七 La roca

No desprecia el más inevitable
de los impulsos.
El pasado retransfigura el futuro.
Solo estimaciones. Y accidentes.

Ella sentía el vacío
de su bálano en los labios,
de su dura peña en la boca.
Marisma sin juncos.

El rey Bonsái constata que
la autocensura es
la más penosa de las humillaciones.

Aunque en verano la entrega
puede ser gratuita.

Y él necesitaba sentir su saliva,
su lengua, su garganta, sus dientes
devorando la roca de su debilidad.

Sí, lo juro.
Los acontecimientos han progresado
en una luz acogedora.
Porque las bicicletas
siempre van hacia el futuro.

El rey Bonsái cavila.
He ido hacia ti.

Solo eso.

(Cavilaciones del Rey Bonsái, y 7)
egm.2016