B. T. Joy

Días de océano


.
Un perfume de cálidas telas desciende
de las tiendas de ropa en el pulso azul de la orilla
y no se oye sonido más fuerte que el sonido
del carrizo envolviendo al carrizo en la playa.
Esto no es verdad ni metáfora: Yo seré alzado
en las mismas breves olas que alzaban mi cuerpo de niño
y, estómago abajo en el agua, arrastrado
a través del brillo de la arena y de vuelta otra vez.

Y así no debería temer nadie añorar el refugio de una cala
que ha visto a las blancas gaviotas flotando en la marea,
o mirado a los barcos inquietos cambiando de rumbo,
los motores zumbando como alas de abejas,
desde islas como individuales colmenas
hacia las profundas, radiantes flores del mar.
.


B. T. Joy. Ocean Days
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s