Sylvia Plath

Amapolas de julio


Pequeñas amapolas, pequeñas llamas del infierno,
¿no hacéis daño?

Centelleáis. Y yo no puedo tocaros.
He puesto mis manos en las llamas. No queman

pero me agota veros centelleando así,
rojizas y arrugadas, como la piel de unos labios.

Unos labios ensangrentados.
¡Pequeñas faldas sangrientas!

Hay vapores que yo no puedo tocar.
¿Dónde está vuestro opio, vuestras inmundas cápsulas?

¡Si pudiera sangrar, o dormir!
¡Si mis labios pudieran desposar un dolor como ese!

O si vuestros néctares se filtraran en mí,
a esta cápsula de cristal, embotando y calmando.

Pero sin color. Sin color.
.


Sylvia Plath. Poppies in July (genius.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Poppies in July

Little poppies, little hell flames,
Do you do no harm?

You flicker. I cannot touch you.
I put my hands among the flames. Nothing burns.

And it exhausts me to watch you
Flickering like that, wrinkly and clear red, like the skin of a mouth.

A mouth just bloodied.
Little bloody skirts!

There are fumes that I cannot touch.
Where are your opiates, your nauseous capsules?

If I could bleed, or sleep!
If my mouth could marry a hurt like that!

Or your liquors seep to me, in this glass capsule,
Dulling and stilling.

But colorless. Colorless.