Giorgio Manganelli

Escribe, escribe


I

Escribe, escribe;
si sufres, utiliza tu dolor:
tómalo en la mano, tócalo,
manéjalo como un ladrillo,
un martillo, un clavo,
una cuerda, una cuchilla;
una herramienta, en suma.
Si estás loco, que sin duda lo estás,
usa tu locura: a los fantasmas
que atestan tu camino,
úsalos como plumas para hacer colchones;
o como preciosas sábanas
para noches de amor;
o como banderas de extintos
regimientos de bersaglieri.

II

Usa las alucinaciones: un
ectoplasma sirve para iluminar
un círculo de la mesa de madera
suficiente como para escribir algo egregio;
usa las fulguraciones eléctricas
de una mente enferma,
cocina tu alimento en el fuego de tu corazón,
condimenta con tu alma herida
la ensalada, tu vino
rojo como sangre, o blanco
como la savia de una planta cortada y moribunda.

III

Usa tu muerte: la gráfica
gentileza gótica de tus gusanos,
las pausas elegidas de la nada
que escanden tus palabras
jadeantes y ceremoniosas;
usa la mortaja, usa los candelabros,
y de las letanías puedes hacer
un estribillo a la melodía —improbable—
de las esferas.

IV

Usa tu infierno total:
calienta los muñones de tu nada;
congela tu ardor genital;
con la uña escribe en tu nada:
la primera línea.
.


Giorgio Manganelli. Scrivi, scrivi
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s