Donald Justice

Persona desaparecida


.
Ha venido a denunciarse a sí mismo
como persona desaparecida.

Las autoridades
le entregan los formularios,

que él sabe cómo han esperado
con la conocida paciencia de los barberos

en sus pequeños locales, inactivos,
afilando sus navajas de afeitar.

Pero ahora que estos espacios de su vida
le miran fija e inexpresivamente,

esperando a ser rellenados,
no sabe por dónde empezar.

Temeroso de no poder ofrecer siquiera
una descripción de sí mismo,

pide un espejo.
Le tranquilizan diciendo

que no puede estar en ninguna parte
sino donde se encuentra

en ese preciso momento,
y que, por el momento, está allí.

Y él tal vez quiera creerles,
pero en el espejo

ve qué es lo que falta.
Es él mismo

a quien ve allí, emergiendo
lentamente desde lo oscuro

de una habitación amueblada
tan solo por oscuridad,

alguien que no recibe correo
y es conocido por la propietaria únicamente

por apartarse a sí mismo de sí mismo,
y a quien le quedan años todavía

antes de que pueda confiar a la luz
este último disfraz, él mismo.
.


Donald Justice, The Missing Person
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Missing Person

He has come to report himself
A missing person.

The authorities
Hand him the forms.

He knows how they have waited
With the learned patience of barbers

In small shops, idle,
Stropping their razors.

But now that these spaces in his life
Stare up at him blankly,

Waiting to be filled in,
He does not know where to begin.

Afraid that he may not answer even
To a description of himself,

He asks for a mirror.
They reassure him

That he can be nowhere
But wherever he finds himself

From moment to moment,
Which, for the moment, is here.

And he might like to believe them,
But in the mirror

He sees what is missing.
It is himself

He sees there emerging
Slowly, as from the dark

Of a furnished room,
Only by darkness,

One who receives no mail
And is known to the landlady only

For keeping himself to himself,
And for whom it will be years yet

Before he can trust to the light
This last disguise, himself.


Juan Felipe Herrera

Déjame decirte lo que un poema implica


.
Antes de que vayas más lejos,
déjame decirte lo que un poema implica,
primero debes conocer el secreto, no hay ningún poema
del que hablar, es una forma de alcanzar una vida sin límites,
sí, es así de fácil, un poema, imagina que te digo esto,
en lugar de ir día a día contra las navajas, bien,
los juicios, todo el bronce del reloj, una chaqueta de cuero
aumenta tu tamaño, el centro comercial de moda, por ejemplo, desde
el exterior crees que te están complaciendo,
pero al entrar, las cosas cambian, te han cogido por sorpresa,
se te agría la boca, tienes sed, se te enfrían las piernas
parado en mitad de la tormenta, un poema, por supuesto,
también está siempre abierto al negocio, excepto, como puedes ver,
porque no es exactamente negocio lo que arrastra a tu espíritu hacia
las aguas inquietantes, donde puedes bañarte, puedes jugar,
incluso puedes participar en el chismorreo… la niebla, eso es,
la niebla se vuelve esencial para tu existencia.
.


Juan Felipe Herrera. Let Me Tell You What a Poem Brings
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Let Me Tell You What a Poem Brings

for Charles Fishman

Before you go further,
let me tell you what a poem brings,
first, you must know the secret, there is no poem
to speak of, it is a way to attain a life without boundaries,
yes, it is that easy, a poem, imagine me telling you this,
instead of going day by day against the razors, well,
the judgments, all the tick-tock bronze, a leather jacket
sizing you up, the fashion mall, for example, from
the outside you think you are being entertained,
when you enter, things change, you get caught by surprise,
your mouth goes sour, you get thirsty, your legs grow cold
standing still in the middle of a storm, a poem, of course,
is always open for business too, except, as you can see,
it isn’t exactly business that pulls your spirit into
the alarming waters, there you can bathe, you can play,
you can even join in on the gossip—the mist, that is,
the mist becomes central to your existence.


Tony Hoagland

Problemas especiales de vocabulario


.
No hay ningún sustantivo en particular
para el modo en que una amistad,
estirada con el tiempo, se va haciendo más fina
hasta que un día se parte con un chasquido.

Ningún verbo para romper
accidentalmente una cosa
mientras se intentaba abrirla
—un matrimonio, por ejemplo—.

Ninguna locución específica para
perder un libro
en mitad de la lectura
y por tanto no conocer nunca el final.

No hay ninguna expresión, al menos en inglés,
para evitar la visión
del propio cuerpo en el espejo;
para cuando a uno le desagrada el contacto

del sol del atardecer;
para caminar hacia las llanuras y el polvo
que se extienden ante ti
tras haber acabado tus aventuras.

Ningún adjetivo para hablar gradualmente menos,
porque has dejado de ser capaz
de decir la única cosa que podría
hacer que tu vida se saliera de control.

Ciertamente ningún nombre que uno pueda imaginar
para el álamo temblón delante de la ventana de la cocina,
con hojas en forma de pica

girando en sus tallos,
convirtiéndose a sí mismas en
una verde pálida mancha vegetal.

Ninguna palabra para despertarse una mañana
y mirar al rededor
porque el misterioso espíritu

que impulsa todas las cosas
parece haber vuelto,
y está otra vez a tu lado.
.


Tony Hoagland. Special Problems in Vocabulary
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Special Problems in Vocabulary

There is no single particular noun
for the way a friendship,
stretched over time, grows thin,
then one day snaps with a popping sound.

No verb for accidentally
breaking a thing
while trying to get it open
—a marriage, for example.

No particular phrase for
losing a book
in the middle of reading it,
and therefore never learning the end.

There is no expression, in English, at least,
for avoiding the sight
of your own body in the mirror,
for disliking the touch

of the afternoon sun,
for walking into the flatlands and dust
that stretch out before you
after your adventures are done.

No adjective for gradually speaking less and less,
because you have stopped being able
to say the one thing that would
break your life loose from its grip.

Certainly no name that one can imagine
for the aspen tree outside the kitchen window,
in spade-shaped leaves

spinning on their stems,
working themselves into
a pale-green, vegetable blur.

No word for waking up one morning
and looking around,
because the mysterious spirit

that drives all things
seems to have returned,
and is on your side again.


Jack Gilbert

El dialecto olvidado del corazón


.
Es asombroso lo que el lenguaje puede apenas significar
y aterrador que no lo haga lo suficiente. Decimos Amor,
decimos Dios, escribimos Roma o Michiko, y las palabras
están equivocadas. Decimos pan y lo que signifique depende
de cada país. En francés no existe ninguna palabra para hogar
y nosotros no tenemos ninguna para placer estricto. Un pueblo
en el norte de India está extinguiéndose porque su antiguo
idioma no tiene palabras para cariño. Yo sueño con léxicos
perdidos que podrían expresar algo de lo que nosotros
ya no podemos. Tal vez los textos etruscos lleguen
a explicar al fin por qué sonríen esas parejas
en sus tumbas. O tal vez no. Cuando fueron traducidas
las miles de misteriosas tablillas sumerias
parecían ser anotaciones comerciales. Pero, ¿y si fueran
poemas o salmos? Mi alegría es igual que doce
cabras etíopes que permanecen silenciosas a la luz de la mañana.
Oh Señor, eres bloques de sal y lingotes de cobre, tan grande
como la flexible cebada en sazón bajo el esfuerzo del viento.
Los pechos de ella son seis bueyes blancos cargados con fardos
de algodón egipcio de hilo fino. Mi amor es un centenar
de cántaros de miel. Cargamentos de tuya es lo que
mi cuerpo quiere decir a tu cuerpo. Jirafas este
deseo en la oscuridad. Quizá la escritura minoica en espiral
no sea un lenguaje sino un mapa. Lo que más sentimos no tiene
otro nombre que ámbar, arqueros, canela, caballos, y pájaros.
.


Jack Gilbert. The Forgotten Dialect Of The Heart
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

The Forgotten Dialect Of The Heart

How astonishing it is that language can almost mean,
and frightening that it does not quite. Love, we say,
God, we say, Rome and Michiko, we write, and the words
get it all wrong. We say bread and it means according
to which nation. French has no word for home,
and we have no word for strict pleasure. A people
in northern India is dying out because their ancient
tongue has no words for endearment. I dream of lost
vocabularies that might express some of what
we no longer can. Maybe the Etruscan texts would
finally explain why the couples on their tombs
are smiling. And maybe not. When the thousands
of mysterious Sumerian tablets were translated,
they seemed to be business records. But what if they
are poems or psalms? My joy is the same as twelve
Ethiopian goats standing silent in the morning light.
O Lord, thou art slabs of salt and ingots of copper,
as grand as ripe barley lithe under the wind’s labor.
Her breasts are six white oxen loaded with bolts
of long-fibered Egyptian cotton. My love is a hundred
pitchers of honey. Shiploads of thuya are what
my body wants to say to your body. Giraffes are this
desire in the dark. Perhaps the spiral Minoan script
is not laguage but a map. What we feel most has
no name but amber, archers, cinnamon, horses, and birds.


Suzanne Gardinier

[Ghazal]


.
Mi mano izquierda en el pelo La derecha
abrazándote y escribiendo este poema

Este mensaje doblado Este puñado de notas
De la noche que gira esta pieza Este poema

Escondiéndose y mirando a la multitud de muchachos
y tocándose y haciendo su poema

Cual mensajero de la conmoción
Cual pisadas inmediatamente antes Cual poema

Esta dispersión Este archipiélago
acotado por estrechos de silencio Este poema

Como supieron quién era por lo que encontraron
después en el bolsillo de su abrigo Un testigo Un poema

En mi nonagésimo octavo sueño tú y yo navegábamos
no por la bahía sino en un poema

Como ardió desde la encuadernación de su fascículo
Un relámpago disfrazado de poema

Que no la protegió sino que le hizo un lugar
donde su alma podría aprender a vivir Un poema

Desde los márgenes Después Cuando los edictos del emperador
son cenizas Una canción despojada de música Un poema

Bajo mis dedos la humedad de este
encargo De este modo me tocas Este poema
.


Suzanne Gardinier. Today: 101 Ghazals
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Ghazal

My left hand in my hair My right
holding you and writing this poem

This bent message This sheaf of notes
From the whirling night this piece This poem

Hiding and watching the host of young men
and touching himself and making his poem

Whose messenger from the commotion
Whose footfalls just before Whose poem

This scattering This archipelago
scored by straits of silence This poem

How they knew who he was by what they found
in his coat pocket after A witness A poem

In my ninety-eighth dream you and I were sailing
not in a harbor but in a poem

How it burned from the binding of its fascicle
A lightning bolt disguised as a poem

What did not protect her but made a place
where her soul could learn to live A poem

From the margins After When the emperor’s edicts
are ashes A song stripped of music A poem

Under my fingers the wetness of this
commission This way you touch me This poem


Dylan Thomas

Y la muerte no tendrá poder


.
Y la muerte no tendrá poder.
Los desnudos muertos se harán uno
con el hombre en el viento y la luna al oeste;
cuando sus huesos se descarnen y limpios desaparezcan
tendrán estrellas en el codo y el pie;
aunque enloquezcan, estarán cuerdos,
aunque atravesando el mar se hundan, emergerán;
aunque los amantes se pierdan, el amor no lo hará;
y la muerte no tendrá poder.

Y la muerte no tendrá poder.
Quienes bajo las ventiscas del mar
largamente yacen, no morirán al viento;
retorcidos en potros, donde los tendones ceden,
aun atados a la rueda, no se romperán;
en sus manos la fe se partirá en dos
y la maldad del unicornio los atravesará;
agrietados por completo, no se quebrarán;
y la muerte no tendrá poder.

Y la muerte no tendrá poder.
Las gaviotas ya no chillan más en sus oídos
ni ruidosas las olas rompen en la orilla;
donde una flor voló quizá una flor jamás
levante su cabeza a los golpes de la lluvia;
aunque estén locos y tan muertos como clavos,
las cabezas de los signos martillan atravesando margaritas;
rompiendo al sol hasta que el sol se rompa,
y la muerte no tendrá poder.
.


Nota
Pablo de Tarso, Epístola a los Romanos, 6:9: “Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; desde ahora la muerte no tiene poder sobre él”.


Dylan Thomas. And Death Shall Have No Dominion
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

And Death Shall Have No Dominion

And death shall have no dominion.
Dead man naked they shall be one
With the man in the wind and the west moon;
When their bones are picked clean and the clean bones gone,
They shall have stars at elbow and foot;
Though they go mad they shall be sane,
Though they sink through the sea they shall rise again;
Though lovers be lost love shall not;
And death shall have no dominion.

And death shall have no dominion.
Under the windings of the sea
They lying long shall not die windily;
Twisting on racks when sinews give way,
Strapped to a wheel, yet they shall not break;
Faith in their hands shall snap in two,
And the unicorn evils run them through;
Split all ends up they shan’t crack;
And death shall have no dominion.

And death shall have no dominion.
No more may gulls cry at their ears
Or waves break loud on the seashores;
Where blew a flower may a flower no more
Lift its head to the blows of the rain;
Though they be mad and dead as nails,
Heads of the characters hammer through daisies;
Break in the sun till the sun breaks down,
And death shall have no dominion.


 

Merluza congelada a las tres latas

Ingredientes

  • cuatro filetes o rodajas de merluza congelada
  • una latita o tetrabrik pequeño de tomate frito
  • una lata de pimientos morrones
  • una lata de guisantes
  • cebolla, ajo, perejil
  • caldo de verdura, harina, aceite de oliva, sal

Preparación

Tómese una cazuela o sartén amplia, llévese al fuego, cúbrase el fondo de aceite y, ya caliente, échese en él media cebolla regularmente picada. Agréguese también un diente de ajo y una rama de perejil.

Trocéese el pimiento y, cuando se transparente la cebolla, rehóguese durante un par de minutos.

Viértase a continuación un vasito de caldo de verdura, sálese prudentemente, y déjese a fuego moderado entre cinco y diez minutos. Retírese entonces el ajo y el perejil, añádase el tomate frito, remuévase y apártese del fuego.

Póngase al fuego una sartén mediana con medio dedo de aceite, sálese y pásese la merluza ya descongelada por harina, y fríase a fuego medio, solo vuelta y vuelta, y colóquense los filetes o rodajas en la cazuela con la salsa.

Añádanse los guisantes y téngase la cazuela a fuego bajo durante dos o tres minutos, según el grosor de la merluza, tápese y déjese reposar otros cinco.

Sírvase y zámpese.
.


Marmitón Miranda