Control de plagio (VI)

51
Tabas serán mis huesos,
mi cráneo, el nido de un ratón,
cuando termine el tiroteo,
cuando la bala regrese al tambor.

52
No es su supervivencia
sino la de su descendencia
la que el cocodrilo asegurará

53
Insectos, abyectos;
reptiles, febriles;
veloces rapaces, feroces;
y simios eximios,
tan nimios.

54
Avanza y te invade con calma,
y casi sin dolor,
pero una vez dentro del alma,
te sojuzga, el amor.

55
He escuchado
—sí—
cantar a las sirenas,
—yo huía alzando
mis dentadas pinzas—
y no una a otra:
sí,
cantaban para mí.

56
Liara, gozosa Liara:
no es que no te quiera, es que eres
una putita demasiado cara.

57
Un destello de color
es el preludio del dolor;
es la defensa letal
de la víbora nauyaca

58
Si todo has de probar,
—sin avidez—
al menos una vez
prueba a chupar.

59
Nunca entiendo una mierda
cuando leo algo de lo que escribes.
—Ya me lo imaginaba;
es mejor no implicarse demasiado.

60
Escribir poesía: inevitable;
leer poesía: inexplicable.

.
(continuará)

Fuentes


ēgm. 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s