Emilio Villa

Sibila (foedus, foetus)


.
Aunque, de niño, nondum puer, hice un pacto contigo
juegos de palabras sin sentido, foedus inicisti:
ahora no has tenido fe en nuestro foedus,
foedus iniecimus
foedus transgrediereris.
Pero yo, estípite y lanza de tu infidelidad, he querido probar
a mi vez las más delicadas y voluptuosas transgresiones
las deyecciones más insensatas,
afuera y adentro revirtiendo el fodere del foedus tenebral.
Cierto, estabas avergonzada de mí,
has abandonado mis barrancos;
has huido de nuevo al desierto de los sentidos, de los signos, de los
clarores yo te persigo y dibujo con irrisorias fulminaciones
infelix exeat ergo copula nostra et aures nostrae flatu erecto
impraegnabuntur
somos aún dos solitarias dispersas sibilas, tú y yo, que se
reflejan de frente, de furia, de escoria, de falsas fauces
como dos ángeles estúpidos y absortos, ángeles mutuae faciei.
En realidad, no podemos decir qué sea decir,
quid sit dicere.
Consigna y aconseja a la melancólica perennitatis, tu
ausencia perentoria: evoca, erige, enciende silencios irrazonables
en círculos salientes de polvo absurditatis
es un filo de ausencia que nos une, en una rotatoria telaraña
de inútil deseo
de quiasmo feroz.
Mutus quandoquidem inveniar et censear in cinere lucis obrutae in
fulgoris laminae acie.
Sé que no me arrepiento y tu deslumbradora tiniebla aún me atrapa, de
memoria, en libertad, en paradosia
los límites banales de nuestro intelecto retornémoslos,
reimpulsémoslos más allá, más aun de nuestra manipulada imagen
fonética.
Incluso el sonido al final es un vestigio fastigio, un vestidio fastidio
y entre tú y yo se ha abierto un estanque de espejos contradictorios,
plegados hacia fuera.
Te llamo a gestionar este rodante imperante silencioso
caos la limitada tormenta de nuestro endemoniado ocultamiento.
La rebelión de la imagen está lista, preparada hace tiempo, y no
hay medida que alcance a contenerla o liberarla
solum opprobrium remorae consentiam extremae.
Te enviaré catorce procreacionales apóstrofes de protoeschata
proporción y catorce posiciones abstraídas atraídas un obelos y
tres espaciamientos para tres hápax absolutos un estacado de matas
para neumas secos y un iota: trabaja tú, pequeña desconocida, con tus
iluminaciones camuflantes de insulso intelecto algo que
provenga de mutilados horizontes imaginarios de inconcebible
esfuerzo.
.


Emilio Villa. Sibylla (foedus, foetus)
Emilio Villa: Poet of Biblical Proportions, p. 371. pdf
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s