Gerardo Diego

Lluvia o llanto


.
La tierra está sedienta. abierta, rota,
seca de aristas, dura de cristales.
El alma es toda vidrios y arenales.
Ni una flor, ni una brizna en ella brota.

Súbita sombra extiende, ofende, acota,
ennegrece vergeles y arrabales.
Y cae de arriba –oh nubes maternales–
grávida, ardiente, la primera gota.

Llueve, el milagro es hecho, llueve, llueve.
Bebe la flor, el labio bebe y bebe
agua de amarga sal, dulce delicia.

Mas ya se rasga el gris y el azul vuelve,
lágrima inmensa azul, azul. Disuélve-
me el corazón, oh cielo de Galicia.

.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s