Barrio extremo

Miraba a la luna ofuscada
alzando una pleamar de deshoras
contra la nada;
no iría.

La noche viraba velada
orientando la fluidez del deseo
hacia la nada…
no iría.

Alguna caricia turbada
y desconcertados besos sin hambre:
toda la nada.
No iría.

egm.2019
Revisión del poema publicado en Luz de invierno en octubre de 2010
Ir al Índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s