Leonard Cohen

Primero tomamos Manhattan



Fui sentenciado a veinte años de aburrimiento
por intentar cambiar el sistema desde dentro;
y vengo ahora, vengo a darles su merecido.
Primero tomamos Manhattan y, después, Berlín.

Lo que me guía es una señal en el cielo,
me guía esta marca de nacimiento en la piel,
me guía la belleza de nuestras armas.
Primero tomamos Manhattan y, después, Berlín.

Realmente me gustaría vivir contigo, nena.
Amo tu cuerpo, tu espíritu y tus vestidos.
¿Pero, ves esa cola que atraviesa la estación?
Te lo dije, te dije y te dije que yo era uno de ellos.

Me amabas porque era un perdedor,
pero ahora te preocupa que pueda ganar.
Tú sabes como pararme pero te falta disciplina.
Cuántas noches recé por esto: ir comenzando mi trabajo.
Primero tomamos Manhattan y, después, Berlín.

No me gustan sus negocios de moda, señor,
y no me gustan esas drogas que lo mantienen a uno delgado.
No me gusta lo que le sucedió a mi hermana.
Primero tomamos Manhattan y, después, Berlín.

Realmente me gustaría vivir contigo, nena.
Amo tu cuerpo, tu espíritu y tus vestidos.
¿Pero, ves esa cola que atraviesa la estación?
Te lo dije, te dije y te dije que yo era uno de ellos.

Y gracias por los chismes que me enviaste, ja ja ja,
el mono y el violín de contrachapado.
He practicado cada noche y ahora estoy preparado.
Primero tomamos Manhattan y después, Berlín.

Ah, acuérdate de mí, yo solía vivir para la música, nena.
Acuérdate de mí, yo te llevaba la comida.
Es el Día del Padre, y todo el mundo está herido.
Primero tomamos Manhattan y después Berlín.


 

Leonard Cohen. First We Take Manhattan