quiere también,
y entonces él, del gozo que tendrá,
no sabrá cómo me ha de agradecer
ni qué decirme, con tan gran placer.

Pues le diré que mejor que él a mí
le quiero yo, más que a mi corazón,
más que a mis ojos, Dios me dé perdón,
y, pues le explicaré todo esto allí,
no sabrá cómo me ha de agradecer
ni qué decirme, con tan gran placer.

Y otro placer os diré aún mayor
que el que os hablé: que hoy le pediré
que viva conmigo, o yo moriré;
y, pues le hablaré de tan gran amor,
no sabrá cómo me ha de agradecer
ni qué decirme, con tan gran placer.

Lo que él desea, y ya nada más,
tan pronto lo vea yo le diré
y que, si no, yo vivir no podré,
tanto lo quiero, y él además
no sabrá cómo me ha de agradecer
ni qué decirme, con tan gran placer.

V. Par Deus, amigo, nunca eu cuidéi

Por Dios, amigo, yo nunca creí
que os perdiera, como os perdí, por quien
no es más hermosa que yo, y ni aun bien
vale más, y tal queja tengo así
que, amigo, en verdad yo a todos diré
cómo es de hermosa, su nombre y quién fue.

Si por tal dama yo os fuera a perder
que en hermosura no fuera inferior
a mí, yo lo aceptaría mejor,
mas tan sin gusto lo fuisteis a hacer
que, amigo, en verdad yo a todos diré
cómo es de hermosa, su nombre y quién fue.

En todo lo que os lo pueda buscar,
mientras yo viva, os buscaré mal,
pues me dejasteis por señora tal
que bien os digo, con muy gran pesar
que, amigo, en verdad yo a todos diré
cómo es de hermosa, su nombre y quién fue.

Y, en verdad, porque a todos lo diré,
os pesará, pues sabrán bien quién fue.

VI. Dized’, amigo, en que vos merecí

Decid, amigo, en qué esto merecí,
pues vos no queréis conmigo vivir,
y sabréis que, si vos llegáis a partir,
no viviré si os vais de junto a mí,
y, ya que sin vos vivir no podré,
vivid conmigo, amigo, y viviré.

Vivid conmigo y bueno os será
pues yo por siempre os lo he de agradecer,
y, si os fuerais y yo no os puedo ver,
no viviré, amigo, y más no habrá,
y, ya que sin vos vivir no podré,
vivid conmigo, amigo, y viviré.

Si vos queréis que os complazca también,
ay mi amigo, en cualquier ocasión,
vivid conmigo, y que Dios dé perdón,
pues de otro modo no he de vivir bien,
y, ya que sin vos vivir no podré,
vivid conmigo, amigo, y viviré.

Pues vos la entendéis, amigo, mirad
mi situación, y, por Nuestro Señor,
vivid conmigo, pues nada es peor
que estar viviendo sin vos, en verdad,
y, ya que sin vos vivir no podré,
vivid conmigo, amigo, y viviré.

VII. Disseron mi ora de vós unha ren

Me han dicho hace poco algo de vos,
amigo, que me causa gran pesar,
mas yo creo que lo he de mejorar
si yo pudiera, y podré bien, por Dios,
que el poder que siempre tuve, tendré,
pues yo os hice y yo os desharé.

Dicen que tomasteis señora tal
por la que pensasteis de mí partir;
bien esté si bien os ha de salir,
mas de este bien yo os haré un mal,
que el poder que siempre tuve, tendré,
pues yo os hice y yo os desharé.

Señora tomasteis, oí ayer,
a mi pesar, y perderéis ahí
si yo pudiera, y podré bien, así
como siempre hice y he de poder,
que el poder que siempre tuve, tendré,
pues yo os hice y yo os desharé.

Y he de volveros a como os hallé;
ha de pesarme, mas me vengaré.

VIII. Pero vos ides, amigo

Aunque que vos os marcháis, amigo,
sin mi gusto, a lejos vivir,
me agrada que no os queráis ir
para no hablar más conmigo,
que esto lo puedo soportar,
sino por causarme pesar.

Y, aunque os marcháis de aquí, sé yo
que no es, de eso tengo placer,
por no hacer lo que una mujer
hace por quien siempre ella amó,
que esto lo puedo soportar,
sino por causarme pesar.

Iros podéis, mas sé también
que nunca diréis con razón
que no hago yo de corazón
por vos lo que he de hacer bien,
que esto lo puedo soportar,
sino por causarme pesar.

Y, aunque iros vos podréis,
no habréis de decir nunca, a fe,
con derecho, que por mí fue
pues hago yo cuanto queréis,
que esto lo puedo soportar,
sino por causarme pesar.

IX. Amigo, pois me leixades

Amigo: pues me dejáis
y vais a lejos morar,
ruego yo a Dios, si tornáis
aquí por conmigo hablar,
que ya no podáis, amigo,
nunca vos hablar conmigo.

Y, pues vos iros queréis
y no me queréis creer,
ruego a Dios, si así lo hacéis
y me venís luego a ver,
que ya no podáis, amigo,
nunca vos hablar conmigo.

Pues no miráis con cordura
a cuanto yo os hice bien,
ruego a Dios, si por ventura
volvéis a hablarme, también,
que ya no podáis, amigo,
nunca vos hablar conmigo.

Puesto que os vais sin mi agrado
y no dais nada por mí,
ruego yo a Dios, si apenado
fuerais a volver aquí,
que ya no podáis, amigo,
nunca vos hablar conmigo.

X. Amig’ ouv’ eu a que quería ben

Amigo yo tuve hace tiempo, a quien
quise mucho, mas conmigo no sé
a quién yo quiera ni si lo tendré
mientras viva, ya nunca por mi bien,
pues me mintió el que me solía
decir verdad y no mentía.

Y hace muy poco que le oí jurar
que no quería a ninguna mujer
más que a mí, y sé que tiene otro querer,
y por esto en nadie podré confiar,
pues me mintió el que me solía
decir verdad y no mentía.

Más confiaba yo en él que en mí
o en nada que en el mundo hubiera igual,
y ahora me mintió de forma tal
que ya en nadie más confiaré así,
pues me mintió el que me solía
decir verdad y no mentía.

Y, si otro tuviera, me mentiría,
pues me mintió el que no mentía.

XI. O por que sempre mia madre roguei

Lo que a mi madre, amigo, le rogué,
poder veros, no me lo deja hacer;
mas mucho le pesará al saber
que yo os digo esto que os diré:
cuando conmigo vos queráis hablar,
conmigo hablad, pese a quien dé pesar.

Pese a quien sea, y se mate también,
porque está decidido lo que ha de ser:
he de veros, cuando yo os quiera ver,
y yo lo haré, pues, mi luz y mi bien,
cuando conmigo vos queráis hablar,
conmigo hablad, pese a quien dé pesar.

Pues sé que busca mi muerte y mi mal,
pues nada quiere que me plazca a mí
y es el motivo de que lo haga así,
esto haced, que lo otro se hará igual:
cuando conmigo vos queráis hablar,
conmigo hablad, pese a quien dé pesar.

Siempre intenté a mi madre servir,
por esto, amigo, y sin mala acción,
por veros, y no por otra razón;
mas, pues no me lo quiere consentir,
cuando conmigo vos queráis hablar,
conmigo hablad, pese a quien dé pesar.

XII (Pastorela). Cavalgava noutro día

Cabalgaba el otro día
por el camino francés
y una pastora había,
cantando con otras tres
pastoras, y sabed pues
que yo os diré, a fe mía,
lo que a las otras decía
en consejo y sin testigo:
«Ninguna mujer crea a su amigo,
pues se fue el mío y no habló conmigo».

«Pastora, eso no es nada,»
dijo una de ellas al son,
«si se marchó, de tornada
lo veréis otra ocasión
y os dirá por qué razón
no os habló, ay agraciada,
y es la cosa adecuada
que digáis como yo digo:
¡Dios, si ahora viniera mi amigo,
tendría gran placer conmigo!»
.


* La cantiga I es atribuida también a Vasco Gil


Paráfrasis
I. Cuando se fue el otro día de aquí/ mi amigo, le rogué yo por Dios,/ llorando mucho de estos ojos míos,/ que no tardara, y él me dijo así:/ que nunca Dios le diese bien de mí / si no viniera muy pronto, y no viene.// Cuando se fue el otro día, que no/ pudo hacer otra cosa, yo le dije, si tardar/ quisiera mucho, que nunca hablar/ podría conmigo, y él me dijo entonces/ que nunca Dios le diese bien de mí / si no viniera muy pronto, y no viene.// No sé ya qué es o qué puede ser,/ por qué no viene, pues yo se lo rogué,/ porque él me dijo como os diré/ y ni siquiera habló allí de no poder;/ que nunca Dios le diese bien de mí / si no viniera muy pronto, y no viene.// No sé qué diga, tan grande es mi mal,/ de mi amigo, de cómo me falló,/ pues él me dijo, cuando de mí se apartó,/ y no habló allí de muerte ni otra cosa;/ que nunca Dios le diese bien de mí / si no viniera muy pronto, y no viene.
II. Vos creéis, mi amigo, una cosa:/ que no puedo enojarme sin razón/ yo contra vos como vos; ¿por qué no?/ Respecto a mí estáis ahí equivocado,/ que tengo poder de enojarme así,/ yo contra vos como vos contra mí.// Y, si creéis que no tengo poder,/ mi amigo, de enojarme con vos/ igual que vos conmigo, vais a estar/ equivocado, pues pronto os haré ver/ que tengo poder de enojarme así,/ yo contra vos como vos contra mí.// Y, si pensáis que no tengo poder/ de enojarme con vos, si yo quisiera,/ igual que vos conmigo, si os place,/ bien igualmente me enojaré con vos,/ que tengo poder de enojarme así,/ yo contra vos como vos contra mí// Pero, ya que Dios me dio a vos por amigo / y a mí a vos por amiga, hace mucho,/ dejad vos de pensar ya/ lo que pensáis, pues bien os digo yo/ que tengo poder de enojarme así,/ yo contra vos como vos contra mí.
III. Visteis, madre, cuando mi amigo/ prometió que vendría a hablar conmigo;/ ¿creéis que venga hoy?// Visteis cuando juró que no tuviese/ nunca bien de mí, si no viniera;/ ¿creéis que venga hoy?// Visteis las juras que me juró entonces:/ que vendría, si no muerto o en prisión;/ ¿creéis que venga hoy?// Visteis las juras que juró allí,/ que vendría, y las juró por mí;/ ¿creéis que venga hoy?
IV. Qué buenas nuevas que hoy oirá/ mi amigo, cuando yo le diga/ que le quiero mayor bien que él me quiere,/ y él entonces, con el bien que tendrá,/ no sabrá cómo agradecerme/ ni que me diga, con tan gran placer.// Pues le diré que mucho más que a mí/ ya le quiero yo, y que a mi corazón,/ y que a mis ojos, si Dios me perdona,/ y, cuando yo todo esto le hable allí,/ no sabrá cómo agradecerme/ ni qué decirme, con tan gran placer.// Y otro placer os diré mayor/ que os dije: que hoy yo le diré/ que viva conmigo, así no moriré;/ y, cuando yo le diga tan gran amor,/ no sabrá cómo agradecerme/ ni qué decirme, con tan gran placer.// Lo que él desea, más que otra cosa,/ le diré hoy, en cuanto lo vea:/ pues le diré que no puedo vivir,/ tan bien le quiero, y él entonces con bien/ no sabrá cómo agradecerme/ ni qué decirme, con tan gran placer.
V. Por Dios, amigo, yo nunca pensé/ que os perdiese, como os perdí,/ por quien no es más hermosa que yo/ ni tampoco vale más, y tengo tal queja de eso/ que diré, amigo, a buena fe,/ cuánto es hermosa, y su nombre y quién es.// Si fuese yo a perderos por una dama / que me venciera hoy en ser hermosa/ o en otra cosa que quiera, placer tendría en ello,/ pero tan sin manera fuisteis a hacerlo/ que diré, amigo, a buena fe,/ cuánto es hermosa, y su nombre y quién es.// En toda cosa que pueda buscaros/ mal, os lo buscaré, mientras yo viva esté,/ pues me dejasteis por señora tal/ que, bien os digo con este pesar/ que diré, amigo, a buena fe,/ cuánto es hermosa, y su nombre y quién es.// Y, cuando yo lo dijera, a buena fe,/ os pesará, pues sabrán quién es.
VI. Decid, amigo, en qué os merecí/ que no queráis vivir conmigo,/ y sabréis que no podré/ vivir, pues os apartáis de mí,/ y, pues no podré vivir sin vos,/ vivid conmigo, amigo, y viviré.// Vivid conmigo y bien os estará/ y siempre tendré que agradeceros,/ pues, si os fuerais y yo no os viera,/ no viviré, amigo, que otra cosa no hay,/ y, pues no podré vivir sin vos,/ vivid conmigo, amigo, y viviré.// Si queréis que yo os haga bien,/ ay mi amigo, en alguna ocasión,/ vivid conmigo, si Dios os perdona,/ pues yo no puedo vivir por otra cosa/ y, pues no podré vivir sin vos,/ vivid conmigo, amigo, y viviré.// Pues entendéis, amigo, cómo es/ mi situación, por Nuestro Señor,/ vivid conmigo, que, si estuviera sin vos,/ no podré vivir, a buena fe,/ y, pues no podré vivir sin vos,/ vivid conmigo, amigo, y viviré.
VII. Me dijeron ahora de vos una cosa,/ mi amigo, por lo que tengo gran pesar,/ pero yo pienso muy bien mejorarlo/ si yo pudiera, y podré muy bien,/ pues el poder que yo siempre tuve, lo tengo,/ y yo os hice y yo os desharé.// Me dicen que tomasteis señora tal/ por la que pensasteis apartaros de mí;/ y bien os está, si os ha de salir bien,/ pero de este bien yo os haré en ello mal,/ pues el poder que yo siempre tuve, lo tengo,/ y yo os hice y yo os desharé.// Señora tomasteis, como oí decir,/ a mi pesar, y perderéis ahí/ si yo pudiera, y podré así/ como hice siempre y puedo poder,/ pues el poder que yo siempre tuve, lo tengo,/ y yo os hice y yo os desharé.// Y, cuando yo os volviera cual os hallé;/ de ello me pesará, pero aun así me vengaré.
VIII. Aunque os vais, amigo,/ sin mi gusto, a vivir a otro lugar,/ no os vais, por lo que tengo placer,/ por no hablar conmigo,/ pues eso yo lo puedo arreglar,/ sino por causarme pesar.// Y, aunque os vais de aquí,/ no os vais, lo que me place,/ por no hacer yo cuanto hace/ mujer por hombre al que quiere bien,/ pues eso yo lo puedo arreglar,/ sino por causarme pesar.// Podéis iros, mas sé bien/ que no diréis con razón/ que no hago yo de corazón/ por vos cuanto he de hacer,/ pues eso yo lo puedo arreglar,/ sino por causarme pesar.// Y, aunque queréis iros,/ no diréis, a buena fe,/ con derecho, que es por mí,/ pues yo hago cuanto deseáis,/ pues eso yo lo puedo arreglar,/ sino por causarme pesar.
IX. Amigo: pues me dejáis/ y os vais a morar a otro lugar,/ yo ruego a Dios, si volvéis/ aquí para hablar conmigo,/ que no tengáis, amigo,/ ocasión de hablar conmigo.// Y, pues vos queréis iros/ y no queréis creerme,/ ruego a Dios, si lo hacéis/ y volvierais por verme,/ que no tengáis, amigo,/ ocasión de hablar conmigo.// Pues no miráis cortesía/ ni cuanto yo os hice de bien,/ ruego a Dios, si por ventura/ volvierais por decirme algo,/ que no tengáis, amigo,/ ocasión de hablar conmigo.// Pues os vais sin mi gusto/ y no dais nada por mí,/ yo ruego a Dios, si afligido/ estuvierais y volvierais aquí,/ que no tengáis, amigo,/ poder de hablar conmigo.
X. Amigo tuve yo a quien quería bien,/ esa situación fue, pero ya no tengo conmigo/ a quien quiera bien ni lo tendré/ ya en cuanto viva, por una cosa,/ pues me mintió el que solía/ decirme la verdad y nunca mentía.// Y hace muy poco que yo le oí jurar/ que no quería bien a otra mujer/ sino a mí, y yo sé bien que la quiere,/ y por esto no puedo confiar en nada,/ pues me mintió el que solía/ decirme la verdad y nunca mentía.// Me fiaba más de él que de mí/ y que de nada más que en el mundo viera,/ y me mintió ahora tan sin manera y mal/ que no confiaré en nada desde ahora,/ pues me mintió el que solía/ decirme la verdad y nunca mentía.// Y, si otro tuviera, me mentiría,/ pues me mintió el que no mentía.
XI. Lo que siempre rogué a mi madre:/ que os viera, mi amigo, no quiere;/ pero le pesará mucho cuando sepa/ que yo os digo esto que os diré:/ cada vez que conmigo quisierais hablar,/ hablad conmigo, y pese a quien pesara.// Pese a quien quiera, y mátese por ello,/ pues ya está decidido lo que ha de ser:/ os veré, si pudiera veros,/ y podré, pues, mi luz y mi bien,/ cada vez que conmigo quisierais hablar,/ hablad conmigo, y pese a quien pesara.// Pues entiendo que mi muerte y mi mal/ quiere, pues no quiere nada de cuanto a mí me place/ y pues ella lo hace por esto,/ haced esto, y después se hará otra cosa:/ cada vez que conmigo quisierais hablar,/ hablad conmigo, y pese a quien pesara.// Yo siempre intenté servir a mi madre,/ más por esto que por otra razón:/ por veros, amigo, y no por otra cosa;/ pero, pues ella no quiere consentírmelo,/ cada vez que conmigo quisierais hablar,/ hablad conmigo, y pese a quien pesara.
XII. Cabalgaba el otro día/ por un camino francés/ y una pastora estaba,/ cantando con otras tres/ pastoras, y no os pese/ y os diré todavía/ lo que la pastora decía/ a las otras en consejo:/ «Ninguna mujer crea a un amigo,/ pues el mío se fue y no habló conmigo».// «Pastora, no decís nada,»/ dijo una de ellas, entonces;/ «si se fue esta vez,/ de nuevo vendrá en otra ocasión/ y os dirá por qué no/ habló con vos, ay bien tallada,/ y es cosa más adecuada/ que digáis como yo digo:/ Dios, ahora viniera mi amigo/ y tendría gran placer conmigo».

Joan Pérez de Avoín. Cantigas
Índice Cantigas de amigo
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s