Huellas hendidas


Aquel que ha conocido lo profundo,
aquel que ha sabido todas las cosas,
aquel que ha entendido todo lo oculto.
Epopeya de Gilgamesh 

1

Lo que se puede ver en el anverso
es una leve figura imprecisa
sobre un fondo difuso:

Un personaje de alguna leyenda
olvidada hace treinta milenios;
en semiperfil, muestra

glúteos protuberantes, los brazos
alzados. La huella de un animal
se diluye en el suelo.

2

El reverso es la canción de los siglos;
la evolución de una idea sencilla
que deviene epopeya.

El héroe transluce el miedo del hombre.
Corazón rígido, lengua agrietada,
ojos anebulados,

manos ensombrecidas, pene ingrávido;
cada enigma transitando una órbita
entre el sueño y la vida.

3

La Humanidad se consume en el mito.
Los Dioses se descomponen en lodos
de orgullo y desmemoria.

El Tiempo se desintegra y extingue.
Mustios planetas colapsan y caen
hacia el último Caos.

En un cráter de un satélite inerte
la huella de un primitivo humanoide
se confunde en el polvo.

egm.2019


Nuevo poema en Mohos vahos (Luz de invierno) escrito en 2016
Ir al Índice de Mohos vahos (2010-2021)



Cálido infierno


Pues, aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.
Anónimo, Soneto a Cristo crucificado
.

Si subo al infierno
envidiaré el cielo;
si me caigo al cielo
añoraré el infierno,
turbio y tierno.

Si me invierto a roca
desearé ser río;
si me asumo en río
añoraré la roca,
lisa y loca.

Si me venzo en tierra
anhelaré ser aire;
si regreso al aire
añoraré la tierra,
puta y perra.

Si me torno infierno
intentaré ser cielo;
si me das tu cielo
añoraré mi infierno,
tibio y tierno.

egm.2019


Revisión del poema publicado en Luz de invierno en octubre de 2010
Ir al Índice