Rainer Maria Rilke

Día de otoño


.
Señor, ya es hora. Fue muy largo el verano.
Tiende tu sombra en los relojes de sol
y deja suelto el viento por las campiñas.

Manda madurar a los últimos frutos,
tráeles del sur dos días más de tibieza,
llévalos a la plena sazón y dale
al recio vino la dulzura final.

Quien no tiene casa ya nunca la hará.
Quien está solo, lo estará mucho tiempo;
en vela, leerá y escribirá sin pausa,
errante vagará por las avenidas,
inquieto, igual que vagan las hojas secas.
.


Rainer Maria Rilke. Herbsttag
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s