António Botto

Pasé el día oyendo lo que el mar decía


.
Ayer yo pasé el día
oyendo lo que el mar decía.

Lloramos, reímos, cantamos.

Él me habló de su destino,
de su hado…

Después, para alegrarse,
se alzó y, bailando y riendo,
se puso  a cantar
un canto  mojado y bello.

Su hálito perfuma,
¡y su perfume hace daño!

Desierto de aguas sin fin.

Oh sepultura de mi  raza,
¿cuándo  me esperas a mí…?

Él se  alejó callado;
yo me alejé  más triste,
más doliente, más cansado…

A lo lejos el sol en agonía
de malva el agua teñía.

«¡Voz del mar, misteriosa;
voz del amor  y la verdad!
¡Oh, voz moribunda y dulce
de mi añoranza grande!
Voz amarga del que se queda,
trémula voz de quien parte…»

…   …    …

¡Y los poetas al cantar
ecos son de  la voz del mar!
.


António Botto. Passei o dia ouvindo o que o mar dizia
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s