Bruno Galluccio

Los núcleos nerviosos


.
los núcleos nerviosos tienen ramificaciones sensibles
y permanecer quieto significa descender
incluso si alguien hubiera escalado la montaña
y para él la perspectiva cambiara
en carrusel de movimientos circulares

el poco más allá significa ser móvil
y mover las palancas del lenguaje
como si con los ojos cerrados en la oscuridad
te abandonas a las imágenes que comienzan
a aparecer fragmentadas bajo los párpados
y entonces se inicia el viaje totalmente terrestre
de residuos y sintaxis silenciosa

la materia oscura es el sueño vivo de cada noche
como de cada cálculo gravitacional en el cielo
dotado de coherencia
.


Bruno Galluccio. I nuclei nervosi hanno diramazioni sensibile
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

La circunvolución

La luz se va. El mar se va.
La flor se va.

El sol se va. La marea se va.
El pez se va.

El ser se va. El no ser se va.
La evolución se va.

El sonido se va. El ruido se va.
El semen se va.

El eco se va. La voz se va.
La velocidad se va.

El coño se va. —¿Qué coño?
—El puto coño se va.

El olor se va. El color se va.
La transmutación se va.

El amor se va. La ilusión se va.
La transmigración se va.

El mal se va. La furia se va.
El desamor se va.

El dolor se va. —¿El dolor?
—Sí. Se va.

El hadrón se va. El bosón se va.
La involución se va.

La revolución se va. La religión se va.
La metafísica se va.

El universo se va. El infinito se va.
La singularidad se va.

El vómito se va. La meada se va.
La eternidad se va.

La muerte se va. —¿La muerte?
—También se va.

La circunvolución se va. La materia se va.
La verdad se va.

Mi yo se va. La luz… —¿La luz?
—La luz se irá.
.


ēgm. 2015