Romancero portugués

Romance de la nao Catrineta


.
De la nao Catrineta
ahora os quiero contar:
Siete años y más días
que ya andaban por el mar,
no tenían que comer
ni tampoco que almorzar;
pusieron cuero en remojo
para el domingo cenar,
pero el cuero era muy duro,
no lo podían tragar.
Echan a suertes por ver
quién habían de matar,
y le fue a caer la suerte
al capitán general.
—Sube, sube, marinero,
a aquella gavia real,
por si ves tierras de España
o playas de Portugal.
—No veo tierras de España,
ni playas de Portugal;
veo siete espadas desnudas,
todas os quieren matar.
—Arriba, arriba, gaviero,
a aquella gavia real,
por si ves tierras de España,
las playas de Portugal.
—¡Albricias, mi capitán,
mi capitán general:
veo ya tierras de España
y playas de Portugal!
También veo allá tres niñas
debajo de un naranjal:
la una veo coser,
la otra en la rueca hilar,
la más hermosa de todas
veo en el medio llorar.
—¡Las tres son las hijas mías,
quién las pudiera abrazar!
La más hermosa de todas
contigo la he de casar.
—Vuestra hija yo no quiero,
que os la costó criar.
—Te daré tanto dinero
que no lo puedas contar.
—No quiero vuestro dinero,
pues os costó de ganar.
—Te doy mi caballo blanco,
que nunca hubo otro igual.
—Guardaos vuestro caballo,
que os costó de enseñar.
—¿Qué quieres tú, mi gaviero,
qué albricias te he de dar?
—Quiero la nao Catrineta,
para en ella navegar.
—La nao Catrineta, amigo,
es del rey de Portugal;
pero, o yo no soy quien soy,
o el rey te la ha de dar.
.


Romance da Nau Catrineta (Versión de Lisboa)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s