Mekomo Tutangha

Agua de magia


El sacerdote dice que cada siete días
hay un día de magia y realiza
un ritual en la cabaña que le han dejado
construir algo apartada del pueblo
al que acuden las mujeres y los niños.

Al terminar, el sacerdote rocía de agua
a los asistentes con una bola perforada
y las mujeres regresan a sus trabajos
y el agua se seca rápidamente
al cálido sol de la media-mañana.

Una de las chicas jóvenes sin embargo
se escabulle hacia la arboleda
junto al río, a reunirse con su amante
medio secreto, medio sabido
por más de la mitad del pueblo.

Allí se acarician, se abrazan,
se agitan y se estremecen, y después
de que el muchacho derrame un poco
de su esencia sobre el cuerpo de ella,
en la superficie y no en lo profundo,

pero tampoco en la tierra
para no ofender a su espíritu,
como le ha enseñado su padre,
se tienden bajo las quietas hojas
verdeazuladas de la arboleda.

Y él le dice muy suavemente a la chica:
«Así es como más me gustas,
cuando el sacerdote en el ritual
te ha mojado con el agua esa
que guarda en el bidón de hojalata».

Y ella le responde: «Eres tonto.
Eso es porque me he lavado
a primera hora y me he frotado
con flores y con hojas del árbol-take.
Eres el hombre más tonto del pueblo».

Y él le contesta encendido:
«¡No! ¡Es el agua! Es el agua de magia
del brujo blanco en la cabaña
lo que te pone tan linda.
¡Y ya eras la más linda del pueblo!»

Y aún discuten, y miran pasar el río,
y vuelven a empezar de nuevo, abrazándose
y agitándose y estremeciéndose,
mientras el árbol-take desde arriba
sonríe irónicamente en sus hojas.


Mekomo Tutangha. Eau de magie (poetes.fr)
Versión de Enrique Gutiérrez Miranda sobre la traducción al francés de Juliette Petimor

Fernando Pessoa

(Ricardo Reis)

Sigue tu destino


Sigue tu destino,
riega tus plantas,
ama a tus rosas.
El resto es la sombra
de árboles ajenos.

La realidad
siempre es o más o menos
de lo que queremos.
Solo nosotros somos siempre
iguales a nosotros mismos.

Suave es vivir solo.
Grande y noble es siempre
vivir sencillamente.
Deja el dolor en las aras
como exvoto a los dioses.

Mira de lejos la vida.
Nunca la interrogues.
Ella nada puede
decirte. La respuesta
está más allá de los dioses.

Pero serenamente
imita al Olimpo
en tu corazón.
Los dioses son dioses
porque no se piensan.


Fernando Pessoa. Segue o teu destino (arquivopessoa.net)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Segue o teu destino

Segue o teu destino,
Rega as tuas plantas,
Ama as tuas rosas.
O resto é a sombra
De árvores alheias.

A realidade
Sempre é mais ou menos
Do que nós queremos.
Só nós somos sempre
Iguais a nós-próprios.

Suave é viver só.
Grande e nobre é sempre
Viver simplesmente.
Deixa a dor nas aras
Como ex-voto aos deuses.

Vê de longe a vida.
Nunca a interrogues.
Ela nada pode
Dizer-te. A resposta
Está além dos deuses.

Mas serenamente
Imita o Olimpo
No teu coração.
Os deuses são deuses
Porque não se pensam.