Carcassonne

On dit qu’on y voit des châteaux
Grands comme ceux de Babylone.

Gustave Nadaud

.

Jamás verás Carcasona.
Extenuarás la Tierra entera
y aún volverás al barrio;

conocerás las ciudades famosas
que aparecen en las películas,
visitarás rancios museos

y grandes parques temáticos,
te dorarás al sol de playas
exóticas entre tetas morenas

y bíceps como tus piernas;
acudirás con tu bandera para
ver la final de la copa del mundo

al mismísimo fin del mundo,
un día helado de verano
pisarás la deshelada cima

de cualquier pisado ochomil,
y dejarás tu salud y tu alma
en alguna selva turística…

Y putearás la Tierra entera…
pero tú,  tampoco,
jamás verás Carcassonne.
.


ēgm. 2016

Tarás Shevchenko

Pensamiento


.
Fluye el agua hacia el mar azul
sin que nunca se agote;
busca el cosaco su destino,
pero el destino no halla.

Vaga el cosaco sin rumbo;
resuena el mar azul.
Resuena el corazón del cosaco
y su pensamiento le habla:

«¿A dónde vas, sin haber preguntado?
¿A quién has dejado?
¿A tu padre, a tu madre anciana,
a una joven muchacha?

En el extranjero la gente es distinta.
¡Es difícil convivir con ellos!
No tendrás con quien hablar,
a nadie con quien llorar.»

Se sienta el cosaco en el otro lado.
Resuena el mar azul.
Pensó que su destino hallaría,
pero encontró la desdicha.

Mientras tanto las grullas vuelan
hacia su casa formando uves.
Llora el cosaco. Los caminos por él recorridos
los cubren los matorrales.


Тарас Шевченко. Думка
Traducción de Vadym Ivanchuk (retocada)