Joe Strummer

Los Siete Magníficos


.
¡Ring! ¡Ring! ¡Las siete de la mañana!
Muévete y sal de la cama.
El agua fría para empezar
te devuelve a ese horrible lugar.
Ruines comerciantes y vosotros banqueros,
debéis levantaros y seguir el sendero.
El hombre del tiempo y el loco del jefe,
uno dice que sol y el otro que nieve.
Onda media, efe-eme y por la tarde también
poniendo pachanga a tutiplén
te levantan y te obligan a salir,
¿pero cuánto tiempo vas a resistir?
Quiero Sony, quiero Honda,
muy barato pero se desfonda.
Dólares de Hong Kong y céntimos de Nepal,
libras inglesas y un penique esquimal.

¡Todos vosotros! ¿Qué?
¡No os paréis! ¡Dadlo todo!
¡Todos vosotros! ¿Qué?
¡No os paréis! ¡Sí!

Trabajando por un ascenso, mejoro mi situación.
Llevo a mi chica a la sofisticación.
Ella ha visto el anuncio y parece que le vale.
Mejor currar duro… Ya he visto a cuánto sale.
No importa si el autobús ya ha pasado,
hay que trabajar… y tú sigues liado.
Los relojes van despacio en el tajo,
los minutos se arrastran, las horas cuesta abajo.

¿Cuándo voy a decirles lo que hago ahí?
¡Un momento, tío… Charly, así!
Dile cha-cha-cha-chao al jefe.
Con nuestro beneficio ellos pierden.
Pero la campana del almuerzo suena sola.
¡Tienes una hora para estar a tu bola!
¡Hamburguesa-con-queso!

¿Cómo podemos pasarlo bien?
Polis sacudiendo a un gitano en el arcén.
¡Dan las noticias. Pon atención!
Los dentistas alunizan en su convención.
Un gángster en la costa dispara a una langosta,
la marisquería está fuera de control.
¿Un coche en la nevera
o una nevera en el coche?
Los cowboys en Telelandia hacen su rol.

Todos vosotros! ¿Qué?
¡No os paréis! ¿Eoh?
¡Todos vosotros! ¿Qué?
¡No os paréis! ¿Eoh?

Así que vuelve al curro y suda un poco más.
El sol se hundirá y por la puerta al fin saldrás.
Que el hombre trabaje en jaulas está mal.
Patea la ciudad, se bebe el jornal.
Te vas impacientando, estás sudando,
¿pero sabes que no consigues nada?
¿Nunca te has parado para volver a empezar?
Para cambiar de marcha tu coche.
¿Nunca te has parado para volver a empezar?
Para cambiar de marcha tu coche.
Carlos Marx y Fredrich Engels un día
pagaron en la caja de la cafetería.
Marx no tenía pasta pero sí que pensaba,
y Engels puso el penique que le faltaba.

¿Qué hemos logrado? Pues sí.
¿Qué hemos logrado?
¡¡Magnificencia!!
¿Qué hemos logrado?

Luther King y Mahatma Gandhi
fueron al campo a ver un partido, pero
los asesinaron los del equipo rival
cuando iban ganando por 50 a cero.
Puedes ser real o puedes ser falso,
pero obtendrás el mismo pago.
Sócrates y Milhous Nixon,
ambos hicieron el mismo camino… por la cocina.
El griego Platón o Rin Tin Tin, ahora
¿quién es más famoso para los miles de millones?
Últimas noticias: Periquito tragado por la aspiradora.

¡Oooohh… cha-chao!
¡¡Los Siete Magníficos!!
¡¡Los Siete Magníficos!!


Jodiendo to’l rato, ¿a que sí?

.


The Clash. The Magnificent Seven
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s