Compromiso


El viejo acechador del crepúsculo,
aquel que, ardiendo, busca túmulos,
el gozoso tesoro encontró abierto;
el maléfico dragón desnudo
que en la noche vuela envuelto en fuego.
Beowulf, 2270-74

 

Es un modo de entendimiento ambiguo,
en el que, en cuanto avanza la liturgia,
cada adepto responde

a cada tacto de forma variable;
la combinación de varios individuos
en un vórtex —hallar el flujo puede

ser esencial— exige
un complejo grado de compromiso.
El dragón de sangre, a veces apático,

guarda y suele defender sus valiosos
tesoros; nunca pierde,
aunque no siempre obtenga beneficio.

Cada fiel confía entender qué hace
y quién es, si bien para discernir
su propia identidad

no deja de atravesar los espejos
hasta que la corriente desemboca;
el flujo se diluye en la marea

y vuelve a sus quietas profundidades.
El dragón es paciente
pues sabe que mañana habrá otro eclipse.

egm.2019


Nuevo poema en Mohos vahos (Luz de invierno) escrito en 2016
Ir al Índice de Mohos vahos (2010-2021)



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s