Jack Gilbert

El dialecto olvidado del corazón


.
Es asombroso lo que el lenguaje puede apenas significar
y aterrador que no lo haga lo suficiente. Decimos Amor,
decimos Dios, escribimos Roma o Michiko, y las palabras
están equivocadas. Decimos pan y lo que signifique depende
de cada país. En francés no existe ninguna palabra para hogar
y nosotros no tenemos ninguna para placer estricto. Un pueblo
en el norte de India está extinguiéndose porque su antiguo
idioma no tiene palabras para cariño. Yo sueño con léxicos
perdidos que podrían expresar algo de lo que nosotros
ya no podemos. Tal vez los textos etruscos lleguen
a explicar al fin por qué sonríen esas parejas
en sus tumbas. O tal vez no. Cuando fueron traducidas
las miles de misteriosas tablillas sumerias
parecían ser anotaciones comerciales. Pero, ¿y si fueran
poemas o salmos? Mi alegría es igual que doce
cabras etíopes que permanecen silenciosas a la luz de la mañana.
Oh Señor, eres bloques de sal y lingotes de cobre, tan grande
como la flexible cebada en sazón bajo el esfuerzo del viento.
Los pechos de ella son seis bueyes blancos cargados con fardos
de algodón egipcio de hilo fino. Mi amor es un centenar
de cántaros de miel. Cargamentos de tuya es lo que
mi cuerpo quiere decir a tu cuerpo. Jirafas este
deseo en la oscuridad. Quizá la escritura minoica en espiral
no sea un lenguaje sino un mapa. Lo que más sentimos no tiene
otro nombre que ámbar, arqueros, canela, caballos, y pájaros.
.


Jack Gilbert. The Forgotten Dialect Of The Heart
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s