Los páramos

Donde habite el olvido,
allí estará mi tumba.
G. A. Bécquer, Rima LXVI

Donde habite el olvido,
en los vastos jardines sin aurora.
L. Cernuda, Donde habite el olvido

A donde habita el olvido,
donde se alza la antigua
negra piedra solitaria
sobre el páramo terrífico;

donde se enzarza el olvido,
en la bruma remordida
de los recodos del tiempo
y las cimas del vacío;

donde se oculta el olvido,
entre los yermos jardines
sin aurora ni confines
en los senos de los siglos;

donde se hiela el olvido,
en la gran región desierta
del amor enarenado
en revueltos laberintos

donde se herrumbra el olvido;
a allá donde lato y vibro,
o acá, lejos,
donde olvido mi extravío…

a donde huye el olvido
huiré conmigo.

egm.2019
Revisión del poema publicado en Luz de invierno en octubre de 2010
Ir al Índice