Gherasim Luca

Su cuerpo ligero


Su cuerpo ligero
¿es el fin del mundo?
es un error
es una delicia resbalando
entre mis labios
cerca del hielo
pero el otro pensaba:
es tan solo una paloma que respira
en cualquier caso
allí donde yo estoy
algo está sucediendo
en una posición delimitada en la tormenta

Cerca del hielo es un error
allí donde yo estoy es tan solo una paloma
pero el otro pensaba:
algo está sucediendo
en una posición delimitada
resbalando entre mis labios
¿es el fin del mundo?
es una delicia en cualquier caso
su cuerpo ligero respira en la tormenta

En una posición delimitada
cerca del hielo que respira
su cuerpo ligero resbalando entre mis labios
¿es el fin del mundo?
pero el otro pensaba: es una delicia
algo está sucediendo en cualquier caso
en la tormenta es tan solo una paloma
allí donde yo estoy es un error

¿Es el fin del mundo que respira
su cuerpo ligero? pero el otro pensaba:
allí donde yo estoy cerca del hielo
es una delicia en una posición delimitada
en cualquier caso es un error
algo está sucediendo en la tormenta
es tan solo una paloma
resbalando entre mis labios

Es tan solo una paloma
en una posición delimitada
allí donde yo estoy en la tormenta
pero el otro pensaba:
¿qué respira cerca del hielo
es el fin del mundo?
en cualquier caso es una delicia
algo está sucediendo
es un error
resbalando entre mis labios
su cuerpo ligero
.


Gherasim Luca. Son corps léger (lyricstranslate.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Son corps léger

Son corps léger
est-il la fin du monde?
c’est une erreur
c’est un délice glissant
entre mes lèvres
près de la glace
mais l’autre pensait :
ce n’est qu’une colombe qui respire
quoi qu’il en soit
là où je suis
il se passe quelque chose
dans une position délimitée par l’orage

Près de la glace c’est une erreur
là où je suis ce n’est qu’une colombe
mais l’autre pensait :
il se passe quelque chose
dans une position délimitée
glissant entre mes lèvres
est-ce la fin du monde?
c’est un délice quoi qu’il en soit
son corps léger respire par l’orage

Dans une position délimitée
près de la glace qui respire
son corps léger glissant entre mes lèvres
est-ce la fin du monde?
mais l’autre pensait : c’est un délice
il se passe quelque chose quoi qu’il en soit
par l’orage ce n’est qu’une colombe
là où je suis c’est une erreur

Est-ce la fin du monde qui respire
son corps léger? mais l’autre pensait :
là où je suis près de la glace
c’est un délice dans une position délimitée
quoi qu’il en soit c’est une erreur
il se passe quelque chose par l’orage
ce n’est qu’une colombe
glissant entre mes lèvres

Ce n’est qu’une colombe
dans une position délimitée
là où je suis par l’orage
mais l’autre pensait :
qui respire près de la glace
est-ce la fin du monde?
quoi qu’il en soit c’est un délice
il se passe quelque chose
c’est une erreur
glissant entre mes lèvres
son corps léger



Actinia


Pero, cariño, no pares; tú sigue y no hables.
A. Comesaña / P. López-Cabanillas (Semen Up), Lo estás haciendo muy bien

 

Desde tus gafas ladeadas
miras más allá de la tarde opaca
y el translúcido atardecer.
Di, ¿qué ves? ¿ves el orto en el ocaso?
Alzándose al oscurecer.
Tan ahí.

Bien, ahora arrodíllate y adora
al sol naciente del anochecer
mientras que, autolimitándome,
yo sopeso tu bruna actinia
honrando la luz del atardecer.
Justo ahí.

La actinia agita sus tentáculos
bajo la cadencia del mar.
Vuelve y va, vuelve y va, aún más allá,
dividiendo por su cuadrado
la velocidad del atardecer.
Sí, ahí.

Cálidas aguas y campos de algas,
colonias de estromatolitos
desde el mismo origen del mundo;
ocultas sinfonías verdegueantes,
los vívidos colores de la sal.
Ay, ahí.

Contempla el alba en el crepúsculo
—brazo arriba, la pierna allá—
y la aurora contra el anochecer.
Te has quitado también las gafas:
Verás el sol sobre la sal.
Oh sí, ahí.

Isla blanca, suave marea;
medusas y velellas en el mar.
La actinia vuelve, vuelve y va.
Serpientes entre los algares.
Verás lo más profundo de la sal.
Ay. Ahí.

Alzándose al atardecer.
Vuelve y va, vuelve e irá. Aun más que allá.
Reflejos de tus ojos a mis ojos
—pierna laxa, la mano acá—
de rojo fulgor al anochecer.
Ahí. Ahí.

Estromatolitos en la marea.
Tentáculos de anémona. Oleaje.
Sargazos en la tempestad.
Fragmentos de coral, troncos y redes…
Los fúlgidos sabores de la sal.
Ay… Ahí va.

egm.2019


Revisión del poema publicado en Luz de invierno en octubre de 2010
Ir al Índice de Mohos vahos (2010-2021)