El amor es un cuesco


Que grandes corações eles possuíam.
Vísceras imensas, tripas sentimentais
e um estômago cheio de poesia…
(Qué grandes corazones poseían.
Vísceras inmensas, tripas sentimentales
y un estómago lleno de poesía…)
C. Drummond de Andrade, Necrológio dos desiludidos do amor

 

Tras la playa, agotados,
se nos hizo muy tarde
para más ironías
y no había desvíos
en los mapas astrales.

De los juegos salobres
—a la arena revierten—
aún persiste en tu boca
el sabor de sus flujos
y una llaga latiente.

El amor es un cuesco,
aunque ya lo sabías;
has perdido el camino,
la maleza te encierra:
lo que sabes, lo olvidas.

Allá, clara la playa
de fulgores y dunas;
entre innato y crecido,
solo el miedo sostiene
al soldado en la jungla.

El amor se evapora
como niebla del alba;
luego el sol se ensortija
y, otro día, otras nieblas
en el alba se alzan.

El amor es un cuesco;
lo sabemos, sin duda.
Y vagamos sin rumbo
—ignorando la herida—
subsistiendo en la jungla.

egm.2019


Nuevo poema en Mohos vahos (Luz de invierno) escrito en 2018
Ir al Índice de Mohos vahos (2010-2021)