Federico de Prusia

El goce


.
Del Rey de la Montaña al Señor Algarotti, cisne de Padua
.

Esta noche, satisfaciendo su vigoroso deseo,
Algarotti nadaba en el mar de los placeres.
Un cuerpo más logrado que una escultura de Praxíteles
redoblaba la nueva pasión de sus sentidos.
Todo cuanto habla a los ojos y toca el corazón
se hallaba en el objeto que le inflamaba de ardor.
Transportado por el amor, tembloroso de impaciencia,
a los brazos de Cloris al instante se lanza.
El amor que los unió caldeaba sus besos
y estrechaba aún más sus brazos entrelazados.
¡Divina Voluptuosidad, soberana del mundo!
¡Madre de sus placeres, fuente por siempre fecunda:
expresa en mis versos, con tus propios acentos,
su fuego, su acción, el éxtasis de sus sentidos!
Nuestros afortunados amantes, en sus extremos transportes,
en los furores del amor no conocen a nadie más que a sí mismos:
Besar, gozar, sentir, suspirar y morir,
resucitar, besar, volar de nuevo al placer.
Y en los campos de Cnido, sofocados sin aliento,
fue de estos amantes el venturoso destino.
Mas la dicha termina; todo cesa por la mañana.
¡Feliz de aquel cuyo espíritu jamás fue presa
de los fastos de la grandeza y que conoció la alegría!
Un instante de placer, para el que lo goza,
vale por un siglo de honor de brillo deslumbrante.
.


Federico de Prusia. La Jouissance
El poema erótico de Federico de Prusia
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s