B. T. Joy

Días de océano


Un perfume de cálidas telas desciende
de las tiendas de ropa en el pulso azul de la orilla
y no se oye sonido más fuerte que el sonido
del carrizo envolviendo al carrizo en la playa.
Esto no es verdad ni metáfora: Yo seré alzado
en las mismas breves olas que alzaban mi cuerpo de niño
y, estómago abajo en el agua, arrastrado
a través del brillo de la arena y de vuelta otra vez.

Y así no debería temer nadie añorar el refugio de una cala
que ha visto a las blancas gaviotas flotando en la marea,
o mirado a los barcos inquietos cambiando de rumbo,
los motores zumbando como alas de abejas,
desde islas como individuales colmenas
hacia las profundas, radiantes flores del mar.


B. T. Joy. Ocean Days
B.T. Joy
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s