Álvaro Pessoa

Ridículos


.
Todos los poemas de amor son
ridículos.
No serían poemas de amor si no fueran
ridículos.

También yo escribí en un tiempo poemas de amor,
como tantos otros,
ridículos.

Los poemas de amor, si hay amor,
deben ser
ridículos.

Pero, al final,
son las personas que nunca han escrito
poemas de amor
las que son
ridículas.

Ojalá volviese el tiempo en que escribía,
sin fijarme en ello,
poemas de amor
ridículos.

Lo cierto es que hoy
son mis recuerdos
de aquellos poemas de amor
los que son
ridículos.

(Todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son por naturaleza
ridículas).
.


Fernando Pessoa (Álvaro de Campos). Todas as cartas de amor são ridículas
Transversión de Enrique Gutiérrez Miranda

Pessoa nunca escribió este poema, ni tampoco Álvaro de Campos; escribió otro. Que habla de cartas, de cartas de amor. (Tan mediocremente traducido al castellano como suele estarlo la poesía portuguesa). En realidad solo hay que substituir la palabra poemas por cartas para obtener la traducción del poema de Pessoa/Campos.
Pero yo no he querido traducir el poema. Más bien lo he transvertido, o pervertido. Porque se me ha ocurrido que los poemas de amor (el 66,666 por ciento de la poesía universal) son bastante ridículos. Y porque sí, porque me ha salido de los bulbos raquídeos. Las quejas y gimoteos, al Arquivo Pessoa.