Ese monstruo

que gime desde las profundidades,
que se acerca, que avanza y se retrae,
que huye y embiste, que se retuerce,

se encorva y se encrespa, se vela, obsceno
se exhibe ingente, que se desfigura
y postra en el abismo devastado,

ese monstruo que es, no es, está,
se apura, permanece, crece, cede,
desaparece, se vuelve, y se evade

con las neblinas del amanecer,
en la vaguedad del resquebrajado
crepúsculo, que amaga con llegar

—ese monstruo–— y trastocar, aturdir
la mente, el día y el nimio planeta
desorbitado, que se desmorona,

que amenaza el orden-caos del cosmos,
que no llega, que regresa inflamado
a ocupar su espacio de carne y piedra,

que se disipa en la inexactitud
del oleaje, en la fluctuación de
la arena renuente de la resaca,

ese, ese monstruo, que es, no es,
que existe antes de ser, denso, incorpóreo,
ese monstruo, irreversible y efímero,

que desde el silencio se alza inmenso
—y se desvanece— contra el silencio,
ese indeciso monstruo: el poema.

egm.2017

André Velter

El artillero de Orión


Para nombrar a un poeta
que no tenía mentalidad de serlo,
y pienso en Blaise Cendrars,
habría que andar de aquí para allá,
brincar en la plaza,
torcerse el tobillo derecho,
beber cerveza con los legionarios,
reír bajo las estrellas,
correr a pesarse en una farmacia,
no parar,

destrozar barajas,
remendar planisferios,
improvisar un terceto de amor de 80 kilos,
visionar muchas películas aceleradas,
mentir a cada paso sin dejar de ser franco
como el oro que se acaba de robar,
no parar,

aprender a escribir con la mano izquierda,
bailar con los paisajes que desfilan
por las ventanillas de los trenes,
embarcarse hacia Panamá o Brasil,
tener nostalgia sin pertenecer a ningún sitio,
saltar sobre una marquesa a las cinco en punto,
recorrer París una noche de invierno
desde Batignolles hasta el Barrio Latino,
no parar,

cambiar de ritmo en cuanto se atraviesa la cadencia,
reconocer a François Villon en la calle Arbre-sec,
amar a una actriz de gira en el extremo del mundo,
partirle el bautismo y si es posible el maxilar
a las damiselas del patinaje literario,
volver a toda prisa e irse,
estar en todas partes,
no parar,

despertarse de repente en plena tarde,
reconciliarse con el tipo
que te ha dejado KO el día anterior,
bañarse en las aguas del lago Ilmen
sin preocuparse demasiado de Nóvgorod,
no esperar nunca,
no releer los artículos
que uno ha publicado en los periódicos,
encontrar el nombre de la madre,
no parar,

acariciar dulcemente los ojos de una desconocida,
no tener miedo,
no dar el cambio más que con dinero falso,
no parar, no parar, no parar,
sobre todo no parecerse a los poetas
que se tienen por poetas,
pero precipitarse en la vida de la poesía
atravesando la poesía de la vida.


André Velter. L’artilleur d’Orion (books.google.es)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

L’artilleur d’Orion

Pour dire un poète qui n’avait pas la tête de l’emploi
Et je pense à Blaise Cendrars
Il faudrait se promener de long en large
Sauter sur place
Se tordre la cheville droite
Boire des bières avec des légionnaires
Rire sous les étoiles
Courir se peser dans une pharmacie
Ne pas s’arrêter

Déchirer des cartes à jouer
Rafistoler des planisphères
Improviser un tercet d’amour de 80 kilos
Visionner plusieurs films en accéléré
Mentir à tout bout de champ sans cesser d’être franc comme l’or que l’on vient de voler
Ne pas s’arrêter

Apprendre à écrire de la main gauche
Danser avec les paysages qui défilent aux fenêtres des trains
S’embarquer pour Panama ou le Brésil
Avoir le mal du pays en se disant de nulle part
Enjamber une marquise à cinq heures
Arpenter Paris une nuit d’hiver des Batignolles jusqu’au Quartier Latin
Ne pas s’arrêter

Changer de rythme dès qu’on traverse la cadence
Reconnaître François Villon rue de l’Arbre-sec
Aimer une actrice qui tourne au bout du monde
Claquer le beignet et si possible le maxillaire aux demi-sels du patinage littéraire
Revenir en vitessse et partir
Ëtre partout
Ne pas s’arrêter

Se réveiller en sursaut en plein après-midi
Se réconcilier avec le type qui vous a mis KO la veille
Se baigner dans les eaux du lac Ilmen sans trop se soucier de Novgorod
Ne jamais s’attendre
Ne pas relire les articles qu’on fait paraître dans les journaux
Retrouver le nom de sa mère
Ne pas s’arrêter

Caresser doucement les yeux d’une inconnue
Ne pas avoir peur
Ne donner le change qu’avec de la fausse-monnaie
Ne pas s’arrêter ne pas s’arrêter ne pas s’arrêter
Surtout ne pas ressembler aux poètes qui se prennent pour des poètes
Mais s’engouffrer dans la vie de la poésie
En traversant la poèsie de la vie.

Fernando Pessoa

(Alberto Caeiro)

La guerra, que aflige con sus escuadrones al Mundo


La guerra, que aflige con sus escuadrones al Mundo,
es el perfecto ejemplo del error de la filosofía.

La guerra, como todo lo humano, quiere alterar.
Pero la guerra, más que nada, quiere alterar y alterar mucho
y alterar deprisa.

Pero la guerra inflige la muerte.
Y la muerte es el desprecio del Universo por nosotros.
Al tener por consecuencia la muerte, la guerra prueba que es falsa.
Al ser falsa, prueba que es falso todo su querer-alterar.

Dejemos al universo exterior y a los otros hombres
donde la Naturaleza los ha puesto.

Todo es orgullo e inconsciencia.
Todo es querer moverse, hacer cosas, dejar rastro.
Hacia el corazón y el comandante de los escuadrones
regresa a bocados el universo exterior.

La química directa de la Naturaleza
no deja espacio libre para el pensamiento.

La humanidad es una revuelta de esclavos.
La humanidad es un gobierno usurpado por el pueblo.
Existe porque ha usurpado, pero yerra porque usurpar es no tener derecho.

¡Dejad existir al mundo exterior y a la humanidad natural!
¡Paz a todas las cosas pre-humanas, incluso al Hombre,
paz a la esencia enteramente exterior del Universo!


Fernando Pessoa. A guerra, que aflige com os seus esquadrões o Mundo
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

A guerra, que aflige com os seus esquadrões o Mundo

A guerra, que aflige com os seus esquadrões o Mundo,
É o tipo perfeito do erro da filosofia.

A guerra, como tudo humano, quer alterar.
Mas a guerra, mais do que tudo, quer alterar e alterar muito
E alterar depressa.

Mas a guerra inflige a morte.
E a morte é o desprezo do Universo por nós.
Tendo por consequência a morte, a guerra prova que é falsa.
Sendo falsa, prova que é falso todo o querer-alterar.

Deixemos o universo exterior e os outros homens onde a Natureza os pôs.

Tudo é orgulho e inconsciência.
Tudo é querer mexer-se, fazer coisas, deixar rasto.
Para o coração e o comandante dos esquadrões
Regressa aos bocados o universo exterior.

A química directa da Natureza
Não deixa lugar vago para o pensamento.

A humanidade é uma revolta de escravos.
A humanidade é um governo usurpado pelo povo.
Existe porque usurpou, mas erra porque usurpar é não ter direito.

Deixai existir o mundo exterior e a humanidade natural!
Paz a todas as coisas pré-humanas, mesmo no homem,
Paz à essência inteiramente exterior do Universo!

Estromatolitos

Learn to cope with a world
Which is built entirely of fake
Kenneth Rexroth

a.
Lo que la ardilla dijo:
El ilusionista abstracto
—¿dónde está mi nuez?—
se ríe de sus crédulos clientes.

b.
Lo que dijo el bonobo:
El voyerismo ha dejado de ser
una actividad privada y vergonzante
para convertirse en una actitud
pública, abierta y generalizada.

c.
Lo que dijo el cárabo:
En meteorología económica
nunca llovió que no escampara,
hasta ahora.

d.
Lo que el dragón dijo:
Quien ignora lo que tiene
—aquí escondo mi tesoro—
no llega a sospechar lo que le quitan.

e.
Lo que dijo el elefante:
Nunca digas
de esta agua no beberé
ni tampoco
esto siempre lo recordaré.

f.
Lo que el fénix dijo:
Si volviera a nacer,
volvería a morir;
eso es lo único imperecedero.

g.
Lo que dijo la golondrina:
Cuando me fui
dejé algo de mí aquí;
cuando volví
algo allí quedó de mí.

h.
Lo que la hiena dijo:
En serio, los que son incapaces
de reírse de sí mismos
tampoco suelen comprender
que otros puedan hacerlo.

i.
Lo que dijo la iguana:
Tridimensionemos multilateralmente
—¿dónde está mi goniómetro?—
la circulatura del cuadro.

j.
Lo que dijo el jilguero:
En el subconsciente solo hay alpiste,
y cualquier arte en teoría
surgido de él es un triste alpiste.

k.
Lo que el koala dijo:
Intrometarreflexiono yo que
no me libro nunca de aparecer
en todo alfabeto de animalitos,
con mi mimosidad prefabriĸada.

l.
Lo que dijo el loro:
El refrán, lo que tiene
es que, sea como sea, se emplea
solo cuando conviene.

m.
Lo que la mantis dijo:
Cuando todo el mundo
pretende ser diferente,
sucede que todo el mundo
es igual que los demás.

n.
Lo que dijo la nécora:
Mientras cantan las sirenas yo huyo
—¿dónde está mi melocotón?—
al fondo de los mares silenciosos.

ñ.
Lo que dijo el ñu:
Otro día que fracasa
en su intento de vencerme,
abatirme y devorarme…
Otro día más que pasa.

o.
Lo que la ostra dijo:
El silencio habla más, y más claro,
—¿dónde está mi perla?—
cuanto más quiere ocultar.

p.
Lo que dijo el pulpo:
Hagamos una detenida reflexión acerca
de la circunstancia sincrónica actual.
Y las manitas, quietas.

q.
Lo que dijo la quimera:
El despertar de la utopía
—¿dónde está mi isla?—
siempre produce monstruos.

r.
Lo que la rana dijo:
Si no recuerdas tus propias palabras
quizá pensarás que lo que te dicen
los demás no son más que tonterías,
pero podrían ser solo respuestas
a tus memeces previas.

s.
Lo que la sanguijuela dijo:
Mientras la desigualdad sea
norma y no excepción, la felicidad
podrán permitírsela solo
los egotistas y los inconscientes.

t.
Lo que dijo el topo:
Lo que entiendes
es lo que ves; lo que no ves
—¿dónde están mis gafas?—
es lo que existe.

u.
Lo que dijo la urraca:
La búsqueda de la belleza puede
llevaros a la estupidez; la búsqueda
de la verdad conduce a la verdad,
y por ende a la belleza.

v.
Lo que la vaca dijo:
No. Y ya me lo han preguntado antes.
Yo no doy leche. Me la quitan.
Que no es lo mismo.

w.
Lo que dijo el wapití:
Imbécil es quien no hace lo que tú
y equivocado quien no piensa como tú;
para otros hay un equivocado imbécil en ti.

x.
Lo que dijo el xifóforo:
Una convergente circunvolución continua
en inmersión horizontal
—¿dónde va mi río?—
es esperar un amor improbable.

y.
Lo que dijo el yacaré:
¿Sueñan los borregos
con androides filósofos?
¿Soñaban los neandertales
con focas verticales?

z.
Lo que la zorra dice:
¿Quién creó al Hombre? No cabe duda:
Dios.
¿Pero quién creó a Dios? No hay duda:
el Hombre.

egm.2017


“Estromatolitos” era un doble blog, bilingüe, en el que yo publicaba poemas propios o ajenos y algunas ilustraciones. Me cansé y decidí eliminarlo, pero antes pensé en guardar los textos breves, frases, algún poemilla, para que no se perdieran. Al ir copia-pegando fue ocurriéndoseme la idea de agruparlos, después me acordé del Bestiario de Kenneth Rexroth y concluí poniendo cada texto en la voz de algún animalito, a veces fantástico. Así fue la cosa. Y de ahí el título.
Kenneth Rexroth. Un bestiario

 

Anne Carson

La lista de líquidos de Dios


Era una ventosa noche de noviembre.
Las hojas arrancadas cruzaban la ventana.
Dios tenía el libro de la vida abierto en PLACER

y sostenía las páginas con una mano
debido al viento de la puerta.
Porque hice su carne como un tamiz

escribió Dios en la parte superior de la página
y luego enumeró en orden:
Alcohol
Canciones
Gratitud
Lágrimas
Memoria
Sangre
Semen
Tiempo


Anne Carson. God’s List Of Liquids (books.google.es)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

God’s List of Liquids

It was a November night of wind.
Leaves tore past the window.
God had the book of life open at PLEASURE
and was holding the pages down in one hand
because of the wind from the door.
For I made their flesh as a sieve

wrote God at the top of the page
and then listed in order:
Alcohol
Blood
Gratitude
Memory
Semen
Song
Tears
Time.

Chun Xia Tao

¿Qué es el amor?


什么是爱

我爱你
你爱他
他爱他
爱是美好的
爱情是痛苦的

Was ist liebe

ich lieb dich
du liebst ihn
er liebt ihn
lieben ist wunderschön
die liebe ist schmerz

Mi a szerelem

én szeretlek téged
te szereted őt
ő szereti őt
szeretni csodaszép
a szerelem győtrelem

What is love

i love you
you love him
he loves him
to love is wonderful
love is pain

Cos’è l’amore

io amo te
tu ami lui
lui ama lui
amare è meraviglioso
l’amore è dolore

Ce-i dragostea

eu te iubesc pe tine
tu îl iubeşti pe el
el îl iubeşte pe el
a iubi este frumos
dragostea e durere


Qu’est-ce qui est l’amour ?

je t’aime
tu l’aimes
il s’aime
aimer est merveilleux
l’amour est douleur

O que é o amor?

eu ámote
ti ámalo
el ámase
amar é marabilloso
o amor é dor

Què és l’amor?

jo t’estimo
tu l’estimes
ell s’estima
estimar és meravellós
l’amor és dolor

¿Qué es el amor?

yo te amo
tú lo amas
él se ama
amar es maravilloso
el amor es dolor


Chun Xia Tao. 什么是爱

Xu Lizhi

Me tragué una luna hecha de hierro


Me tragué una luna hecha de hierro
Ellos la llaman tuerca
Me tragué el agua con residuos industriales
los papeles del desempleo
Encorvados sobre las máquinas mueren jóvenes
Me tragué el trabajo duro y la miseria
Me tragué las pasarelas de metal, la vida herrumbrosa
Ya no puedo tragar más
Todo lo que he tragado sale ahora por mi garganta
recubriendo la tierra de mis antepasados
en un vergonzante poema.

19 de diciembre de 2013


Xu Lizhi. 我咽下一枚铁做的月亮 / I Swallowed a Moon Made of Iron (libcom.org)
Versión de Enrique Gutiérrez Miranda

我咽下一枚铁做的月亮

我咽下一枚铁做的月亮
他们把它叫做螺丝
我咽下这工业的废水,失业的订单
那些低于机台的青春早早夭亡
我咽下奔波,咽下流离失所
咽下人行天桥,咽下长满水锈的生活
我再咽不下了
所有我曾经咽下的现在都从喉咙汹涌而出
在祖国的领土上铺成一首
耻辱的诗


I Swallowed a Moon Made of Iron

I swallowed a moon made of iron
They refer to it as a nail
I swallowed this industrial sewage, these unemployment documents
Youth stooped at machines die before their time
I swallowed the hustle and the destitution
Swallowed pedestrian bridges, life covered in rust
I can’t swallow any more
All that I’ve swallowed is now gushing out of my throat
Unfurling on the land of my ancestors
Into a disgraceful poem.

 

Victor Cavallo

Es lo suficiente


Es lo suficiente para comprar una botella de vodka
un quilo de naranjas una hamburguesa el pan redondo una cerveza
un paquete de marlboro.
Y luego me como la hamburguesa con el pan redondo tostado y
bebo la cerveza y fumo un marlboro y luego exprimo dos
naranjas con el vodka.
Y luego salgo y encuentro al coño más grande de mi
vida con los ojos verdes y las pestañas negras y la boca
roja y las manos nerviosas y joder decidimos no
hacer ninguna película no escribir ninguna gilipollez no recitar
ninguna cagada y no ir al campo
y no ocuparnos de la casa ni de la mierda ni del
pelo ni de los comunistas.
Yo tiro al río la gabardina de mi hermano
yo compro entradas para el partido roma-river plate
yo levanto los ojos de la basura
yo acompaño a mi hijo al paraíso total
sin ningún peligro ni gas ni electricidad ni política
ni vasos ni cuchillos ni habitaciones de entarimado.
Y ella desaparece como las horas y aparece como las horas
y me la suda la pensión y me la suda morir
me la sudan los fascistas y en cualquier sitio me echo un sueño
y siempre tengo ganas de besarla y los árboles
respiran y las nubes de mierda se resquebrajan
y desde dentro parten cohetes luminosos
y en cualquier sitio estoy vivo y no tengo ningún miedo
de los rinocerontes ni de las serpientes ni de las citas
y lanzo el casco y salgo de la trinchera de los hombros de plomo
y mando a tomar por culo a todos los gilipollas rompehuevos de la tierra
y grito como una naranja estelar
y viajo en la luz de la piña y cago chicles de oro
en la cara de los nazi-higienistas putos
friegaváteres. Perder el tiempo de la vida
en lustrar los bidés y conservar los vasos
y sonreír con el culo apretado y envejecer
como los demás gilipollas antes de nosotros.
Putos cagones falsos y cobardes.
Ella aparecerá. Quemando los tampax del alma sangrante.
Aparecerá con los ojos verdes y pestañas negras y boca roja
alma luminosa como arcoíris puro
raíz que explica con toda claridad por qué esta mierda es una mierda
y acabaré de vivir la vida con el miedo de vivir la vida.


Victor Cavallo. Ce n’ho abbastanza
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Ce n’ho abbastanza

ce n’ho abbastanza per comprarmi una bottiglia di vodka
un chilo di arance un amburg il pane tondo una birra
un pacchetto di marlboro.
E poi mangio l’amburg col pane tondo tostato e
bevo la birra e fumo la marlboro e poi spremo due
arance con la vodka.
E poi esco e incontro la più grande figa della mia
vita con gli occhi verdi e le ciglia nere e la bocca
rossa e le mani nervose e decidiamo cazzo di non
fare nessun film di non scrivere nessuna stronzata di non recitare
nessuna cagata e di non andare in campagna
e di non occuparci della casa né della merda né dei
capelli né dei comunisti.
Io butto nel fiume il trench di mio fratello
io compro i biglietti per la partita roma-river plate
io raccolgo gli occhi nella spazzatura
io accompagno mio figlio nel paradiso totale
senza nessun pericolo né gas né elettricità né politica
né bicchieri né coltelli né stanze di pavimento.
E lei scompare come le ore e appare come le ore
e me ne frego della pensione e me ne frego di morire
me ne frego dei fascisti e dovunque mi sdraio sogno
e ho sempre voglia di baciarla e gli alberi
respirano e le nuvole di merda si spaccano
e da dentro partono razzi luminosi
e dovunque sono vivo e non ho nessuna paura
né dei rinoceronti né dei serpenti né degli appuntamenti
e butto via l’elmetto e esco dalla trincea delle spalle di piombo
e mando affanculo tutti gli stronzi cagacazzi della terra
e grido come un’arancia stellare
e viaggio nella luce dell’ananas e cago cicche d’oro
sulla faccia dei nazi-igienisti maledetti
puliscicessi. Buttare via il tempo della vita
a lucidare i bidè e conservare i bicchieri
e sorridersi a culo sbarrato e invecchiare
come i più stronzi prima di noi.
Maledetti cagoni falsi e vigliacconi.
lei apparirà. Bruciando i tampax dell’anima sanguinante.
apparirà con gli occhi verdi e ciglia nere e bocca rossa
anima luminosa come arcobaleno puro
radice che spiega con tutta la chiarezza perché questa merda è merda
e finirò di vivere la vita con la paura di vivere la vita.

Fernando Pessoa

(Álvaro de Campos)

Al final, la mejor manera de viajar es sentir


Al final, la mejor manera de viajar es sentir.
Sentirlo todo de todas las maneras.
Sentirlo todo excesivamente,
porque todas las cosas son en verdad excesivas
y toda la realidad es un exceso, una violencia,
una alucinación extraordinariamente nítida
que vivimos todos en común con la furia de las almas,
el centro hacia donde tienden las extrañas fuerzas centrífugas
que son las psiques humanas en su conjunto de sentidos.

Cuanto yo más sienta, cuanto yo más sienta como varias personas,
cuantas más personalidades tenga,
cuanto más intensamente, estridentemente las tenga,
cuanto más simultáneamente sienta con todas ellas,
cuanto más unificadamente diverso, dispersamente atento
esté, sienta, viva, sea,
más poseeré la existencia total del Universo,
más completo seré en el espacio entero afuera,
más análogo seré a Dios, sea él quién fuere,
porque, sea él quién fuere, ciertamente lo es Todo,
y fuera de Él solo hay Él, y Todo para Él es poco.

Cada alma es una escalera hacia Dios,
cada alma es un pasillo-Universo hacia Dios,
cada alma es un río corriendo por las orillas de lo Externo
hacia Dios y en Dios con un lúgubre susurro.

¡Sursum corda! ¡Elevad las almas! ¡Toda la Materia es Espíritu,
porque Materia y Espíritu son apenas nombres confusos
dados a la gran sombra que empapa lo Exterior en sueño
y funde en Noche y Misterio el Universo Excesivo!
¡Sursum corda! En la noche me despierto, el silencio es grande.
Las cosas, de brazos cruzados sobre el pecho, reparan
con una tristeza noble en mis ojos abiertos
que las ven como vagos bultos nocturnos en la noche negra.
¡Sursum corda! Me despierto en la noche y me siento diverso.
Todo el Mundo con su forma visible de costumbre
yace en el fondo de un pozo y hace un ruido confuso.
Lo escucho, y en mi corazón un gran pasmo solloza.

¡Sursum corda! ¡Oh Tierra, jardín colgante, cuna
que mece el Alma dispersa de la humanidad sucesiva!
¡Madre verde y florida, todos los años reciente,
todos los años vernal, estival, otoñal, hiemal,
todos los años celebrando a manos llenas las fiestas de Adonis
en un rito anterior a todas las significaciones,
en un gran culto en tumulto por las montañas y los valles!
¡Gran corazón palpitando en el pecho desnudo de los volcanes,
gran voz despertando en cataratas y mareas,
gran bacante ebria del Movimiento y la Mudanza,
en brote de vegetación y florescencia rompiendo
tu propio cuerpo de tierra y rocas, tu cuerpo sumiso
a tu propia voluntad trastornadora y eterna!
¡Madre cariñosa y unánime de los vientos, los mares, los prados,
vertiginosa madre de los vendavales y ciclones,
madre caprichosa que hace vegetar y secar,
que perturba a las propias estaciones y confunde
en un beso inmaterial los soles y las lluvias y los vientos!

¡Sursum corda! ¡Reparo en ti y todo yo soy un himno!
Todo en mí, como un satélite de tu dinámica íntima,
gira serpenteando hasta quedar como un anillo
neblinoso de sensaciones reminiscentes y vagas
en torno a tu bulto interno túrgido y fervoroso.

¡Ocupa de toda tu fuerza y de todo tu poder caliente
mi corazón a ti abierto!
Como una espada traspasando mi ser erguido y extático,
intersecciona con mi sangre, con mi piel y mis nervios,
tu movimiento continuo, contiguo a ti misma siempre.

Soy un monte confuso de fuerzas llenas de infinito
tendiendo a todas las direcciones hacia todos los puntos del espacio.
La Vida, esa cosa enorme, es lo que sujeta todo y todo une
y hace que todas las fuerzas que rabian dentro de mí
no pasen de mí, no quiebren mi ser, no partan mi cuerpo,
no me proyecten, como una bomba de Espíritu que estalla
en sangre y carne y alma espiritualizados, hacia entre las estrellas,
más allá de los soles de otros sistemas y de los astros remotos.

Todo lo que hay dentro de mí tiende a volver a ser todo.
Todo lo que hay dentro de mí tiende a arrojarme al suelo,
al vasto suelo supremo que no está encima ni debajo
sino bajo las estrellas y los soles, bajo las almas y los cuerpos
por una oblicua posesión de nuestros sentidos intelectuales.

Soy una llama ascendente, pero asciendo hacia abajo y hacia arriba,
asciendo hacia todas partes al mismo tiempo; soy un globo
de llamaradas explosivas buscando a Dios y quemando
la costra de mis sentidos, el muro de mi lógica,
mi inteligencia limitadora y helada.

Soy una gran máquina movida por grandes correas
de las que solo veo el extremo que alcanza mis tambores;
el resto va más allá de los astros, pasa más allá de los soles
y nunca parece llegar al tambor del que parte…

Mi cuerpo es el centro de un volante asombroso e infinito,
siempre en vertiginosa marcha en torno a sí mismo,
cruzándose en todas las direcciones con otros volantes
que se entrepenetran y mezclan; porque esto no está en el espacio,
aunque no sé dónde, espacial de otra manera-Dios.

Dentro de mí están sujetos y atados al suelo
todos los movimientos que componen el Universo,
la furia minuciosa de los átomos,
la furia de todas las llamas, la rabia de todos los vientos,
la espuma furiosa de todos los ríos que se precipitan,
y la lluvia, como piedras lanzadas con catapultas
por enormes ejércitos de enanos escondidos en el cielo.

Soy un formidable dinamismo obligado al equilibrio
de estar dentro de mi cuerpo y no desbordar de mi alma.
Ruge, estalla, vence, quiebra, retumba, sacude,
vibra, tiembla, espuma, vienta, invade, explota.
Piérdete, trasciéndete, circúndate, vívete, rompe y huye.
¡Sé con todo mi cuerpo todo el universo y la vida,
arde con todo mi ser todas las llamas y luces,
rasga con toda mi alma todos los relámpagos y fuegos,
sobrevíveme en mi vida en todas las direcciones!


Fernando Pessoa. Afinal, a melhor maneira de viajar é sentir (faltacumprirportugal.blogs.sapo.pt)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Afinal, a melhor maneira de viajar é sentir

Afinal, a melhor maneira de viajar é sentir.
Sentir tudo ele todas as maneiras.
Sentir tudo excessivamente
Porque todas as coisas são, em verdade excessivas
E toda a realidade é um excesso, uma violência,
Uma alucinação extraordinariamente nítida
Que vivemos todos em comum com a fúria das almas,
O centro para onde tendem as estranhas forças centrífugas
Que são as psiques humanas no seu acordo de sentidos.

Quanto mais eu sinta, quanto mais eu sinta como várias pessoas,
Quanto mais personalidades eu tiver,
Quanto mais intensamente, estridentemente as tiver,
Quanto mais simultaneamente sentir com todas elas,
Quanto mais unificadamente diverso, dispersadamente atento,
Estiver, sentir, viver, for,
Mais possuirei a existência total do universo,
Mais completo serei pelo espaço inteiro fora,
Mais análogo serei a Deus, seja ele quem for,
Porque, seja ele quem for, com certeza que é Tudo,
E fora d’EIe há só EIe, e Tudo para Ele é pouco.

Cada alma é uma escada para Deus,
Cada alma é um corredor-Universo para Deus,
Cada alma é um rio correndo por margens de Externo
Para Deus e em Deus com um sussurro soturno.

Sursum corda! Erguei as almas! Toda a Matéria é Espírito,
Porque Matéria e Espírito são apenas nomes confusos
Dados à grande sombra que ensopa o Exterior em sonho
E funde em Noite e Mistério o Universo Excessivo!
Sursum corda! Na noite acordo, o silêncio é grande.
As coisas, ele braços cruzados sobre o peito, reparam
Com uma tristeza nobre para os meus olhos abertos
Que as vê como vagos vultos nocturnos na noite negra.
Sursum corda! Acordo na noite e sinto-me diverso.
Todo o Mundo com a sua forma visível do costume,
Jaz no fundo dum poço e faz um ruído confuso.
Escuto-o. e no meu coração um grande pasmo soluça.

Sursum corda! Ó Terra, jardim suspenso, berço
Que embala a Alma dispersa da humanidade sucessiva!
Mãe verde e florida todos os anos recente,
Todos os anos vernal, estival, outonal, hiemal
Todos os anos celebrando às mancheias as festas de Adónis
Num rito anterior a todas as significações,
Num grande culto em tumulto pelas montanhas e os vales!
Grande coração pulsando no peito nu dos vulcões,
Grande voz acordando em cataratas e mares,
Grande bacante ébria do Movimento e da Mudança,
Em cio de vegetação e florescência rompendo
Teu próprio corpo de terra e rochas, teu corpo submisso
À tua própria vontade transtornadora e eterna!
Mãe carinhosa e unânime dos ventos, dos mares, dos prados,
Vertiginosa mãe dos vendavais e ciclones,
Mãe caprichosa que faz vegetar e secar.
Que perturba as próprias estações e confunde
Num beijo imaterial os sóis e as chuvas e os ventos!

Sursum corda! Reparo para ti e todo eu sou um hino!
Tudo em mim como um satélite da tua dinâmica íntima
Volteia serpenteando ficando como um anel
Nevoento, de sensações reminiscidas e vagas,
Em torno ao teu vulto interno túrgido e fervoroso.

Ocupa de toda a tua força e de todo o teu poder quente
Meu coração a ti aberto!
Como uma espada trespassando meu ser erguido e extático,
Intersecciona com o meu sangue, com a minha pele e os meus nervos,
Teu movimento contínuo, contíguo a ti própria sempre.

Sou um monte confuso de forças cheias de infinito
Tendendo em todas as direcções para todos os lados do espaço,
A Vida, essa coisa enorme, é que prende tudo e tudo une
E faz com que todas as forças que raivam dentro de mim
Não passem de mim, não quebrem meu ser, não partam meu corpo,
Não me arremessem, como uma bomba de Espírito que estoira
Em sangue e carne e alma espiritualizados para entre as estrelas,
Para além dos sóis de outros sistemas e dos astros remotos.

Tudo o que há dentro de mim tende a voltar a ser tudo.
Tudo o que há dentro de mim tende a despejar-me no chão,
No vasto chão supremo que não está em cima nem em baixo
Mas sob as estrelas e os sóis, sob as almas e os corpos
Por uma oblíqua posse dos nossos sentidos intelectuais.

Sou uma chama ascendendo, mas ascendo para baixo e para cima,
Ascendo para todos os lados ao mesmo tempo, sou um globo
De chamas explosivas buscando Deus e queimando
A crosta dos meus sentidos, o muro da minha lógica,
A minha inteligência limitadora e gelada.

Sou uma grande máquina movida por grandes correias
De que só vejo a parte que pega nos meus tambores,
O resto vai para além dos astros, passa para além dos sóis,
E nunca parece chegar ao tambor donde parte…

Meu corpo é um centro dum volante estupendo e infinito
Em marcha sempre vertiginosamente em torno de si,
Cruzando-se em todas as direcções com outros volantes,
Que se entrepenetram e misturam, porque isto não é no espaço
Mas não sei onde espacial de uma outra maneira-Deus.

Dentro de mim estão presos e atados ao chão
Todos os movimentos que compõem o universo,
A fúria minuciosa […] dos átomos
A fúria de todas as chamas, a raiva de todos os ventos,
A espuma furiosa de todos os rios, que se precipitam,
E a chuva como pedras atiradas de catapultas

De enormes exércitos de anões escondidos no céu.

Sou um formidável dinamismo obrigado ao equilíbrio
De estar dentro do meu corpo, de não transbordar da minh’alma.
Ruge, estoira, vence, quebra, estrondeia. sacode,
Freme, treme, espuma, venta, viola, explode.
Perde-te, transcende-te, circunda-te, vive-te, rompe e foge,
Se com todo o meu corpo todo o universo e a vida,
Arde com todo o meu ser todos os lumes e luzes ,
Risca com toda a minha alma todos os relâmpagos e fogos
Sobrevive-me em minha vida em todas as direcções!

Paulo Henriques Britto

Mosaico


Los días amontonándose,
como si rumbo a un sentido,
algo que se asemejase
a una meta, o un destino,

mas formando (sin saberlo
—claro— ¿qué saben los días?)
una estructura en relieve,
casi una marquetería,

con patrón indescifrable
(por no seguir un proyecto),
pero incluso así un refugio,
un remedio contra el miedo

a que no tenga patrón,
ni proyecto, ni destino
el mundo; nada sino
amontonarse los días.


Paulo Henriques Britto. Mosaico
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Mosaico

Os dias a amontoar-se
como se rumo a um sentido,
algo que se assemelhasse
a uma meta, ou um destino,

mas formando (sem sabê-lo,
claro — o que sabem os dias?)
uma estrutura em relevo,
espécie de marchetaria,

com padrão indecifrável
(por não seguir um projeto),
mas assim mesmo um resguardo,
um remédio contra o medo

de nada haver — nem padrão,
nem projeto, nem destino
no mundo, nada senão
o amontoar-se dos dias

Paulo Henriques Britto

Circular


En este instante, y en algún lugar,
alguien piensa justo la misma cosa
que tú estabas a punto a decir.
Así es. Y esta no es la primera vez.

La originalidad no tiene vez
en el mundo, ni tiempo, ni lugar.
Lo que tú hagas no cambiará cosa
alguna. Perder el tiempo es decir

lo que sea que tengas que decir.
Aunque pareciera que de esta vez
algo importante va a tener lugar,
no piques: es siempre la misma cosa.

Sí. Da lo mismo decir cualquier cosa
o incluso llegarse a contradecir.
Es mejor callar para siempre, en vez
de quedarse todo el tiempo, o en lugar

de ir al mundo, sin salir del lugar,
diciendo aún siempre la misma cosa
que nunca fue necesario decir.
Como hace este poema. Tal vez.


Paulo Henriques Britto. Circular (nsantand.wordpress.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Circular

Neste mesmo instante, em algum lugar,
alguém está pensando a mesma coisa
que você estava prestes a dizer.
Pois é. Esta não é a primeira vez.

Originalidade não tem vez
neste mundo, nem tempo, nem lugar.
O que você fizer não muda coisa
alguma. Perda de tempo dizer

O que quer que você tenha a dizer.
Mesmo parecendo que desta vez
algo de importante vai ter lugar,
não caia nessa: é sempre a mesma coisa.

Sim. Tanto faz dizer coisa com coisa
ou simplesmente se contradizer.
Melhor calar-se para sempre, em vez
de ficar o tempo todo a alugar

todo mundo, sem sair do lugar,
dizendo sempre, sempre, a mesma coisa
que nunca foi necessário dizer.
Como faz este poema. Talvez.

 

Xillus Xavier

El accidente de coche de Chuck


Un somnoliento Chuck Norris
iba conduciendo su Ford Taurus
y, adormilado, se saltó un semáforo.
Chocó contra un Mustang,
del que saltaron unos matones
pandilleros dispuestos a pelear.

Pero, qué sorpresa,
hubo miedo en sus ojos
cuando Chuck salió del sedán.
Viéndose en peligro,
«¡El Ranger de Texas!» exclamaron varios
y echaron a correr.

Pero Norris les gritó «¡Alto!
¡Ha sido culpa mía!
Chicos, no tenéis por qué preocuparos.
Aceptad mis disculpas;
estoy realmente apesadumbrado
por causar este desastre».

«¿De veras?», dijo uno.
«¡Creí que estábamos muertos!»,
respondió otro riéndose.
El viejo Chuck con una sonrisa
dijo: «Solo estaba bromeando, tío»,
y empezó a patearlos con todas sus ganas.


Xillus Xavier. The Chuck Wagon Incident (poemhunter.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Chuck Wagon Incident

A sleepy Chuck Norris
was driving his Taurus,
and dozing, ran a red light.
He t-boned a Mustang,
and out climbed a young gang
of hoodlums ready to fight.

But oh the surprise,
the fear in their eyes
once Chuck stepped from his sedan.
Now feeling in danger,
‘The Texas Ranger! ‘ a few of them screamed
as they ran.

But Norris yelled, ‘Halt!
It was all my fault!
You boys got no reason to stress.
Accept my apology;
know that I’m solemnly
sorry for causing this mess.’

‘For real? ‘, one said.
‘I thought we were dead! ‘,
another replied with a laugh.
Ole’ Chuck just grinned,
said, ‘Just kidding men’,
then roundhouse kicked them in half.

John Thorkild Ellison

La poesía puede dañar su salud


El día en que mi médico murió
por fumar, me compré un puro gigante.
Estaba de broma, supongo yo,
y sí que su sepelio fue chocante:

Un enano vestido de colores
cantaba más que el coro parroquial
y, lleno mi corazón de rencores,
salté sobre la pira funeral.

Siempre quise un tostado como este,
y sé que era el deseo de mi yerno.
Grité: «¡Todos tendremos un buen tueste
del fuego incandescente del infierno!»

Que no te desanime tal historia,
es bueno el cigarrillo y el fumar.
¡Inhálalos en tus días de gloria
y bebe vino tinto a reventar!


John Thorkild Ellison. Poetry Can Damage Your Health (poemhunter.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Poetry Can Damage Your Health

The day my doctor died of smoking
I bought myself a fat cigar –
I realised he must be joking,
His funeral was so bizarre:

A dwarf in multi-coloured clothing
Sang louder than the parish choir
And though my heart was full of loathing
I leapt upon the funeral pyre.

I’d often longed for such a roasting
And knew it was my friend’s desire,
I shouted out ‘We’ll all be toasting
In Hell’s incandescent fire! ‘

Don’t be discouraged by this story,
Smoking cigarettes is fine,
Inhale them on your days of glory
And drink your fill of rich, red wine! !

René Char

Los inventores


Llegaron, los del bosque de la otra ladera, los desconocidos para nosotros,
los que no seguían nuestras costumbres.
Llegaron en gran número.
El grupo apareció en la línea divisoria entre los cedros
y el viejo campo de la mies, ya regado y verde.
El largo camino los había sofocado.
La gorra echada sobre los ojos y el pie exhausto posado en el yermo.

Al vernos se detuvieron.
Era obvio que no esperaban encontrarnos allí,
en las tierras dóciles y de surcos bien juntos,
absolutamente descuidados de cualquier espectador.
Cuando levantamos la vista ellos se animaron.

El más elocuente se acercó, y a continuación un segundo,
también desarraigado y lento.
Hemos venido, dijeron, para advertiros de la inminente llegada del huracán,
vuestro implacable adversario.
No lo conocemos mejor que vosotros,
aparte de los relatos y testimonios de nuestros antepasados.
Pero ¿por qué somos incomprensiblemente felices en vuestra presencia,
como si de pronto fuéramos niños?

Les dimos las gracias y los despedimos.
Pero antes bebieron, y sus manos temblaban
mientras una sonrisa asomaba a sus ojos.
Hombres de árboles y hachas, aptos para hacer frente a cualquier terror
pero incapaces de conducir el agua o alinear los edificios
y recubrirlos con agradables colores,
desconocían el invernadero y la economía de la alegría.

Cierto, podríamos haberlos convencido y conquistado,
pues la angustia del huracán es conmovedora.
Sí, el huracán se aproximaba;
pero ¿hubiera valido la pena hablar de ello y que nos perturbara el futuro?
Aquí donde estamos no hay preocupación urgente.


René Char. Les Inventeurs (books.google.es)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Les Inventeurs

Ils sont venus, les forestiers de l’autre versant, les inconnus de nous, les rebelles à nos usages.
Ils sont venus nombreux.
Leur troupe est apparue à la ligne de partage des cèdres
Et du champ de la vieille moisson désormais irrigué et vert.
La longue marche les avait échauffés.
Leur casquette cassait sur les yeux et leur pied fourbu se posait dans le vague.

Ils nous ont aperçus et se sont arrêtés.
Visiblement ils ne présumaient pas nous trouver là,
Sur des terres faciles et des sillons bien clos,
Tout à fait insouciants d’une audience.
Nous avons levé le front et les avons encouragés.

Le plus disert s’est approché, puis un second tout aussi déraciné et lent.
Nous sommes venus, dirent-ils, vous prévenir de l’arrivée prochaine de l’ouragan,
de votre implacable adversaire.
Pas plus que vous, nous ne le connaissons
Autrement que par des relations et des confidences d’ancêtres.
Mais pourquoi sommes-nous heureux incompréhensiblement devant vous et soudain pareils à des enfants?

Nous avons dit merci et les avons congédiés.
Mais auparavant ils ont bu, et leurs mains tremblaient, et leurs yeux riaient sur les bords.
Hommes d’arbres et de cognée, capables de tenir tête à quelque terreur
mais inaptes à conduire l’eau, à aligner des bâtisses, à les enduire de couleurs plaisantes,
Ils ignoraient le jardin d’hiver et l’économie de la joie.

Certes, nous aurions pu les convaincre et les conquérir,
Car l’angoisse de l’ouragan est émouvante.
Oui, l’ouragan allait bientôt venir;
Mais cela valait-il la peine que l’on en parlât et qu’on dérangeât l’avenir?
Là où nous sommes, il n’y a pas de crainte urgente.

John Brehm

Hasta luego


Huir en este
día lejos
de los demás

llegar al final
de esta misma
mañana y

alejarse de
la orilla
navegar fuera

del alcance de
todos mis fracasos
que me gritan

«Tú no puedes
dejarnos aquí»
alzando los puños

agolpándose
en el agua
clamando «Te

hemos hecho
quien tú eres» o
oír sus voces

ascendiendo
por debajo
del oleaje

el ancho in-
cognoscible océano
todo ante mí.


John Brehm. So Long (poetryfoundation.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

So Long

To break this day
free from all
the others

to stand at the
morning end
of it and

push off from
the shore
sail beyond

the reach of all
my failures
calling after me

“You can’t just
leave us here”
shaking their fists

crowding into
the water
clamoring “We

made you who
you are” to
feel their voices

growing small
underneath
the surf

the wide un-
knowable ocean
all before me.

John Thorkild Ellison

La diosa


En el prado las flores tintinean metálicamente,
los pájaros sonríen con disimulo en los árboles
«¡No eres de aquí!»
(Corre sangre por la pared)
Pero ¿qué he hecho mal?
¿Qué causa que estas caras miren lascivas y burlonas?
¿Habla alguien de asesinato al caer las sombras de la tarde
o es algún pecado ancestral
que gira la mente y hace que se arrastre la piel de la luz del día?

Ideas de espantosa pesadilla pueden aterrar
al alma despierta y apoderarse
del más sano juicio con la locura
Hasta que por fin una voz habla:
«¡La belle Dame sans merci te ha hecho su esclavo!»


John Thorkild Ellison. The Goddess (poemhunter.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Goddess

In the meadow the flowers tinkle like tin,
Birds snigger in the trees
‘You don’t belong! ‘
(Blood running down the wall)
But what have I done wrong?
What makes these faces leer and grin?
Is there some talk of murder as evening shadows fall
Or is it some ancestral sin
That turns the mind and makes the skin of daylight crawl?

Thoughts of lurid nightmare can appall
The waking soul and seize
The sanest sense with madness
Until at last a voice speaks out:
‘La belle Dame sans merci hath thee in thrall!’