Philippe Herren

El hombre que llora


Solo hay un medio de nacer a una nueva vida: morir antes de la muerte.
Elif Shafak, Soufi, mon amour
.

A Valérie

.

He aquí el hombre que llora.
Está sentado en su coche, la cabeza inclinada sobre el volante. Es una sombra este hombre que llora en su coche. Nada puede detener el flujo de los camiones en la autopista, a las cinco de la tarde. Nada sino el llanto de este hombre fabuloso.
Ha echado sus aguas en la calzada y tres coches han salido derrapando.

He aquí el hombre que llora.

En el coche
no dice nada
la belleza
retrocede
desconecta
y va
a empotrarse
en un extraño embalaje
se oye el crujido de un sándwich

Las separaciones
se arremolinan bajo la lluvia
y después se van
como las chicas jóvenes

El hombre que llora
se separa
dice adiós
abandona
no se queda nada
llora en sobreimpresión
los acontecimientos ordinarios
a dos pasos de la estación de servicio
donde el gran hombre del surtidor
un muchacho impresionante
aprieta en su mano
la pistola
de su juventud madura
como una mancha de aceite
sobre el asfalto
reverberación
evaporación

Las separaciones
se arremolinan bajo la lluvia
y después se van
como las chicas jóvenes

Son las cinco de la tarde
el hombre que llora
no irá más lejos
ha apagado el motor
dice adiós
a esta huida hacia adelante
que le alcanza
y que le dice
nunca es demasiado tarde
para empezar
los desamores

Y por eso llora

Ha dejado partir
la belleza
en la luz vitrificada
del otoño
como una niña
sin besos
sin adioses
el caos no tiene rostro
es solo un oleaje
que te retiene
un regalo que llega de lejos
y que te derrota
en el silencio
de una mañana

Las separaciones
se arremolinan bajo la lluvia
y después se van
como las chicas jóvenes

El hombre que llora
le veo
cegado
en el área de aparcamiento
alza los codos
al gran sol
de los camiones
en el ocaso
a la hora del lago
que juega
en su retrovisor
y refleja
toda clase
de indiferencias

Y él
el hombre que llora
en esta gran tarde
que llega
se endereza
lavado
aseado
es todo belleza
fabuloso
reluciente
como un verano
mojado
se despliega
cuando el resplandor
del sol
a través del parabrisas
deposita en su mejilla
el impacto atronador
de una rosa estrellada

Y he aquí
el hombre que llora
puede regresar
con la marca
del beso
que ha ido a buscar

Las separaciones
se arremolinan bajo la lluvia
y después se van
como las chicas jóvenes
.

19 de diciembre de 2015

.


Philippe Herren. L’homme qui pleure
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s