René Char

Metales refrigerados


.
turista del crepúsculo
en tus parques
el filón del rayo
se pierde bajo tierra
oro nocturno

habitante de los núbiles espacios del amor
el verdín de las azadas ha florecido

liberador del círculo
justiciero de las corrientes inhumanas
después del sílex el yeso
la cabeza lejana nebulosa
minúscula en su matriz helada
esta cabeza no vale
el brazo fuerte que la desbroza
la piedra que la machaca
la ciénaga que la hunde
el lago que la ahoga
el cartucho de dinamita que la pulveriza
esta cabeza no vale
la paja que la come
el crimen que la honra
el momento que la mancha
el delirio que la denuncia
el escándalo que la recuerda
el puente que la atraviesa
la memoria que la rechaza

inencontrable sueño
árbol acostado en mi pecho
para desviar las fuentes rojas
¿deberé seguirte por mucho tiempo
en tu crecimiento eterno?
.


René Char. Métaux refroidis
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s