Arena arisca

Tú crees ver el mismo río bajo
el que crees que es el mismo puente…
Sabes –deberías saber– que el río

no es, ni nunca ha sido, el que ahora ves.
El puente, la hoja que fluye, el sauce,
la garza, no son, sino fueron, cuando

los miras; la ausencia, e incluso la herida,
que te parecen hoy irreparables,
fingen solo formas huidizas desde

las que la realidad se transfigura
–lo sabes– en una realidad otra…
y aun tú, que crees subsistir varado

en la ficticia inercia de los días,
no eres apenas aquel que ayer eras,
ni el que creías ser.
.


ēgm. 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s