Nuno Júdice

¿Quién eres tú?


¿Quién eres tú, extraña, que moras
en un poema que se estudia en las escuelas
y se lee en recitales,
tú que te limitaste a ser amada
por un poeta que, quizá, nada
más te dio a cambio de amor
que el poema que tú, quizá,
nunca llegaste a oír? ¿Quién eres,
oh mujer más real que ese
poeta que te cantó, y de cuya vida
nadie sabe nada —a no ser
que él te amó, y te vertió en ese
poema en el que aún vives, y respiras,
como el día en que él lo escribió
acordándose de tu cuerpo, y de
tus labios, y de los días, o noches,
que contigo pasaron? ¿Quién eres,
mujer real y soñada que habitas
todos los poemas que ese poema
inspiró, y todos los sueños que
en esa extraña encontraron una imagen
precisa y definitiva? Vuélvete
en esos versos, para que te veamos
la cara, y dinos tu nombre —el nombre
auténtico, y no ese que el poeta
inventó para llamarte en un poema
que de ti solo guarda el secreto—;
y duérmete, después, olvidando
lo que de ti se dijo, y los comentarios
de que fuiste pretexto, y las imágenes
en que, cada vez más, fuiste perdiendo
esa tu, la única, imagen.


Nuno Júdice. Quem és tu? (escritas.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Quem és tu?

Quem és tu, bárbara, que moras
num poema que se estuda nas escolas
e se lê em recitais,
tu que te limitaste a ser amada
por um poeta que, se calhar, mais
não te deu em troca do amor
do que esse poema que tu, se calhar,
nunca chegaste a ouvir? Quem és,
ó mulher mais real do que esse
poeta que te cantou, e de cuja vida
ninguém sabe nada – a não ser
que te amou, e te deitou nesse
poema em que ainda vives, e respiras,
como no dia em que ele o escreveu
lembrando-se do teu corpo, e dos
teus lábios, e dos dias, ou noites,
que contigo se passaram? Quem és,
mulher real e sonhada que habitas
todos os poemas que esse poema
inspirou, e todos os sonhos que
nessa bárbara encontraram uma imagem
precisa e definitiva? Volta-te
nesses versos, para que te vejamos
o rosto, e diz-nos o teu nome – o nome
autêntico, e não esse que o poeta
inventou para te chamar num poema
que de ti só guarda o segredo;
e adormece, depois, esquecendo
o que de ti disseram, e os comentários
de que foste o pretexto, e as imagens
em que, cada vez mais, foste perdendo
a tua, e única, imagem.