Diego Moraes

Aquel Neruda que robamos en la biblioteca


Diego y Estefany no tenían nada. Solo amor, poesía y hambre. Y el último día, cuando el oficial de justicia cumpliría la orden de desahucio, Diego besó en la frente a la mujer y se sentó a la mesa con ella. Dos platos y cubiertos sin nada en la olla. Nada para detener el ronquido del estómago vacío. Entonces Diego cogió el cuchillo y perforó su propio pecho retirando el corazón aún latiendo. Estefany partió el corazón a la mitad y dio el primer bocado masticando con fuerza. Diego también se metió un pedazo en la boca. Las estrellas allá fuera parpadeaban intensamente. Lo dejaron todo y salieron caminando sin rumbo. La mujer, preocupada por el agujero en el pecho del marido, preguntó: «¿qué vamos a poner ahí para taparlo?» Diego miró a los lindos ojos de ella y respondió: «creo que aquel libro de Pablo Neruda que robamos en la biblioteca tapará ese agujero perfectamente».
 


Diego Moraes. Aquele Neruda que roubamos da biblioteca (ursocongelado.tumblr.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Aquele Neruda que roubamos da biblioteca

Diego e Estefany não tinham nada. Só amor, poesia e fome. E no último dia, quando o oficial de justiça cumpriria a ordem de despejo, Diego beijou a testa da mulher e sentou-se à mesa com ela. Dois pratos e talheres sem nada na panela. Nada para cessar o ronco do estômago vazio. Então Diego pegou a faca e perfurou o próprio peito retirando o coração ainda pulsando. Estefany partiu o coração ao meio e deu a primeira garfada mastigando com força. Diego também enfiou um pedaço na boca. As estrelas lá fora piscavam intensamente. Eles deixaram tudo e saíram caminhando sem rumo. A mulher, preocupada com o rombo no peito do marido, perguntou: “O que vamos colocar aí para tapar?” Diego olhou para os lindos olhos dela e respondeu: “acho que aquele livro do Pablo Neruda que roubamos da biblioteca tapa esse buraco direitinho”.



Diego Moraes

Árbol


Te despiertas con resaca y recuerdas que ya no eres el mismo
Que te emborrachaste sin cocaína y tienes un negocio creciendo en el pecho
En el lado izquierdo, en el órgano al que llaman corazón
Te despiertas y recuerdas que aún estás con la pierna rota y ningún amigo ha dibujado una vagina o un pene en el yeso
Recuerdas que la cisterna del baño tiene problemas y resuelves saltar con un solo pie para orinar en el patio
Y lo que eran brazos y piernas se vuelven tronco y ramas
Ahora ya no soy poeta
El amor me transformó en árbol.
 


Diego Moraes. Árbore (ursocongelado.tumblr.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Árbore

Você acorda de ressaca e lembra que não é mais o mesmo
Que ficou porre sem cocaína e tem um negócio crescendo no peito
No lado esquerdo, no órgão onde chamam de coração
Você acorda e lembra que ainda está com a perna quebrada e nenhum amigo desenhou uma vagina ou pênis no seu gesso
Lembra que a descarga do banheiro está com problema e resolve pular de um pé só para mijar no quintal
E o que era braços e pernas vira tronco e galhos
Agora não sou mais poeta
O amor me transformou em árvore.



Carlos Drummond de Andrade

Soneto de la perdida esperanza


Perdí el tranvía y la esperanza.
Vuelvo pálido hacia casa.
La calle es inútil y ningún coche
pasaría sobre mi cuerpo.

Subiré la cuesta lenta
en que los caminos se funden.
Todos ellos conducen al
principio del drama y la flora.

No sé si estoy sufriendo
o si es alguien que se divierte
¿por qué no? en la noche escasa

con un insoluble flautín.
Sin embargo hace mucho tiempo
que gritamos: ¡sí! a lo eterno.
 


Carlos Drummond de Andrade. Soneto da Perdida Esperança (pedrolusodcarvalho.blogspot.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Soneto da Perdida Esperança

Perdi o bonde e a esperança.
Volto pálido para casa.
A rua é inútil e nenhum auto
passaria sobre meu corpo.

Vou subir a ladeira lenta
em que os caminhos se fundem.
Todos eles conduzem ao
princípio do drama e da flora.

Não sei se estou sofrendo
ou se é alguém que se diverte
por que não? Na noite escassa

com um insolúvel flautim.
Entretanto há muito tempo
nós gritamos: sim! Ao eterno.



Eduardo Pondal

Muchas veces en los bosques nativos


Muchas veces en los bosques nativos,
en el crepúsculo hosco y callado,
se oye de las aves
el rápido paso;
las aves aquellas,
del pico elevado,
que suelen guardarse
del rudo trabajo
de escollos y playas
del Océano bravo
y van en hilera,
gritando y volando,
en demanda de las islas Sisargas,
sabido reparo.

¡Ah! ¡Quién fuera como ellas tan libre!
¡Cautivo del barro,
con honda tristeza,
se diría del bardo
que sueña entre brezos
con el tiempo pasado,
en que era tan libre,
huyendo del trato
falaz, inseguro,
de necios humanos!
¡Quién pudiera vivir como ellas,
en playas y bancos,
en simas y grutas,
bajíos y faros,
en los senos esquivos
de los fieros peñascos!
 


Eduardo Pondal. Muitas veces nos matos nativos (queixumesdospinos.pressbooks.com, Queixumes dos pinos, 4)
Las islas Sisargas en wikipedia
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Muitas veces nos matos nativos

Muitas veces nos matos nativos,
No crepúsculo fusco e calado,
S’ escuita das aves,
O rápido paso;
Das aves aquelas,
Do pico tamaño,
Que sóon retirarse
Dos rudos traballos,
D’ escollos e prayas
Do fero Oceáno;
E van en ringleira,
Gritando e voando;
En demanda das illas Sisárgas,
Seu noto reparo.

Ah! quen fora com’ elas tan libre!
Cautivo do barro,
Con fonda tristura,
Dixérase o bardo,
Que soña antr’ as uces,
Co tempo pasado,
Quen fora tan libre,
Fugindo do trato,
Falaz, inseguro,
Dos nécios humanos!
Quen poidera vivir coma elas,
Nas prayas e bancos,
Nos baixos e furnas,
Nas sirtes e fachos,
Nos seos esquivos
Dos feros peñascos!



B. T. Joy

Días de océano


Un perfume de cálidas telas desciende
de las tiendas de ropa en el pulso azul de la orilla
y no se oye sonido más fuerte que el sonido
del carrizo envolviendo al carrizo en la playa.
Esto no es verdad ni metáfora: Yo seré alzado
en las mismas breves olas que alzaban mi cuerpo de niño
y, estómago abajo en el agua, arrastrado
a través del brillo de la arena y de vuelta otra vez.

Y así no debería temer nadie añorar el refugio de una cala
que ha visto a las blancas gaviotas flotando en la marea,
o mirado a los barcos inquietos cambiando de rumbo,
los motores zumbando como alas de abejas,
desde islas como individuales colmenas
hacia las profundas, radiantes flores del mar.
 


B. T. Joy. Ocean Days
B.T. Joy
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda



James Newell Osterberg

Gardenia


Gardenia,
¿dónde estás?
Diosa negra con impermeable gastado,
¿dónde estás esta noche?
Barato vestido púrpura de muñeca,
una gardenia en tu pelo.
Mucho más alta y fuerte que yo.
Un sueño prohibido, un sueño, un sueño.

Todo lo que quiero es decirle a Gardenia
qué hacer esta noche.

Gardenia,
¿dónde estás esta noche?
Las calles eran tu casa,
ahora, ¿por dónde vagas?
Tu culo de reloj de arena
y tu poderosa espalda,
tus diabólicos ojos rasgados
y la zanja en tu columna vertebral
Culo profundo, culo profundo.

Todo lo que quiero es decirle a Gardenia
qué hacer esta noche.

Nos quedamos en la oscuridad.
Entonces ella encendió la luz,
vi una costumbre peligrosa
cuando ella encendió la luz.
Hay siempre una trampa
en la oscuridad cuando tú,
cuando tú enciendes la luz.
Hay siempre una trampa.
Oh bien, oh bien, oh bien, oh bien.

Todo lo que quiero es decirle a Gardenia
qué hacer esta noche.

Solo en un motel barato,
junto a la autopista del infierno,
el mayor poeta vivo de Estados Unidos
se pasó toda la noche devorándote con los ojos.
Deberías llevar un vestido mejor,
pero aquí estás ahora.
Gas, comida, alojamiento, pobreza, miseria…
y Gardenia.
Podrías ser quemada en la hoguera
por todos tus errores, errores, errores.

Todo lo que quiero es decirle a Gardenia
qué hacer esta noche.


Iggy Pop. Gardenia



Ugo Foscolo

Así el día entero…


¡Así el día entero, en largo e incierto
sueño gimo! Mas ya cuando la bruna
noche a los astros llama y a la luna
y muda sombra al frío aire ha cubierto;

donde es el llano agreste y más desierto,
allá vagando torpe, una a una
las llagas palpo que la vil fortuna,
y amor, y el mundo en mi alma han abierto.

Cansado yo me postro, ora en un pino
ora ante las rugientes olas, donde
con la esperanza mía hablo y deliro.

Mas las mortales iras y el destino
siempre olvidando, a ti, mujer, suspiro:
De estos mis ojos luz, ¿quién te me esconde?
 


Ugo Foscolo. Così gl’interi giorni in lungo incerto (ugofoscolo.weebly.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Così gl’interi giorni in lungo incerto

Così gl’interi giorni in lungo incerto
sonno gemo! ma poi quando la bruna
notte gli astri nel ciel chiama e la luna,
e il freddo aer di mute ombre è coverto;

dove selvoso è il piano più deserto
allor lento io vagabondo, ad una ad una
palpo le piaghe onde la rea fortuna,
e amore, e il mondo hanno il mio core aperto.

Stanco mi appoggio or al troncon d’un pino,
ed or prostrato ove strepitan l’onde,
con le speranze mie parlo e deliro.

Ma per te le mortali ire e il destino
spesso obblïando, a te, donna, io sospiro:
luce degli occhi miei chi mi t’asconde?




¿Soy


yo dadá?
Soy la depilación del plancton,
soy la mordisqueada aleta del tiburón que remuerde los ojos de los serenos cerebros misericordiosos mamándola arrodillados en la isla de las reglas del negocio de las hembras secas en cada etapa de las pruebas de la histeria deportiva,
soy el responsable de la miseria y el descontento,
soy la sombra de los edificios en las carreteras de los parajes realmente bonitos de verdad por las pequeñas calles de los diminutos lugares encantadores sin apenas fallos detectados y de infinitas posibilidades únicas,
soy el responsable de las pintadas en tu puerta,
soy el sutil ser querido pensando en la red de túneles para el regreso al poder,
soy el muro abrumado por el feliz estreno de las opiniones más recientes sobre la más reciente memez reciente,
soy el miedo a lo agotado en los años podridos de la vertiginosa pendiente de los coños depilados,
soy la rana en los cojones afeitados de los revolucionarios involucionados por las nuevas banderas de la vieja causa de la libertad de embutirse las cuentas invisibles con la bilis de los manifestantes multitudinarios en las multitudinarias avenidas de los grandes países pequeños autodecididos a autodecidirse suicidando a los demás pero nunca a nosotros mismos,
soy el responsable de que mires hacia atrás por la noche al bajar del autobús escolar,
soy la hostia atragantada en la circunspección del sacerdote pajillero,
soy la alergia de las narices confiadas en las comidas naturales elaboradas por las impolutas factorías contaminantes de tu hermoso país de mierda,
soy el selfi explícito de la novia de tu amigo en tu teléfono resquebrajado,
soy el honor de tu conciencia de flaco burgués vegano reclamando los desechos del congreso de los rechonchos burgueses grasientos al borde del absoluto infarto definitivo,
soy el responsable del desconcierto y la miseria,
soy el polvo en los cristales de tus gafas multirreflectantes,
soy la meditación del plancton en las profundidades de tu estómago en indigestión continua,
soy el semen verduzco que eyacula el buey sofista sobre los lomos de la reina emérita,
soy el mediocre poema enfático que escupes cada madrugada,
soy el responsable de las meadas en tu puerta,
soy el único caníbal de la tribu,
soy la marca de moda en el programa político de moda después de la serie de moda en la que el comentarista de moda con sus tirantes de moda recita sus comentarios de moda susurrados en un susurrante audífono por sus guionistas de moda,
soy la publicidad después de los anuncios,
soy el virus de la verdad supuesta que infecta los yogures desnatados,
soy el máximo postor en la subasta de tus injertos de pecho tras tu funeral en la capilla de las sagradas hienas pardas succionadoras de pollas,
soy el hueco que horada tu vacío,
soy el responsable de todo cuanto soy responsable pero no de tu ingenuidad irresponsable,
soy la luz del tiempo irreflectante en la oscuridad del espacio,
soy el alcohólico chamán de la tribu,
soy el caníbal de la familia,
soy cuanto digo ser o callo.
Es por tales afirmaciones cargadas de reflexiones concluyentes y concisas como balines en escopeta de feria de aldea que resulta que yo no soy dadá,
y,
por tanto,
irreflectantemente,
yo soy dadá.

egm.2016



Mia Couto

En el balcón


No me basta ser:
yo quiero transbordarlo todo,
el desasombro
que todo margen desconoce.

No me basta vivir:
quiero ser habitado
por quien al destino desobedece.

No me basta vivir:
quiero la vida como fiebre,
el amor como fuego y agua.

Al final, sabrás:
lo que se ama no regresa.

Lo que se vive
no empieza.

Y el sueño
nunca tiene prisa.
 


Mia Couto. Na Varanda (oxigenio-dapalavra.tumblr.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Na Varanda

Não me basta ser:
eu quero o transbordar de tudo,
o desassombro
que toda margem desconhece.

Não me basta morar:
quero ser habitado
por quem ao destino desobedece.

Não me basta viver:
quero a vida como febre,
o amor como lume e água.

No final, saberás:
o que se ama não regressa.

O que se vive
não começa.

E o sonho
nunca tem pressa.