Bob Dylan

Una fuerte lluvia va a caer


.
—Oh, ¿dónde has estado, hijo mío de ojos azules?
Oh, ¿dónde has estado, mi amado chiquillo?

—He tropezado en la ladera de doce montañas nubladas,
he andado y me he arrastrado por seis tortuosas autopistas,
me he apresurado por en medio de siete bosques tristes,
he estado ante una docena de océanos muertos,
he caminado diez mil kilómetros en la entrada de un cementerio,
y es muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte,
y es muy fuerte la lluvia que va a caer.

—Oh, ¿qué has visto, hijo mío de ojos azules?
Oh, ¿qué has visto, mi amado chiquillo?

—Vi un recién nacido rodeado de lobos salvajes,
vi una autopista de diamantes sin nadie en ella,
vi una rama negra goteando sangre,
vi una habitación llena de hombres con martillos ensangrentados,
vi una escalera blanca toda cubierta de agua,
vi a diez mil charlatanes cuyas lenguas estaban rotas,
vi pistolas y agudas espadas en las manos de niños pequeños,
y es muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte,
y es muy fuerte la lluvia que va a caer.

—¿Y qué has oído, hijo mío de ojos azules?
¿Y qué has oído, mi amado chiquillo?

—Oí el sonido de un trueno que rugió sin avisar,
oí el bramido de una ola que podría inundar el mundo entero,
oí a cien tamborileros cuyas manos se abrasaban,
oí diez mil susurros y nadie que escuchara,
oí a una persona pasando hambre, oí a mucha gente que reía,
oí el canto de un poeta que se moría en el arroyo,
oí el ruido de un payaso que lloraba en el callejón,
y es muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte,
y es muy fuerte la lluvia que va a caer.

—Oh, ¿a quién encontraste, hijo mío de ojos azules?
¿Y a quién encontraste, mi amado chiquillo?

—Encontré a un niño pequeño junto a un poni muerto,
encontré a un hombre blanco que paseaba un perro negro,
encontré una mujer joven cuyo cuerpo estaba ardiendo,
encontré a una chica que me entregó un arco iris,
encontré a un hombre que estaba herido de amor,
encontré a otro hombre que fue herido por el odio;
y es muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte,
y es muy fuerte la lluvia que va a caer.

—¿Y qué harás ahora, hijo mío de ojos azules?
¿Y qué harás ahora, mi amado chiquillo?

—Voy a regresar afuera antes que la lluvia comience a caer,
caminaré hacia las profundidades del más profundo bosque negro,
donde hay mucha gente y sus manos están vacías,
donde las píldoras de veneno desbordan sus aguas,
donde el hogar en el valle encuentra la húmeda y sucia prisión,
donde la cara del verdugo está siempre bien oculta,
donde el hambre es inquietante, donde las almas están olvidadas,
donde el negro es el color, y ninguno es el número,
y lo diré y lo pensaré y lo contaré y lo respiraré,
y lo reflejaré desde la montaña para que todas las almas puedan verlo,
luego me mantendré sobre el océano hasta que comience a hundirme,
pero sabré bien mi canción antes de empezar a cantarla,
y es muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte, muy fuerte,
y es muy fuerte la lluvia que va a caer.
.


Bob Dylan. A hard rain’s a-gonna fall
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s