Roi Queimado

Trovador portugués, originario de São Salvador de Sabadim, Valdevez, activo a mediados del siglo XIII. En los manuscritos Roy Queymado, en portugués Rui Queimado.
.
Cantigas de amigo


I. O meu amigo, que me mui gran ben

Mi amigo, que con bien me quiere, a fe,
se enojó el otro día contra mí
muy en vano; pero de aquel que así
se enoja conmigo una cosa sé:
si supiera él cuán poco daría
yo por su enojo, no se enojaría.

Y porque no quise con él hablar
cuando él quiso, pues no me coincidió,
se enojó él; mas en verdad pensó
que me mataba, pero, a mi pensar,
si supiera él cuán poco daría
yo por su enojo, no se enojaría.

Porque me quiere muy de corazón,
se enojó, y pensó que me iba a hacer
un gran pesar; pero debéis creer
que quien se enoja, Dios me dé perdón,
si supiera él cuán poco daría
yo por su enojo, no se enojaría.

II. O meu amig’, ai amiga

Mi amigo a quien, ay amiga,
tanto favor le buscasteis
cuando por él me rogasteis,
aunque una vez más os diga
que por él vos me roguéis,
nunca por él me roguéis.

Él vendrá, bien lo sepáis,
a decir que está apenado,
mas, que ni os sea pensado,
aunque morir lo veáis,
que por él vos me roguéis,
nunca por él me roguéis.

Que él cuanto quiera more
mi amigo en lejana tierra
y que ande conmigo en guerra,
mas, aunque ante vos llore,
que por él vos me roguéis,
nunca por él me roguéis.

III. Quando meu amigo souber

Cuando mi amigo conociera
que me enojé por él tardar
tanto y, pues aquí ha de llegar,
cuando yo hablarle no quiera,
entenderá pronto que actuó
muy mal porque tanto tardó.

No sabe ahora él muy bien
el gran enojo que tendré;
cuando él vea como estaré
enojada, y bella también,
entenderá pronto que actuó
muy mal porque tanto tardó.

Cuando él vea mi mirar cruel
y vea mi buen figurar
y que no le quiera mirar
ni que ose mirarme él,
entenderá pronto que actuó
muy mal porque tanto tardó.

Si él me ve hermosa venir,
como hoy yo sé que me verá,
de la gran pena que tendrá
no me osará nada decir:
entenderá pronto que actuó
muy mal porque tanto tardó.

IV. Dizen mi ora que non verrá

Me dicen hoy que no vendrá
mi amigo, por el gran querer
que le tiene a otra mujer;
pero esto nadie lo creerá:
que mucho a otra mujer amó
de corazón, pero a mí no.

Puede mi amigo hacer
que ama a otra más casi aquí
que a cosa alguna, y más que a mí,
pero esto no es de creer:
que mucho a otra mujer amó
de corazón, pero a mí no.

Jactancia hace él, bien lo sé,
de morir por otra de amor
y que no es mi servidor,
pero yo esto no lo creeré:
que mucho a otra mujer amó
de corazón, pero a mí no.
.


Paráfrasis
I. Mi amigo, que muy gran bien/ me quiere, se enojó un día contra mí/ muy en vano; pero de él, que así/ se enoja conmigo, yo sé una cosa:/ si supiera él cuán poco daría yo/ por su enojo, no se enojaría.// Y, porque yo no quise hablar con él,/ cuando él quisiera, ni tuve ocasión,/ él se enojó; pero de seguro bien pensó/ que me mataba, pero, yo pienso que/ si supiera él cuán poco daría yo/ por su enojo, no se enojaría.// Porque me quiere gran bien de corazón,/ él se enojó, y pensó causarme/ muy gran pesar; pero debéis creer/ de él, que se enoja, si Dios me perdona,/ si supiera él cuán poco daría yo/ por su enojo, no se enojaría.
II. Mi amigo, ay amiga,/ al que mucho provecho buscasteis/ cuando me rogasteis por él,/ aunque os diga otra vez / que vos me roguéis por él,/ nunca me roguéis por él.// Él vendrá, sabedlo bien,/ a deciros que está afligido,/ pero ni siquiera penséis,/ aunque lo veáis morir,/ que vos me roguéis por él,/ nunca me roguéis por él.// Que viva tanto como quisiera / mi amigo en otra tierra/ y ande conmigo en guerra,/ pero, aunque llore ante vos/ que vos me roguéis por él,/ nunca me roguéis por él.
III. Cuando mi amigo sepa/ que me enojé porque él tardó/ tanto, cuando llegue aquí/ y que yo no quiera hablarle,/ entenderá bien que procedió/ mal porque tardó tanto.// Él ahora no tiene en nada/ el gran enojo que yo tengo con él;/ cuando él vea cómo yo estaré/ de enojada, y muy hermosa,/ entenderá bien que procedió/ mal porque tardó tanto.// Y cuando él vea mis ojos/ y vea mi hermosura/ y que yo no lo quiera mirar/ ni él ose mirarme con los suyos,/ entenderá bien que procedió/ mal porque tardó tanto.// Cuando él vea mi hermosura,/ como yo sé que hoy él me verá,/ y, de la pena que tiene por mí,/ no ose decirme ninguna cosa:/ entenderá bien que procedió/ mal porque tardó tanto.
IV. Me dicen ahora que no vendrá/ mi amigo, porque quiere/ muy bien a otra mujer,/ pero esto quién lo creerá:/ que él de corazón nunca/ ame mucho a una mujer, sino a mí.// Mi amigo puede decir/ que ama a otra más casi/ que a otra cosa y que a mí,/ pero esto no es de creer:/ que él de corazón nunca/ ame mucho a una mujer, sino a mí.// Él se jacta, yo lo sé,/ de que muere de amor por otra/ y que no me tiene a mí por señora,/ pero yo no creeré esto:/ que él de corazón nunca/ ame mucho a una mujer, sino a mí.

Roi Queimado. Cantigas
Índice Cantigas de amigo
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s