Michael Meyerhofer

Perséfone y Edipo


.
Cansados de discutir sobre quién carga con el destino
más triste, Perséfone y Edipo deciden emborracharse.

Edipo conoce un pequeño pub irlandés calle abajo,
un sótano con espadas oxidadas en la pared.

Él paga la primera ronda, bebe su Johnny Walker Black
y espera que ella no capte su mueca de dolor. Pero Perséfone

está muy ocupada preguntándose si su vestido transparente
no es un atuendo inadecuado para este lugar, sus pezones

balanceándose como higos bajo la mirada del camarero.
Estoy cansado de ser una metáfora, refunfuña Edipo

apretando sus magullados nudillos en torno al vaso.
Perséfone asiente, su espalda se arquea como una cimitarra.

Él la mira y le pregunta: ¿Te apetece una raya?
Ella dice que sí, pero solo si van al lavabo de señoras.

Está más limpio allí, añade. Edipo frunce el ceño.
¡Me pareció que dijiste que nunca habías estado aquí!

Perséfone se reacomoda el vestido. Y no he estado, dice,
pero allá donde vayas siempre es la misma puta historia.
.


Michael Meyerhofer. Persephone and Oedipus
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s