Habilidad de mirarse al espejo

Algo huidizo en la luz de la ventana abierta,
transmutación del sol en sombra en movimiento,
transustanciación, aunque ya sea lo que sea

a qué jueguen las nubes cuando yo no le presto
atención a sus trucos, ahora estoy mirando
en este viejo espejo mi rancia cara rota,

soy un rancio cabrón escrutando a un cabrón
que finge ante un espejo que él es realidad,
pero ya nada crece aquí, y no hay nada,

y todo permanece, y sigue habiendo todo,
y miro algo y veo, entre un algo de sombra
y de luz, o de nube, un recuerdo entreoscuro

probando a recordarse a sí mismo, una cara
queriendo recordarse en cada otra cara,
o bien la misma cara que ya no se recuerda

a sí misma, la misma transmutación de sí
misma, nueva y continua transustanciación, —oh,
qué irónicos que somos en la entreoscuridad—

tranconsustanciación confusa de mí mismo
en cada espeso espejo, y sí a veces hábil,
pero no soy tan listo como quizá parezca.

.


ēgm. 2018

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s