Oficios y artes

 

Actores y actrices

Nunca sabes cuándo actúan,
por lo que debes sospechar
que lo hacen cuando hablan contigo.

Barrenderos

Desde que existen las papeleras no deberían
existir los barrenderos. Pero existen.

Carpinteros de rodaje

Todo debe ser falso para que parezca real, dicen,
aunque el arte no sea su objetivo en la vida.

Camareras de bar nocturno

Aves de paso, no suelen conocer el oficio
ni es necesario que lo conozcan.

Camareros de bar

Se les tiene por psicólogos, pero
acaban necesitando un psicólogo.

Cocineros de menú del día

Si fueran albañiles prepararían la masa de cemento
con la misma precisión con que mezclan la paella.

Conductores de autobús

Como el resto de la Humanidad,
por mirar demasiado al frente
ignoran lo que sucede a su alrededor.

Críticos musicales

Algunos, pocos, empiezan comprando discos
y acaban vendiéndose a las disqueras.

Dentistas

Nadie puede ver el trabajo que le están haciendo
ni conocer su calidad, pero bien que lo cobran.

Directivos de multinacional

En lo que hacen no hay nada personal, son solo negocios.

Directores de arte

Como sucede con la inteligencia militar,
hay una contradicción en los términos.

Enfermeros y enfermeras

Son el vínculo entre la vida y el más allá.
Afortunadamente lo ignoran.

Escritores

Aman su oficio, pero
odian a todo aquel que lo practica.

Escultores abstractos

Retuercen y luego enderezan piezas metálicas
a las que ponen nombres rimbombantes.
En eso consiste exactamente el arte.

Farmacéuticos

Suelen sufrir sordera, aunque solo cuando se les pide
algún producto relacionado con el sexo.

Fotógrafos

Cuando no actúan como pintores frustrados
pueden llegar a hacer fotografía.

Jardineros

Tienen el mejor oficio del mundo, pero
suelen ser funcionarios municipales.

Mecánicos

Igual que los dentistas, nadie sabe
qué hacen, cómo, ni dónde, pero lo cobran.

Músicos de flamenco

Gente alegre y divertida.
Canta y baila, si sabes, con ellos
y déjalos ir en cuanto puedas.

Músicos de rock

Viven en estado de excitación permanente.
No te acerques a ellos si no perteneces al gremio.

Peluqueros de caballeros

Siempre de pie, hablan demasiado y con demasiada gente.
Nadie debería trabajar en tales condiciones.

Peluqueras de señoras

Lo mismo, pero les encanta.

Periodistas

Parecen creer que la realidad necesita ser reelaborada,
y que ellos tienen la misión de hacerlo.

Pintores abstractos

Imitan demasiado a la naturaleza
aunque se piense lo contrario.

Pintores de obra

No saben la responsabilidad que tienen
sobre la salud mental de la población.

Pintores de rodaje

La cámara no ve los detalles, les dicen,
y cambian los pinceles por la brocha gorda.

Poetas a sueldo

El que no sufre dispepsia, padece dipsomanía,
pero ninguno está maldito, aunque todos lo deseen.

Policías locales/municipales/urbanos

Tienen diferentes nombres y distintos uniformes
pero sus cerebros parecen estar unificados.

Polític-as/-os

Se les paga para hacer una cosa: política,
pero se dedican (en el mejor de los casos)
a hacer otra: politiqueo.

Porteros de discoteca

La mayoría nunca son violentos,
excepto los que son ultraviolentos.

Profesionales del sexo

Se merecen todo lo que tú puedas darles.

Profesores de enseñanza media

Cumplen la regla básica del frikismo:
ignoran que son frikis.

Prostitutas callejeras

Son espurias, mendaces, falaces, falsarias y arteras.
Y además, putas.

Psicólogos

En muchos casos el oficio
es demasiado complejo para sus mentes.
Y acaban de camareros de bar.

Quiosqueros

Son los únicos que poseen toda la información,
pero se cuidan de hacer uso de ella.

Rotulistas

La informática los ha dejado obsoletos.
A no ser que alguien quiera un verdadero rótulo.

Saxofonistas

Tocan un instrumento innecesario
que puede ser substituido por cualquier otro.
Pero dan muy bien en las fotos.

Sindicalistas

La mayor parte son honestos, pero los hay que descubren
que algunas actividades son menos sufridas que otras.

Taxistas de ciudad

En cuanto entran en el oficio, sus colegas les enseñan
los trucos pertinentes. Y los aprenden pronto.

Tenderos

Ya se les echa de menos,
y aún no han desaparecido del todo.

Traductores

Aunque no conozcan bien el destino, deberían
dominar el origen, pero, tantas veces, tampoco.

Videntes

Como su nombre indica, tienen mucha vista.
Aunque sus clientes, muy poca.

Vigilantes de garajes y museos

Pasan demasiado tiempo solos y en silencio
y sus miradas acaban hundidas en el suelo,
y también sus cerebros.

Zapateros

Tienen el valor de oler de cerca, para arreglarlos,
esos viejos objetos que los demás no se atreven ni a mirar.

.


ēgm. 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s