Rui Caeiro

Morimos de muchas cosas


Pues morimos de muchas cosas, de muchas cosas
nos morimos, morimos por todo y por nada
morimos siempre mucho
Por ejemplo, de frío y desaliento
un poco todos los días
pero de calor también morimos
y de esperanza otro tanto
así es: como la esperanza nunca muere
muere la gente de tener que esperar
Morimos en fin de todo un poco
De mirar las nubes en el cielo pasar
o los pájaros volar, no hay más remedio
oh amigos, hay que morir
Incluso de respirar morimos y tanto
o más aún que de cáncer
De amar bien y de amar mal
de amar y de no amar, morimos
De abrir y de cerrar, la ventana o los ojos
tan simple después de todo, morimos
También de concluir el poema
este o cualquier otro, da igual
o de dejarlo a la mitad, el resultado
es el mismo: morimos
Lo fechamos y firmamos, o ni eso
Sobrevivimos, o ni acaso
Morimos, siempre
Mucho


Rui Caeiro. Pois morre-se de muita coisa (olastrodosdias.blogspot.com)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Pois morre-se de muita coisa

Pois morre-se de muita coisa, de muita coisa
se morre, morre-se por tudo e por nada
morre-se sempre muito
Por exemplo, de frio e desalento
um pouco todos os dias
mas de calor também se morre
e de esperança outro tanto
e é assim: como a esperança nunca morre
morre a gente de ter que esperar
Morre-se enfim de tudo um pouco
De olhar as nuvens no céu a passar
ou os pássaros a voar, não há mais remédio
ó amigos, tem que se morrer
Até de respirar se morre e tanto
tão mais ainda que de cancro
De amar bem e amar mal
de amar e não amar, morre-se
De abrir e fechar, a janela ou os olhos
tão simples afinal, morre-se
Também de concluir o poema
este ou qualquer outro, tanto faz
ou de o deixar em meio, o resultado
é o mesmo: morre-se
Data-se e assina-se – ou nem isso
Sobrevive-se – ou nem tanto
Morre-se – sempre
Muito.

El orvallo de las hadas


Esta noche he tenido miedo,
rudos monstruos
ensanchaban sus agujeros,
las frías hadas
orvallando desde el cielo,
aunque de cena
solo anacardos sueltos,
colesterol es exterminio,
o sea que llamaremos
dieta a lo que es apenas
endeble angustia de lo eterno,
yo soy un islote,
soy un algoso roquedo
en otra resaca
que se sumerge en el océano,
trato de acostarme pronto
pero no duermo,
pienso, despienso, aúllo,
me estremezco y me revuelvo,
así que aquí me tienes,
ni un parpadeo,
tanto si vas como si vienes,
de la luz reo,
tanteando algún poema
que engañe a mi desasosiego,
cruzando la bahía
entre olas de tungsteno,
nadando solo,
súbito se levanta un viento
que me arrastra a la otra orilla
igual que a un tronco muerto,
subo la playa,
estoy calzado y seco,
a dos hombres en un camino
pregunto dónde me encuentro,
responden amigables
un nombre sabido y viejo,
del otro lado de la ría,
que conozco, pero,
atribulado y con prisa,
lo olvido en el momento,
es un suburbio elevado
sobre un tumor de rascacielos,
allá abajo,
espasmo, escoria y espectros,
por las calles
voy buscando un teléfono
para llamar a un buen amigo
que me saque del aprieto,
pero ya no quedan cabinas
ni tengo yo ni un euro,
en no sé qué lugar consigo
llamar por fin, se lo ruego,
al único número
que todavía recuerdo,
me contesta mi madre,
aunque la oigo muy lejos,
lo cual no es nada extraño
porque se marchó hace tiempo
a los bellos jardines
de la quietud y el silencio,
nunca lloro
pero se me apretuja el pecho,
indeciso
salgo a las calles de nuevo,
ando, desando, corro
y me giro y me revuelvo,
en una farmacia
se burlan de mi desconcierto,
oh, más bien es una tienda
de embutidos y quesos,
las correctas batas blancas
me confundieron,
una mujer atractiva
finge auxiliarme, luego
resulta que también quiere
reírse de un sagaz ingenuo,
regresa el de la tienda,
joven muñeco,
le grito desabrido
cualquier rasposo improperio,
más o menos en esas
me despierto,
la almohada aturdida
y las sábanas en un vértigo,
el cerebro quiebra los ciclos
cuando se enmaraña el sueño,
en los cristales sucios
sigue lloviendo,
la resaca de la resaca
retrocediendo,
y yo, roto, exhausto, agobiado
por el futuro incierto,
en las olas de los días
tan perplejo
como si aún esperara
lo que no espero,
no lo hacen por malicia
ni recelo,
es únicamente desidia,
ay, el miedo,
se supone que cada palo
debe arder en su fuego,
te dejan solo
porque no piensan en ello,
soy un islote,
una peña en el océano,
crío algas
como quien cultiva puerros,
lechugas, buenas
para la dieta, o pimientos,
en las calles reales
continúa, sigue lloviendo,
monstruos atroces
mordiscando mi desaliento,
las apáticas hadas
orinando desde el cielo,
siempre, ahora y así,
como cualquier otro día de enero
o incluso abril.

egm.2020

Takaha Shugyo

Haikus


Desde el rascacielos,
verdor de árboles
como perejil.

————

Caen camelias;
de ser yo una
me lanzaría al río.

————

Mujer casada;
mojadas las cuchillas
de sus patines.

————

Árbol con un corazón
grabado en su tronco:
florece antes.

————

Sudor en mayo,
es demasiado hermoso
para limpiarlo.

————

Calor de otoño;
se agitan jaulas
en la pajarería.

————

Un caballo ocupa
el pesebre del establo;
Navidad.

————

Cáscara abierta
de una nuez: hay
una habitación vacía.

————

Aún lleva
su traje de payaso
la mariquita muerta.

————

Vuelan los gansos al sur;
aún tiembla
la llama de la vela.

————

Pasan gansos salvajes
dejando atrás
un cielo vacío.


Wild Geese – Brief Poems by Takaha Shugyo (briefpoems.wordpress.com)
Versión del inglés de Enrique Gutiérrez Miranda

José Régio

Fado portugués



El Fado nació un día,
cuando el viento mal corría
y el cielo el mar prolongaba,
en la amura de un velero,
del pecho de un marinero
que, estando triste, cantaba,
que, estando triste, cantaba.

«Ay, qué belleza tamaña,
mi huerto, el monte, mi val,
de hojas, flores, frutas de oro,
ve si ves tierras de España,
las playas de Portugal,
mirando cegado en lloro».

De boca de un marinero
del frágil barco velero,
muere la canción penada,
dice el deseo pungente
del labio en besos ardiente
que besa el aire, y no hay nada,
que besa el aire, y no hay nada.

«Madre, adiós. Adiós, María.
Guarda bien en tu sentido
lo que éste aquí te jura:
que o te llevo a la vicaría,
o fue que Dios ha querido
darme en el mar sepultura».

He aquí que aun otro día,
cuando el viento ni corría
y el cielo el mar prolongaba,
a proa de otro velero
velaba otro marinero
que, estando triste, cantaba,
que, estando triste, cantaba.


Nota
Los versos “ve si ves tierras de España,/ las playas de Portugal” (vê se vês terras de Espanha,/ areias de Portugal) pertenecen al Romance de la nao Catrineta, uno de los más populares del romancero portugués.

José Régio. Fado português (escritas.org)
Amália Rodrigues – Fado português (youtube)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

Fado português

O Fado nasceu um dia,
quando o vento mal bulia
e o céu o mar prolongava,
na amurada dum veleiro,
no peito dum marinheiro
que, estando triste, cantava,
que, estando triste, cantava.

Ai, que lindeza tamanha,
meu chão, meu monte, meu vale,
de folhas, flores, frutas de oiro,
vê se vês terras de Espanha,
areias de Portugal,
olhar ceguinho de choro.

Na boca dum marinheiro
do frágil barco veleiro,
morrendo a canção magoada,
diz o pungir dos desejos
do lábio a queimar de beijos
que beija o ar, e mais nada,
que beija o ar, e mais nada.

Mãe, adeus. Adeus, Maria.
Guarda bem no teu sentido
que aqui te faço uma jura:
que ou te levo à sacristia,
ou foi Deus que foi servido
dar-me no mar sepultura.

Ora eis que embora outro dia,
quando o vento nem bulia
e o céu o mar prolongava,
à proa de outro veleiro
velava outro marinheiro
que, estando triste, cantava,
que, estando triste, cantava.

Amália Rodrigues. Fado português

El amor, el tiempo y el caos


El desorden se incrementa con el tiempo porque nosotros medimos
el tiempo en la misma dirección en la que se incrementa el desorden.

Stephen Hawking

Nunca, aquí, mañana o lejos
mira el tiempo su momento
abstrayéndose avariento
un segundo en los espejos;

lejos, hoy, jamás o cerca
gira el tiempo en un segundo
abstraído en lo profundo
del instante que se acerca;

cerca, ayer, tal vez o nunca
vira el tiempo cada instante
abstrayendo el caos ante
el momento que se trunca.

Aunque ahora el tiempo ignora
cada hora y su deshora.

egm.2020

Apuesta segura

(De la cuasi-trivialidad de la segunda ley de la termodinámica según S. Hawking)


Con el tiempo
—que en los limos
nos acecha—
siempre el caos,
día a día,
solo aumenta

porque el tiempo
lo medimos
en la flecha
donde el caos
—la entropía—
se incrementa.

egm.2020


“Nuestro sentido subjetivo de la dirección del tiempo, la flecha psicológica del tiempo, está determinado por tanto dentro de nuestro cerebro por la flecha termodinámica del tiempo. Exactamente igual que un ordenador, debemos recordar las cosas en el orden en que la entropía aumenta. Esto hace que la segunda ley de la termodinámica sea casi trivial. El desorden aumenta con el tiempo porque nosotros medimos el tiempo en la dirección en la que el desorden crece. ¡No se puede hacer una apuesta más segura que ésta!”
Stephen Hawking, Historia del Tiempo
PDF, p. 132

Desplome térmico


De madrugada repintan las líneas
blancas y los pasos de peatones
de las calles sin tráfico y yo vuelvo

a la playa con mi fusil de asalto,
me siento en la arena, apoyo la espalda
en el muro del paseo y espero

a que mis fantasmas vayan brotando
de las profundidades del océano
—en el sueño de un diente de león—,

disparo cuando debo disparar,
y ha sido un buen minuto: por ahora
ni cedo ni me oriento en mi desnorte:

la filosofía del pescador
furtivo empapado antes del alba,
como la del mariscador noctívago

que va en busca de sus nasas perdidas
por los bares de la costa —reflejos
de luces rojas junto a la autopista—,

nunca transgreden los concisos límites
de la banalidad establecida
—oh floración de las palabras liana—,

hasta que todos los conflictos quedan
nada más que en medidos compromisos,
algunas explosiones controladas

en tu campo de minas —considéralo—,
al relente escuchaba a una gaviota
que chiaba acedamente, ave aciaga,

pero ha pasado el otoño y advierte
el parte meteorológico que
se avecina un serio desplome térmico:

encláustrate en tu castillo, reclúyete
hasta el advenimiento irrevocable
de la radiante primavera eterna,

liquen mi alimento, y cianobacterias,
y tú la resurrección de la carne
en el sueño del diente de león,

no seas tan poética, bonita,
todo está ya demasiado podrido:
hay que acelerar el cambio climático:

dejemos de jugar con el azar,
multipliquemos el daño por diez
y acabemos con esto de una vez,

quememos la tierra, ahoguemos el mar,
porque ahora es la hora de morder
la mano que nos daba de comer,

y que esta mierda se vaya a la mierda:
las nieblas de la duna, las llamadas
de las hadas, los besos de la luna,

corales que son huesos gangrenados
y perlas que jamás serán los ojos
de un rey, escucha el grito de las aves:

los que tienen hambre se saciarán
de podredumbre, los que tienen sed
se atiborrarán de ponzoña, y tú,

que buscas la verdad y la belleza,
sigue —pasa de largo— tu camino:
aquí no encontrarás la redención.

Pintan de madrugada en la autopista
confusos manchones serpenteantes;
las chicas beben solas bajo las luces rojas.

egm.2020

Basil Bunting

Lo que el director le dijo a Tom


¿Poesía? Eso es una afición.
Yo tengo trenes a escala.
El señor Shaw cría palomas.

No es un trabajo. No sudas.
Nadie te lo paga.
Podrías anunciar detergente.

Arte. Eso es la ópera, o las variedades…
La canción del desierto.
Nancy estaba en el coro.

Pero pedir doce libras a la semana…
Casado, ¿verdad?
Tienes valor.

¿Cómo podrías mirar a la cara
a un conductor de autobús
si te pagara doce libras?

¿Y quién dice que eso es poesía, además?
Mi hijo de diez años
puede hacerlo, y con rima.

Yo saco tres mil más los gastos,
un coche, cheques…
Pero soy contable.

Hacen lo que les digo,
en mi empresa.
¿Y qué haces tú?

Sucias palabras cortas, sucias palabras largas;
no es sano.
Iré a lavarme si me encuentro a un poeta.

Son extremistas, adictos,
todos delincuentes.
Lo que tú escribes es basura.

El señor Hines lo dice, y él es maestro de escuela,
tiene que saberlo.
Vete y busca trabajo.


Basil Bunting. What the Chairman Told Tom (poets.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

What the Chairman Told Tom

Poetry? It’s a hobby.
I run model trains.
Mr. Shaw there breeds pigeons.

It’s not work. You dont sweat.
Nobody pays for it.
You could advertise soap.

Art, that’s opera; or repertory–
The Desert Song.
Nancy was in the chorus.

But to ask for twelve pounds a week–
married, aren’t you?–
you’ve got a nerve.

How could I look a bus conductor
in the face
if I paid you twelve pounds?

Who says it’s poetry, anyhow?
My ten year old
can do it and rhyme.

I get three thousand and expenses,
a car, vouchers,
but I’m an accountant.

They do what I tell them,
my company.
What do you do?

Nasty little words, nasty long words,
it’s unhealthy.
I want to wash when I meet a poet.

They’re Reds, addicts,
all delinquents.
What you write is rot.

Mr. Hines says so, and he’s a schoolteacher,
he ought to know.
Go and find work.

José Régio

El amor y la muerte
Canción cruel


Cuerpo de ansia,
yo soñé que te postraba
y te enlazaba
¡a mis músculos!

Ojos de éxtasis,
soñé que en vosotros bebía
melancolía
¡de otra época!

Boca voraz,
rosa brava,
soñé que te deshojaba
¡pétalo a pétalo!

Senos rígidos,
yo soñé que os mordía
hasta que sentía
¡vómitos!

Vientre marmóreo,
yo soñé que te apuraba
y agotaba
¡como a un cáliz!

Piernas de estatua,
yo soñé que os abría,
en fantasia,
¡como pórticos!

Pies de sílfide,
yo soñé que os quemaba
en la lava
¡de estas manos ávidas!

Cuerpo de ansia,
¡voluptuosa flor sin ley!
¡No te apagues, sueño, mátame
como soñé!


José Régio. O amor e a morte (escritas.org)
Traducción de Enrique Gutiérrez Miranda

O amor e a morte
Canção cruel

Corpo de ânsia.
Eu sonhei que te prostrava,
E te enleava
Aos meus músculos!

Olhos de êxtase,
Eu sonhei que em vós bebia
Melancolia
De há séculos!

Boca sôfrega,
Rosa brava
Eu sonhei que te esfolhava
Pétala a pétala!

Seios rígidos,
Eu sonhei que vos mordia
Até que sentia
Vómitos!

Ventre de mármore,
Eu sonhei que te sugava,
E esgotava
Como a um cálice!

Pernas de estátua,
Eu sonhei que vos abria,
Na fantasia,
Como pórticos!

Pés de sílfide,
Eu sonhei que vos queimava
Na lava
Destas mãos ávidas!

Corpo de ânsia,
Flor de volúpia sem lei!
Não te apagues, sonho! mata-me
Como eu sonhei.

 

Ay, los ríos


Cual las lluvias a los ríos
y los ríos van al mar
para morir

tal me arrastran los bravíos
remolinos del azar
y el devenir

y allá van mis desvaríos
derechos a se acabar
y consumir,

tal se van los sueños míos
directos a naufragar
y sucumbir.

Nuestras vidas —¡ay!—, los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir.

egm.2020

El augurio de Akhmatova


¿En qué esta era es peor que las pasadas?
¿Quizá en que, criaturas irreflexivas,
hemos causado la más negra herida
a la Tierra y no sabemos curarla?

De Oriente a Occidente brillan soberbias
ciudades, pero la Huesuda ha estado
marcando cada puerta y convocando
a los buitres. Y los buitres ya vuelan.

egm.2020


Sobre un poema de Anna Akhmatova, ¿En qué es peor este siglo que los anteriores?, escrito en 1919 y publicado en 1921, del que he encontrado dos traducciones al español y una al inglés (o viceversa):

¿En qué este siglo ha sido peor que los anteriores?
Quizá en que un tufo de aflicción y de ansiedad
rozó la llaga más negra
pero no pudo curarla.
En el oeste aun brilla el sol de la tierra
y bajo sus rayos destellan los techos de las ciudades.
Pero aquí, el blanco de las casas está marcado con cruces
y llaman a los cuervos y los cuervos vienen volando.

(Traducción de María Fernanda Palacios)
.

¿En qué es peor que sus precedentes este siglo?
¿Acaso porque, en las tinieblas de angustias y penas,
a pesar de llegar a tocar su llaga más negra,
no pudo curarla ni darle alivio?
En occidente todavía el terrestre sol destella
y en ciudades los tejados con sus rayos resplandecen.
Pero aquí, la dama blanca con cruces las casas sella
y a los cuervos llama y los cuervos comparecen.

(Traducción de Ester Rabasco Macías, 2014)
.

Why is this age worse than earlier ages?
In a stupor of grief and dread
have we not fingered the foulest wounds
and left them unhealed by our hands?
In the west the falling light still glows,
and the clustered housetops glitter in the sun,
but here Death is already chalking the doors with crosses,
and calling the ravens, and the ravens are flying in.

(Traducción de Stanley Kunitz y Max Hayward, 1990.
¿Por qué esta edad es peor que las anteriores?
En un estupor de pena y temor,
¿no hemos tocado las heridas más sucias
dejándolas sin curar por nuestras manos?
En el oeste la luz que cae todavía brilla
y los tejados agrupados lucen al sol,
pero aquí la Muerte va marcando las puertas con cruces
y llamando a los cuervos, y los cuervos están volando.)

Чем хуже этот век предшествующих?

Чем хуже этот век предшествующих? Разве
Тем, что в чаду печали и тревог
Он к самой черной прикоснулся язве,
Но исцелить ее не мог.
Еще на западе земное солнце светит
И кровли городов в его лучах блестят,
А здесь уж белая дома крестами метит
И кличет воронов, и вороны летят.

Muy mal pájaro me hirió

(Cantiga)


Cazando con mi ballesta
las aves, en la floresta
un mal pájaro me hirió
que en el pecho me alcanzó.

Cazando en la espesa fronda
las aves, con piedra y honda
qué mal pájaro me hirió
que de un golpe me aturdió.

Cazando entre aquel follaje
las aves, bicho salvaje,
muy mal pájaro me hirió
que en el suelo me tumbó.

Cazando por la espesura
las aves, rapaz oscura,
tan mal pájaro me hirió
que sin plumas me dejó.

egm.2020

 

Breve en ti


Tan breve en ti el ardor
de la marea volviendo
a los espejos de la niebla,

lamento de gaviota
en la nortada o pasos
en el limo de la garza,

espasmo refulgente
del instante reptando
mis raíces hacia el aire,

un eco de la niebla
en tu cerebro después
de los espasmos del momento,

reposo de la garza
en prado blanco, poema
lamentoso y desnortado,

el aire de un deleite
muy sutil muriendo
en la marea, breve en ti.

egm.2020

Anales


Enero renegaba de diciembre,
febrero se aburría con enero,

a marzo le cargaba ya febrero,
abril no digería más a marzo,

a mayo no agradaba mucho abril
y junio no quería nada a mayo,

a julio le importaba un bledo junio,
agosto aborrecía a tope a julio,

septiembre se irritaba con agosto
y a octubre le caía mal septiembre,

noviembre se ciscaba en todo octubre,
diciembre se jodía con noviembre.

Y vuelta con los cíclicos anales
retozos para hinchar los genitales.

egm.2020

Melfa:


Apodrecidas melfas da Ría
indefensas no berce das airexas!
Manuel Antonio

flor de agua:
espectro acuoso: mal del mar:

aguamala:

luz e intangibilidad hecha
de intangibilidad y luz:

melifluidad:

invisibilidad o
gelatinosa luminiscencia:

aguamar:

en el fondo arenoso sombra
sin objeto: nebulosa

perplejidad.

egm.2020


“Las medusas, o más bien sus picaduras, son los mensajeros más evidentes de la situación de degradación a la que hemos sometido al medio marino”.
Josep María Gili, El Mundo, Planeta Inteligente, julio 2019

Subacuático el mundo,


__________________________ las sirenas
lucen largas melenas rubias, muy
rara vez morenas o pelirrojas,
tienen finas cejas y lindos pechos
y carecen de ombligo, las sirenas

mordisquean la carne blanda y lívida
de los desventurados que ellas antes
han hecho ahogar, y dicen, ay caray,
que empiezan a comerlos por el pene,
y las medusas alrededor, luego

roen todos sus huesos, sin dejar
ni fibra, y después de saciarse reptan
las olas, nadan furtivas y salen
a vomitar los jugos del ahogado
a alguna playita apartada, cantan

las sirenas sobre los arrecifes
de la orilla, en las noches vaporosas
—cualquiera junto al mar puede escucharlas—
las sirenas nos llaman, ay caray,
y las medusas alrededor, cuentan

también, subacuático el mundo, que
un pescador de la ría vio encima
de una peña a una sirena preciosa,
y además morenita, pero cuando
ella alzó la mano para atraerlo

y embobarlo, él se dio cuenta de
que no veía que tuviera ombligo
y le huyó veloz, remando hacia tierra
más ligero que un mújol, uy caray,
y las medusas alrededor, jóvenes

mueren todas las sirenas, y no
tienen huesos, cartílago ni espinas,
ni queda de ellas una sola escama
en el frío fondo del mar, y es
subacuático el mundo, recaray.

egm.2020

Playa hoy


Las olas mezclan
arena y conchas
con pedazos de plástico.

egm.2020


Sobre un haiku de Matsuo Bashō que, en Oku no hosomichi, escribió

波の間や 小貝にまじる 萩の塵
(Nami no ma ya  Ogai ni majiru  Hagi no chiri)

traducido por O. Paz y E. Hayashiya, en 1957 (Sendas de Oku) como

La ola se retira:
tréboles en pedazos,
conchas rojas, despojos.

y por A. Cabezas en 1993 (Senda hacia tierras hondas) así

Pausa entre olas.
Mezcladas con las conchas
hay lespedezas.

aclarando en el Glosario de neologismos que lespedeza es, en japonés hagi (Lespedeza bicolor), un arbusto de florecillas rojas y rosadas.
.

Fusquividencia


Cuando joven,
pollo inmaturo,
veía
lo que los demás
no veían
ni imaginaban:
no un don
ni una maldición,
era
el trozo de tarta
que me ha tocado morder;

ahora,
raposo rancio,

lo que los otros
no pueden
saber ni suponer:
ningún don
ni maldición,
es
el cacho de hueso
que me ha tocado roer.

Nadie ha visto tanto
como el que jamás quiso ver.

egm.2020