Las olas en la arena

Les jours s’en vont, je demeure
G. Apollinaire

.
Van y vienen las olas en la arena
y así nuestros amores.
Recuerda que, como las olas,
pesares y alegrías se suceden.

Llega la noche, es la hora;
los días se van, yo me quedo.

Cogidos de los hombros contemplamos
el sol sobre las islas,
mientras ante nosotros sube
cansada de miradas la marea.

Llega la noche, es la hora;
los días se van, yo no vuelvo.

El amor fluye y bate, como el agua
en el mar y la ría,
como la vida viene y va
hasta que la esperanza también cede.

Llega la noche, es la hora;
los días se van, yo me venzo.

El tiempo, con sus días y mareas,
pasa y se colapsa; no vuelven
más amores ni vida.
Solo vuelven las olas en la arena.

Llega la noche, es la hora:
los días se van, yo con ellos.
.


ēgm. 2017
A partir de →Guillaume Apollinaire, Le Pont Mirabeau. Mi traducción aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s