Polaridad negativa

 

Esos carbones

He dejado salir
a los demonios; ahora no quieren
regresar a mi mente.

Lapso

Sí, tal vez eres tiempo,
y eres infinito, y también instante…
no solo eternidad.

Lazo

Hay trampas para ratones,
para zorzales, gamos y conejos…
y también para lobos.

Reflexión

El espejo no habla
ni mira; tú lo miras y te dices,
dudosa, la verdad.

Don de estilo

Me admiran los poetas
que tienen siempre el mismo estilo; son
realmente admirables.

La verdad de Morel

Escribí tu nombre en clara
caligrafía. A ti no te gustó
como sonaba en voz alta

Don de Erato

Una vida asquerosa
no otorga, poeta, el don de escribir
poesía aceptable.

Alborada

La noche ya no vuelve.
¿Podría importarle a alguien saber
lo que dice el poema?

Mediocritas

Nunca he llegado a estar,
quizá, lo suficientemente cuerdo
ni lo bastante loco.

No haiku

El hecho de tener
tres líneas no convierte a cualquier frase
en un jodido haiku.

Desistencia

Cede, poeta, en tu dolor,
que en la vida hay cosas más importantes,
y dolorosas, que el amor.

Escribanía

Realmente preferiría
no hacerlo. No quisiera, amor, tener
que enamorarme.

Minnegrotte

No de placer ser trata:
has de tragar una pócima ingrata
que aunque no mata, ata.

Rebuzno

Necesito ignorar
que nada de lo que hago funciona,
para seguir haciéndolo.

Tanda de penaltis

Me gusta cada vez
más el fútbol; mientras miro el partido
no pienso en ella.

Salida 16

Tu amor, poeta, es
una mierda de perro en la autopista
a las diez menos cuarto.

Colapsa

Tendrás que desmoronarte
tú sola. Mi locura es suficiente;
no necesito más.

Del escombro

aún puedo reconstruirme,
crujir, despedazarme, y otra vez
volver a equivocarme.

Sacar y restar

No hables de ti cuando
hablo de mí; no hables de mí cuando
de quien hablo es de ti.

Delayed

Viajo en otro vuelo
que aunque suele salir mucho más tarde
a veces llega antes.

Esta insidia

no es lo que sabes,
sino lo que crees saber,

ni lo que oyes,
sino lo que crees oír;

no lo que dices,
sino lo que crees callar.

Los platelmintos

no beben, no se drogan,
no comen dulces y no se preguntan
qué hacen en la vida.

De la sordera

Quien solo habla una lengua
es mudo; quien entiende un solo idioma
es sordo, y también ciego.

De la ceguera

No hay peor ciego
que el que no quiere oír, ni peor sordo
que el que no quiere ver.

Sostenella

Siempre quien dice
que no se arrepiente de nada tiene
mucho de que arrepentirse.

Óptica política

Suelen en huerto ajeno
ladrar más fuerte los perros rabiosos
que en la casa propia.

Simplicit@s

Hay cosas tan fáciles
de entender que son muchas las personas
que no las comprenden jamás.

Otredad

Intento ser otro,
pero el otro, viejo cabrón astuto,
sigue siendo yo.

Señoritas y caballeros

Quien te llama “señorita”
quiere aparecer como un caballero;
quien quiere parecer un caballero
no lo es, señorita.

Intangibles

He trazado tenues líneas,
líneas a mi alrededor, que no quiero
cruzar ni dejar que crucen.

Tierra húmeda

La chica china habla
en el blog de suicidarse. No sé
si es cierto, o si me importa.

El secreto de la esfinge

Finge. La esfinge finge
tener la respuesta al enigma; pero
ella también la ignora.

Sin regreso,

acaso Aquiles en Ftía
compuso la historia de un vate ciego
y, ebrio, luego la olvidó.

Zeuxo,

nacida del Océano,
criada entre algas y arena: no dejes
que se te seque el mar.

Poeta cuántico

No cree en dios, pero
sí en la física; ella también
le traicionará.

Jammed

So ridiculous—
A jammed mediocre poem
With a copyright.

Nostalgia futura

Este hoy que vivo
no es el mañana con el que soñaba
ni el ayer que añoraré.

Curvatura

La luz no necesita
los ojos; existía antes que ellos,
y mucho antes que dios.

Espectro visible

Ah, también el gris
es un color; no solo hay blanco y negro.
Eh, también hay gris.

La cuarta ley

El tiempo no se pasa
ni se gana, ni se pierde o se encuentra:
el tiempo se transforma.

Mente mortal

La mente no ignora
nada de todo cuanto el alma pueda
llegar a sentir.

Cosmogonía

El Universo no existe
para el ser humano, sino que él es
porque existe el Universo.

No está hecho el Universo
a nuestra medida, sino nosotros
lo estamos a la suya.

El Universo no fue creado
para ti, sino que tú solo eres
parte del Universo.

Cotufa del golfo al ron

A arcaicos dioses
en los que no creo rezo en idiomas
que no comprendo.

Teogonía

Otros dioses han muerto
bajo el pútrido cieno de los siglos.
Estos también morirán.

Marea llena

Propósitos para Año
Nuevo: no preguntarme más quién soy,
soportar la resaca.

Los espectros interiores

son tan solo demonios;
aúllan de dolor, pero no pueden
causarte ningún daño.

Regresión

Viejo lobo en invierno.
Sabe cazar pero el nervio le falla;
la nevada lo cerca.

Hiedra

Aunque no pueda, puedo.
Quiera o no quiera que no quiera, quiero.
Sea o no sea, es.

Zarza

Detrás de las palabras
—llamas que niegan la luz— permanece,
taciturno, el poema.

.


ēgm. 2017

Stephen Crane

En el desierto


.
En el desierto
hallé una criatura, desnuda, animal,
que, encogida en el suelo,
tenía su corazón en las manos
y comía de él.
Le dije: «¿Está bueno, amigo?»
«Es muy, muy amargo —respondió—;

pero me gusta,
porque es amargo,
y porque es mi corazón».
.


Stephen Crane. In the desert
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

In the desert

In the desert
I saw a creature, naked, bestial,
Who, squatting upon the ground,
Held his heart in his hands,
And ate of it.
I said, “Is it good, friend?”
“It is bitter—bitter,” he answered;

“But I like it
“Because it is bitter,
“And because it is my heart.”


Control de plagio (XIII)

121
El tintineo
de mis espuelas de plata
lo han oído muy pocos;
dame a probar
tu dulce vino de fresas
y entenderás mi código.

122
Justo al lado
un camarón bandeado
se instalado como ocupa.

123
El amor
soba su beso,
lo ciega en vicio;
un amor
le vicia el juicio:
sisa su seso.

124
¿Debo
comer ese albaricoque?
¿Debo
pensar que puedo
comer ese melocotón?

125
Pasillos que se bifurcan
y bifurcan,
______ __{ abiertas que cerrar,
puertas {
_______ _{ cerradas por abrir.
Cruces, rotondas, calles.
Cuartos. Habitaciones. Cruces.

126
La muerte o el arte,
la chica o el poema;
es —en tal dilema—
mejor masturbarte.

127
La desesperanza
es lo último que se encuentra.

128
Todo lo demás
estaba antes creado,
por un dios
o por la física cuántica;
una cosa solo es tuya…
Pero te lo diré otro día.

129
Era antes de estar cuerdo,
por lo que dices:
eran tiempos tan felices
que ni me acuerdo.

130.
Verso del tiempo vencido,
esta metáfora llega a su fin.
.

Fuentes


ēgm. 2017

Álvaro Cunqueiro

Pero Meogo en el verde prado


.
—Di a dónde vas, mi cierva herida,
di a dónde vas, ¡ay, por mi amor!
—¡Voy para el verso de una cantiga,
mi cazador!

—Di a dónde va tu cabello, doncella,
di a dónde va, ¡ay, por mi amor!
—¡Va para un lazo de verde seda,
mi cazador!

—Dame una cita en el alba, mi amiga,
dame una cita, ¡ay, por mi amor!
—¡Donde el ciervo del monte el agua movía,
mi cazador!

—Nunca vi cierva en los labios echada,
nunca vi lazo que tense en el viento,
nunca vi ciervo que el río moviera,
¡ay, por mi amor!
.


Álvaro Cunqueiro. Pero Meogo no verde prado
Ver la cantiga Enas verdes ervas de Pero Meogo
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Pero Meogo no verde prado

―Dime a onde vas, miña cerva ferida,
dime a onde vas, polo meu amor!
―Vou para o verso de unha cantiga,
meu cazador!

―Dime a onde vai teu cabelo, doncela,
dime a onde vai, polo meu amor!
―Vai para unha fita verde de seda,
meu cazador!

―Dime unha cita de alba, amiga,
dime unha cita, polo meu amor!
―Onde o cervo do monte a auga volvía,
meu cazador!

―Nunca vi cerva nos beizos deitada,
nunca vi fita que atesce no vento,
nunca vi cervo que volvese o alto,
polo meu amor!


Los siete sueños de Heriberto Biosbardos

Las gacelas corren y brincan
por la sabana,
rumor de cigarras y pájaros,
miro desde la distancia, y escucho,
soy un viejo depredador,
fuerte y audaz, avanzo silencioso,
sigiloso, determinado,
atento a los olores,
a la dirección del viento y sus cambios,
atento a la velocidad del tiempo,

una gacela se destaca
de las demás, mis ojos
se fijan, mis músculos se contienen,
la gacela se exhibe,
corretea ante mí como si no
pudiera verme,
yo me encorvo, olfateo el aire,
calculo, mido,
y avanzo sigiloso, silencioso,
determinado,

el tiempo se acelera en mí,
me tenso y me destenso
en una exacta fracción de segundo,
me abalanzo con precisión,
seguro de donde asestar
un golpe único y definitivo,
ágil, la gacela salta hacia un lado,
con un brinco me evita,
mis mandíbulas se derrotan
contra sí mismas,

muerdo el aire, remuerdo el polvo,
me muerde el tiempo…
ágil, grácil, la gacela se va.

Este es el primer sueño.

• • •

En el segundo sueño
tú me miras como una hiena hambrienta,
como el águila sobre el viento,
—como el futuro examina el pasado—
como la aullante loba sin manada…
como el tiempo sobre los días.

Yo huyo entre los matorrales
—sombra bajo las sombras,
perseguido por las incertidumbres
y la velocidad del tiempo—
y en la oscuridad de mi madriguera,
sobrecogido, tiemblo.

• • •

Una mariposa sin alas
blandía su varita mágica
el hada invocaba a sus vértigos

en el abismo de los dioses
el tiempo crujía en las flores
de los besos funambulescos

fluían ficciones errantes
y musgos de luz y humedades
en el pozo del tercer sueño.

• • •

El zorro bate el monte,
entra y sale de los caminos,
dibuja, traza,
rectas, curvas, secantes y tangentes,
triángulos y cuadrículas,
apremiado por los instintos
y el soplo del tiempo en la cola.

En la sombreada ladera
está picoteando la torcaz
sus piñones tranquila;
alza un ojo, ve al zorro que la acecha,
y prosigue picoteando,
picoteando los dulces piñones
que el tiempo ofrece.

Los campos brillan rojos
y amarillo el cielo en el cuarto sueño.
La paloma torcaz sabe,
y con un pequeño vuelo se aparta
y con otro se aleja.
El zorro aún trota tras ella
entre la abdicación y la esperanza.

• • •

Sueño y me empeño
en que en el quinto sueño
sepulto mis perversiones contigo,
Zeuxo nacida del Océano,

—sigue vuelo, gaviota—
y brindo, mierda, brindo
por el azul del mar
a través del reflujo de las algas,

un corazón de tiza en tu ventana,
—es el tiempo, Zeuxo— oh Zeuxo,
arena (lluvia) y sal,
dorada coleta, difusas pecas,

—ya no vistes muñecas—
desazón de saliva en el cristal.

• • •

En el lago del sexto sueño
de juncos de luz y humedades
fluían ficciones mutantes

con los densos besos espesos
el tiempo rujía en el dolmen
desde el vórtice de los dioses

el hada evitaba sus vértigos
cernía su varita mágica
la azul mariposa sin alas.

• • •

El tiempo se deceleraba
en la puerta del dolmen,
entremos, bailemos, dice el vencejo,
las retamas se mecen
al ritmo del tiempo en sus flores,

el cielo amarillea
sobre los rojeantes campos,
pájaros y cigarras escuchaban
su propio rumor en el polvo,
la luna disimula,

en lo hondo del bosque
el chamán recibía al visitante
llegado de otros infiernos,
desde su nido en el magnolio
ella te espía,

tibio es el sabor de estos días
en que rebrota el cuarzo,
tomaste mi acento como un mordisco
y yo tu dentellada como un beso,
en la arena y la sal,

como una hiena ella te miraba,
como la loba olisqueando
la remota velocidad del tiempo,
cedió la luna a los designios
del sueño séptimo,

armé mi débil cuerpo
de infinidades, y mi espíritu
volátil de hierro y cuero, la noche
de vidrios húmedos,
oliendo a algas,

entremos, decía el vencejo,
—vuelo del tiempo—
bailemos la dulce danza del miedo
en el séptimo sueño,
solos y eternos.

.


ēgm. 2017

Gazpachuás

Ingredientes

  • tomates rojos maduros, 800 g
  • un pepino, 250 g
  • ¼ de pimiento, 50 g
  • ¼ de cebolla, 20 g
  • un diente de ajo
  • media barra de pan pequeña, 80 g
  • agua, 300 ml
  • aceite de oliva, 200 ml
  • tres cucharadas de vinagre, 25 ml
  • sal

Preparación

En un recipiente alto, con capacidad para más de dos litros de líquido, poner el agua con el pan descortezado y troceado.

Ir agregando los demás ingredientes, todos a temperatura ambiente, empezando por los más duros, despues de:
pelar y trocear el pepino,
lavar y trocear el pimiento,
pelar y trocear la cebolla,
pelar el ajo,
lavar y trocear los tomates, retirándoles las partes blancas.

Añadir el aceite, el vinagre y la sal.

Batir con batidora hasta convertirlo todo en un líquido uniforme.

Pasar por un colador chino.

Lavar el recipiente utilizado para batir, verter en él el gazpacho ya colado, rectificar de sal y volver a batir durante medio o un minuto.

Tapar y enfriar durante dos o tres horas.

Servir en boles o tazones acompañado de trocitos de cebolla, tomate, pepino y pimiento verde,
o picatostes,
o cerezas.

Que sí, cerezas.
.


Marmitón Miranda

Revuelto de judías amarillas con huevo duro y vinagreta

Ingredientes para cuatro personas

  • ½ kg de judías amarillas planas
  • 4 huevos

Para la vinagreta

  • medio manojo de perejil de hoja fina
  • media cebolla dulce pequeña
  • una cucharadita de mostaza suave (inglesa o alemana)
  • una cucharadita de vinagre de vino
  • seis cucharadas de aceite de oliva suave
  • sal

Preparación

Lavar y cortar las judías en trozos de entre centímetro y medio y dos centímetros. Poner medio litro de agua con sal en la olla rápida y añadir las judías cuando hierva. Cerrar y cocer durante unos 10 minutos.

Mientras, aparte, cocer los huevos y reservarlos.

Y después preparar la vinagreta:

Picar muy finamente la cebolla.
Retirar los tallos al perejil y picarlo también fino pero no tanto.
Mezclar en un bol, con varillas, la mostaza y el vinagre.
Añadir la cebolla picada y mezclar.
Ir incorporando el aceite lentamente al tiempo que se remueve con las varillas.
Salar y finalmente añadir el perejil picado.

A continuación quitar la cáscara a los huevos y trocearlos bastamente con un tenedor, dejando trozos más finos y más gruesos.

En su momento escurrir las judías, agregar el huevo y la vinagreta, revolverlo todo y servir.
.


Marmitón Miranda