Contra el vacío

Los analistas buscan pistas,
cualquier día amanece
como cualquier otro, pero ocultando

—arcoíris tus ojos—
algún engaño insidioso,
cualquier mañana aparece

el vacío, antes del desayuno,
—este o otro poema—
disimulado entre la llovizna

y el vaho del espejo,
cualquier día la niebla
es más clara que la luz no esperada,

—es solo al regresar
cuando brilla la maravilla
que no volverás a ver—

cualquier mañana parece
que este mismo poema
ya fue olvidado antes, con las mismas,

—oh diosa, sin cisnes no existes—
las mismas o otras mentiras,
arcoíris tus ojos,

luz no imaginada, voy
a contar tus pestañas inferiores
y a enseñarte la belleza del córner,

solo vosotras, diosas,
escucháis la fluctuación del vacío,
o hoy, este día, parece

que ya has vivido esta noche
en algún sueño anterior,
o cualquier día la fría neblina

revela la oscuridad del vacío,
—las chicas listas siempre dejan pistas—
en tales casos puede

ser lo mejor olvidar el paraguas
y salir a la calle
con las más oscuras gafas de sol,

fulgor, luz no esperada,
—o el fruto pudrirá el árbol
cualquier día de lluvia— voy

a comerme todas tus pecas, desde
la cima de tu nariz hasta,
hasta las colinas de tus tobillos,

doble arcoíris tus ojos,
—paulatinamente— voy
a devorar tu fulgor y tu sombra

en la fluctuación del vacío,
oh, diosas, solo vosotras
dais sin pedir nada a cambio,

desde las vaguadas de tus mejillas
hasta tus últimos desfiladeros,
sí, —cualquier día— voy.

.


ēgm. 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s