Poema animado del horror horrible

Me han hecho tanto daño
que pensé que eran dibujos animados,

me causaron tanto dolor
que creí que no podía ser real,

me hicieron sufrir tanto
que llegué a pensar que había sido sin querer.

No sé perdonar
ni creo que haya alguien que lo consiga.

Lo que puedo hacer es como que olvido,
convencerme a mí mismo

de que no me acuerdo de nada,
de que el pasado es una ficción del presente.

Y sonreír, sonreír, sonreír.
Como el puto Bugs Bunny.

egm.2013