Estevan Travanca

Trovador portugués, quizá originario de Travanca, en Amarante, Porto, activo hacia 1250. En los manuscritos Stevam Travanca, en portugués Estêvão Travanca.
.
Cantigas de amigo


I. Por Deus, amiga, que preguntedes

Os ruego, amiga, que preguntéis
por mi amigo que no viene aquí,
y siempre yo os querré bien si así
por Dios, amiga, vos eso hacéis,
pues no oso hoy yo por él preguntar
por miedo a que me causen pesar.

Enseguida, amiga, por mi amor,
preguntad a los que aquí llegaron
cómo o de qué forma lo dejaron
y decidme, por Nuestro Señor,
pues no oso hoy yo por él preguntar
por miedo a que me causen pesar.

Y preguntad vos a vuestro amigo,
pues sé yo muy bien que él os dirá
si está muerto o vivo o dónde está,
y, por Dios, luego habladlo conmigo,
pues no oso hoy yo por él preguntar
por miedo a que me causen pesar.

II. Amigas, quando se quitou

Amigas: cuando se marchó
mi amigo aquel día de aquí,
pese a que yo triste lo vi
y él antes mucho me rogó
que lo perdonara, no lo hice,
y porque no quise, mal hice.

Temo que se pueda alejar
de aquí, que Dios me dé perdón,
y lo hará con mucha razón
pues me vino antes a rogar
que lo perdonara, no lo hice,
y porque no quise, mal hice.

Me llamaba luz de sus dos
ojos y su bien y su mal,
y si no hago cosa tal
por él, que lo hiciera por Dios,
que lo perdonara, no lo hice,
y porque no quise, mal hice.

Y si así perdido lo he
nunca mayor derecho vi,
pues vino a llorar ante mí
y me dijo lo que os diré:
que lo perdonara, no lo hice,
y porque no quise, mal hice.

Y así mal yo siempre estaré
porque a él no lo perdoné,
pues si lo perdonase allí
no hubiera partido de aquí.

III. Se eu a meu amigo dissesse

Si a mi amigo ya le dijera
todo lo que por él yo quise hacer
aquella vez que él me vino a ver,
cuando él la verdad de esto supiera,
no tendría queja alguna de mí,
como hoy tiene, ni se iría de aquí.

Y si supiera cuán sin agrado
no hice lo que él entonces quería,
amiga, y Dios me perdonaría,
por cómo pienso, y pienso acertado,
no tendría queja alguna de mí,
como hoy tiene, ni se iría de aquí.

IV. Dizen mi, amiga, se non fezer ben

Me dicen, amiga, que si bien
no trato a mi amigo, él sufrirá
muerte por mí, y aunque él tiene ya
por mí gran pena y me quiere bien,
más le valdrá, por no morir aquí,
no hacerle yo bien que hacérselo así.

Pero, amiga, una cosa bien sé
de mi amigo: que él pronto tendrá
muerte, si mi bien no gana ya,
mas, por lo que hoy de mí misma sé,
más le valdrá, por no morir aquí,
no hacerle yo bien que hacérselo así.
.


Paráfrasis
I. Por Dios, amiga: preguntad/ por mi amigo, que aquí no llega,/ y yo por ello siempre os querré bien,/ por Dios, amiga, si lo hacéis,/ pues yo no oso hoy preguntar por él/ por miedo a que me causen pesar.// Pronto hoy, amiga, por mi amor,/ preguntad a los que aquí han llegado/ cómo o de qué manera lo dejaron/ y decídmelo, por Nuestro Señor,/ pues yo no oso hoy preguntar por él/ por miedo a que me causen pesar.// Preguntad vos a vuestro amigo,/ pues yo sé muy bien que os lo dirá,/ si estaba muerto o vivo o qué será,/ y, por Dios, habladlo conmigo,/ pues yo no oso hoy preguntar por él/ por miedo a que me causen pesar.
II. Amigas: cuando se marchó/ mi amigo un día de aquí,/ aunque yo lo vi infeliz/ y él antes mucho me rogó/ que le perdonara, no quise,/ e hice mal porque no lo hice.// Y tengo temor de que se aleje/ de aquí, así Dios me perdone,/ y lo hará con mucha razón,/ pues vino antes rogarme/ que le perdonara, no quise,/ e hice mal porque no lo hice.// Él me llamaba luz de los sus/ ojos y su bien y su mal,/ y si no lo hacía por nada más/ que lo hiciera yo por Dios,/ que le perdonara, no quise,/ e hice mal porque no lo hice.// Y si por ello lo he perdido/ nunca vi mayor razón,/ pues vino a llorar ante mí/ y me dijo lo que os diré:/ que le perdonara, no quise,/ e hice mal porque no lo hice.// Y siempre hallaré mal en ello/ porque no le perdoné entonces,/ pues, si yo le hubiera perdonado allí,/ él nunca hubiera partido de aquí.
III. Si yo a mi amigo le hubiera dicho/ cuánto yo querría hacer ya por él/ la vez que él vino a verme,/ cuando él supiera la verdad de eso,/ no tendría queja de mí,/ como él tiene hoy, ni se iría de aquí.// Y si supiera cuán sin mi agrado/ no hice por él cuanto yo querría entonces/ hacer, amiga, si Dios me perdona,/ por cómo yo pienso, y pienso lo correcto,/ no tendría queja de mí,/ como él tiene hoy, ni se iría de aquí.
IV. Me dicen, amiga, si no hiciera bien/ a mi amigo, que él recibirá/ la muerte por mí, pero, aunque él tiene/ gran pena por mí y me quiere gran bien,/ más le valiera, para no morir,/ no hacerle yo bien que hacérselo.// Pero, amiga, una cosa sé bien/ de mi amigo: que él obtendrá/ la muerte muy pronto, si no tiene mi bien,/ y, por lo que hoy yo sé de mi situación,/ más le valiera, para no morir,/ no hacerle yo bien que hacérselo.

Estevan Travanca. Cantigas
Índice Cantigas de amigo
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda