Marianne Moore

Una medusa


Visible, invisible,
un hechizo fluctuante,
una ambarina amatista
lo habita; acercas
tu brazo y
se abre y
se cierra;
has intentado
atraparlo,
y se encoge;
abandonas
la idea;
—se abre, y se
cierra, y alargas
la mano—
el azul
que lo envuelve
se nubla, y
flota lejos
de ti.


Marianne Moore. A Jelly-Fish (poets.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

A Jelly-Fish
Visible, invisible,
A fluctuating charm,
An amber-colored amethyst
Inhabits it; your arm
Approaches, and
It opens and
It closes;
You have meant
To catch it,
And it shrivels;
You abandon
Your intent—
It opens, and it
Closes and you
Reach for it—
The blue
Surrounding it
Grows cloudy, and
It floats away
From you.

Control de plagio (II)

11
La amistad causa dolor,
y no menos el amor,
por eso siempre es mejor
un islote hacia estribor.

12
Los saltamontes solitarios
se convierten en gregarios…

13
El primer instante,
el segundo átomo,
el tercer planeta,
la cuarta dimensión,
el quinto simio,
el sexto sentido,
el séptimo verso
de un poema simplón.

14
Las hojas del magnolio cuchichean
y chillan las gaviotas en la playa:
«¡La Belle Dame sans merci
te ha tomado —necio— por esclavo!»

15
Los hombres no lloran.
El que no llora, no mama.
Ergo: A mamarla a Parla.

16
Loquito (lo quito) por ti, ayer
aguardaba algún hoy
—alondra atolondrada—, pero, a ver,
voy si soy lo que doy.

17
Y es evidente   al día siguiente
después del turno   nocturno
que el nido   está bien escondido

18
¡Jodido beatón!
Sabes: el mundo está bien
chungo. Y tú, en tu sillón.

19
Viejo engaño, suelo fingir que finjo:
simulo clavar un clavo
mientras finjo que lo desclavo.

20
Hay un fuego dentro del fuego:
hay un infierno ardiendo
en el valle incendiado.
Dice: «Enciéndete y camina conmigo».

(continuará)

Fuentes

egm.2017