Bruno Galluccio

Los núcleos nerviosos


.
los núcleos nerviosos tienen ramificaciones sensibles
y permanecer quieto significa descender
incluso si alguien hubiera escalado la montaña
y para él la perspectiva cambiara
en carrusel de movimientos circulares

el poco más allá significa ser móvil
y mover las palancas del lenguaje
como si con los ojos cerrados en la oscuridad
te abandonas a las imágenes que comienzan
a aparecer fragmentadas bajo los párpados
y entonces se inicia el viaje totalmente terrestre
de residuos y sintaxis silenciosa

la materia oscura es el sueño vivo de cada noche
como de cada cálculo gravitacional en el cielo
dotado de coherencia
.


Bruno Galluccio. I nuclei nervosi hanno diramazioni sensibile
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

La circunvolución

La luz se va. El mar se va.
La flor se va.

El sol se va. La marea se va.
El pez se va.

El ser se va. El no ser se va.
La evolución se va.

El sonido se va. El ruido se va.
El semen se va.

El eco se va. La voz se va.
La velocidad se va.

El coño se va. —¿Qué coño?
—El puto coño se va.

El olor se va. El color se va.
La transmutación se va.

El amor se va. La ilusión se va.
La transmigración se va.

El mal se va. La furia se va.
El desamor se va.

El dolor se va. —¿El dolor?
—Sí. Se va.

El hadrón se va. El bosón se va.
La involución se va.

La revolución se va. La religión se va.
La metafísica se va.

El universo se va. El infinito se va.
La singularidad se va.

El vómito se va. La meada se va.
La eternidad se va.

La muerte se va. —¿La muerte?
—También se va.

La circunvolución se va. La materia se va.
La verdad se va.

Mi yo se va. La luz… —¿La luz?
—La luz se irá.
.


ēgm. 2015

Carlos Drummond de Andrade

Oficina irritada


.
Yo quiero escribir un soneto duro
cual poeta alguno osó componer.
Yo quiero pintar un soneto oscuro,
seco, ahogado, difícil de leer.

Quiero que mi soneto, en el futuro,
no despierte en nadie ningún placer.
Y que, en su maligno aire inmaduro,
al mismo tiempo sepa ser, no ser.

Este mi verbo antipático e impuro
ha de hacer sufrir, tiene que doler,
tendón de Venus bajo el pedicuro.

Nadie lo recordará: tiro al muro,
perro meando el caos, mientras Arturo,
claro Enigma, se deja sorprender.
.


Carlos Drummond de Andrade. Oficina irritada
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Oficina irritada

Eu quero compor um soneto duro
como poeta algum ousara escrever.
Eu quero pintar um soneto escuro,
seco, abafado, difícil de ler.

Quero que meu soneto, no futuro,
não desperte em ninguém nenhum prazer,
E que, no seu maligno ar imaturo,
ao mesmo tempo saiba ser, não ser.

Esse meu verbo antipático e impuro
há de pungir, há de fazer sofrer,
tendão de Vênus sob o pedicuro.

Ninguém o lembrará: tiro no muro,
cão mijando no caos, enquanto Arcturo,
claro enigma, se deixa surpreender.


Otras fotos

En esta sombra, lluvia;
en esta noche, acero.

En este albor me alumbro,
en este día espero.

En este viento, lluvia;
en esta calma, acero.

En este gris me alumbro,
en este azul espero.

En este charco, lluvia;
en este hierro, acero.

En esta luz me alumbro,
en este cable espero.

En este pico, lluvia;
en este ojo, acero.
.


ēgm. 2015

Fernando Pessoa

(Ricardo Reis)

Ven a sentarte conmigo, Lidia


.
Ven a sentarte conmigo, Lidia, a la orilla  del río.
Sosegadamente miremos su curso y aprendamos
que la vida pasa, y no tenemos las manos enlazadas.
_____________ (Enlacemos las manos).

Después pensemos, niños adultos, que la vida
pasa y no se queda, nada deja y nunca regresa.
Va hacia un mar muy lejano, hacia el pie del Hado,
_____________ más lejos que los dioses.

Desenlacemos las manos, porque no vale la pena cansarnos.
Ya gocemos, ya no gocemos, pasamos como el río.
Más vale saber pasar silenciosamente
_____________ y sin  grandes desasosiegos.

Sin amores ni odios, ni pasiones que levanten la voz,
ni envidias que den demasiado movimiento a los ojos,
ni cuidados, porque si los tuviera el río siempre correría,
_____________ y siempre se dirigiría al mar.

Amémonos tranquilamente, pensando que podríamos,
si quisiéramos, intercambiar besos, abrazos y caricias,
pero que más nos vale estar sentados uno junto al otro,
_____________ escuchando correr el río y viéndolo.

Recojamos flores, cógelas tú y déjalas
en el regazo, y que su perfume suavice el momento.
Este momento en que sosegadamente no creemos en nada,
_____________ paganos inocentes de la decadencia.

Al menos, si yo fuera sombra antes, te acordarás de mí después,
sin que mi recuerdo te duela o te hiera o te mueva,
porque nunca enlazamos nuestras manos, ni nos besamos
_____________ ni fuimos más que niños.

Y si antes que yo llevaras el óbolo al barquero sombrío,
nada tendré que sufrir al acordarme de ti.
Me serás suave a la memoria recordándote así, a la orilla del río,
_____________ pagana triste y con flores en el regazo.
.


Fernando Pessoa. Vem sentar-te comigo, Lídia, à beira do rio
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Vem sentar-te comigo, Lídia, à beira do rio

Vem sentar-te comigo, Lídia, à beira do rio.
Sossegadamente fitemos o seu curso e aprendamos
Que a vida passa, e não estamos de mãos enlaçadas.
(Enlacemos as mãos).

Depois pensemos, crianças adultas, que a vida
Passa e não fica, nada deixa e nunca regressa,
Vai para um mar muito longe, para ao pé do Fado,
Mais longe que os deuses.

Desenlacemos as mãos, porque não vale a pena cansarmo-nos.
Quer gozemos, quer não gozemos, passamos como o rio.
Mais vale saber passar silenciosamente
E sem desassossegos grandes.

Sem amores, nem ódios, nem paixões que levantam a voz,
Nem invejas que dão movimento demais aos olhos,
Nem cuidados, porque se os tivesse o rio sempre correria,
E sempre iria ter ao mar.

Amemo-nos tranquilamente, pensando que podíamos,
Se quiséssemos, trocar beijos e abraços e caricias,
Mas que mais vale estarmos sentados ao pé um do outro
Ouvindo correr o rio e vendo-o.

Colhamos flores, pega tu nelas e deixa-as
No colo, e que o seu perfume suavize o momento —
Este momento em que sossegadamente não cremos em nada,
Pagãos inocentes da decadência.

Ao menos, se for sombra antes, lembrar-te-ás de mim depois
Sem que a minha lembrança te arda ou te fira ou te mova,
Porque nunca enlaçamos as mãos, nem nos beijamos
Nem fomos mais do que crianças.

E se antes do que eu levares o óbolo ao barqueiro sombrio,
Eu nada terei que sofrer ao lembrar-me de ti.
Ser-me-ás suave à memória lembrando-te assim — à beira-rio,
Pagã triste e com flores no regaço.