Atardecer

Camino hasta el extremo de la playa,
paso, sin mirarla, junto a la iglesia,
—ni al cementerio—

me siento en el viejo banco de piedra,
dejo la cámara,
me lío un cigarrillo,

fumo mirando al fugado horizonte
—atardecer—
y pienso en lo de siempre,

pensando en que no pasa nunca nada
con lo de siempre;
y pienso nada.

.


ēgm. 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s