Dylan Thomas

Y la muerte no tendrá poder


.
Y la muerte no tendrá poder.
Los desnudos muertos se harán uno
con el hombre en el viento y la luna al oeste;
cuando sus huesos se descarnen y limpios desaparezcan
tendrán estrellas en el codo y el pie;
aunque enloquezcan, estarán cuerdos,
aunque atravesando el mar se hundan, emergerán;
aunque los amantes se pierdan, el amor no lo hará;
y la muerte no tendrá poder.

Y la muerte no tendrá poder.
Quienes bajo las ventiscas del mar
largamente yacen, no morirán al viento;
retorcidos en potros, donde los tendones ceden,
aun atados a la rueda, no se romperán;
en sus manos la fe se partirá en dos
y la maldad del unicornio los atravesará;
agrietados por completo, no se quebrarán;
y la muerte no tendrá poder.

Y la muerte no tendrá poder.
Las gaviotas ya no chillan más en sus oídos
ni ruidosas las olas rompen en la orilla;
donde una flor voló quizá una flor jamás
levante su cabeza a los golpes de la lluvia;
aunque estén locos y tan muertos como clavos,
las cabezas de los signos martillan atravesando margaritas;
rompiendo al sol hasta que el sol se rompa,
y la muerte no tendrá poder.
.

Nota. Pablo de Tarso, Epístola a los Romanos, 6:9: «Sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; desde ahora la muerte no tiene poder sobre él».


Dylan Thomas. And Death Shall Have No Dominion
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s