John Ashbery

Gente interesante de Terranova


.
Terranova es, o lo era, un lugar lleno de gente interesante.
Como Larry, que se reía de sí mismo en las esquinas
por unas monedas. Estaban el ruso que se presentaba como
El Gran Duque, y del que decían que era un verdadero duque
de algún sitio, y la mujer que lo acompañaba a menudo en sus rondas.
El doctor Hanks, el matasanos, era un cirujano realmente bueno
cuando no estaba absolutamente borracho, que era casi todo el tiempo;
aún medio borracho podía realizar una cirugía craneal decente.
Estaba el ciego que no hablaba nunca
pero producía sonidos espectrales con una sierra musical.

Estaba Walsh, con su tienda de comestibles selectos.
Qué placer cuando mamá o papá
nos llevaban hasta allí, patinando sobre la resbaladiza nieve
y el hielo, y nos premiaban con un exótico higo dulce.
Tenían tés de todos los países que te puedas imaginar
y muchos pastelitos de Escocia, raros jereces
y madeiras para premiar a las tías y los tíos que venían a bailar.
En la eterna luz de las tardes de verano era una alegría
solo el estar allí y pensar. Dábamos largos paseos por el campo,
que siempre eran detenidos por algún que otro pantano. Entonces
era hora de volver a casa, lo que a todo el mundo le parecía bien,
al descubrir cada uno que él o ella podrían dar una cabezadita.

En fin, allí había un mayor porcentaje de personas interesantes
per cápita que casi en cualquier lugar de la Tierra, pero la población
era escasa, lo que significa que no había tantas personas interesantes.
Pero por todo eso nos amábamos unos a otros y tuvimos momentos
interesantes recogiendo el cerebro de los demás y secando redes
en los muelles de madera. Siempre llegaban algunos de nosotros.
Es un lugar del mundo de completa belleza, lo que nadie puede
negar —lo declaro— y de fuertes fronteras con las que tropezar.

Bien puede darse allí el culto a los poderes ctónicos, pero rara vez
es evidente. Eso nos encantaba también, ya que formábamos parte
de todo lo que sucedía, lo malo y lo bueno, y todos los matices
intermedios, felices de responder cuando pasaban lista, o competir
en los concursos de ortografía. Era demasiado de una cosa buena,
pero al menos ya se acabó. Están haciendo un documental sobre ello,
según me han contado. Lo pondrán pronto en un cine próximo a tu casa.
.


John Ashbery. Interesting People of Newfoundland
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s